Cree posible revisar al alza el crecimiento

Linde dice que atribuir la crisis de la banca a problemas de supervisión es "desmedido"

Luis María Linde, gobernador del Banco de España.
Luis María Linde, gobernador del Banco de España.

El gobernador del Banco de España, Luis María Linde, ha avanzado este miércoles que a finales de julio “es posible que pueda haber alguna revisión al alza” en la previsión de crecimiento del Producto Interior Bruto (PIB) español en un 1,2% emitida por este organismo para 2014, aunque ha descartado ofrecer cifras concretas hasta que se publique esa nueva estimación.

Así lo ha señalado en su intervención en un almuerzo coloquio organizado por APD en Valencia, en el que ha indicado que la economía española “entró en senda de clara recuperación a mediados 2013”, con un crecimiento positivo en el último trimestre que “se confirma en 2014” y “una base razonable para pensar que se va a mantener en lo que queda de año”.

“El Banco de España anunció una previsión del 1,2% para 2014 y mi impresión es que se puede mantener e incluso mejorar, pero seamos prudentes”, ha subrayado Linde, quien da por “garantizado” que se alcanzará esa cifra.

A su juicio, “España debe seguir su camino de reformas si queremos superar de verdad esta crisis”, al encontrarse “en una situación de corrección de sus enormes desequilibrios acumulados hasta 2009 y 2010, que es muy difícil”, tras haber realizado “ajustes claros de competitividad, en materia fiscal, de endeudamiento y operaciones de reforma importantes”, como en materia de pensiones. 

Linde mantiene que hay “cuatro temas que resolver, la deuda del sector privado, la caída y escaso crecimiento del PIB, el desempleo y el desequilibrio del déficit público” y destaca que, en materia de empleo, a principios de 2014 “es la primera vez en seis años que se crea empleo” y que este año la tasa de desempleo se va a “situar con seguridad por debajo del 25 por ciento”, con perspectivas de “una reducción continuada pero lenta del desempleo”.

En el coloquio ha indicado que el crecimiento del PIB “ayudará a esa recuperación del empleo” y, en cuanto a la calidad de éste, mantiene que “en España está habiendo muchos cambios, muy profundos, en cuanto a cómo se distribuye, remunera y cómo se forma a la gente joven”, hasta el punto de “salir de un mundo que llegó hasta 2007 y entrar en otra situación diferente incluso en tipos de trabajo”.

En materia de competitividad, destaca que “a principios de 2014 España ha recuperado toda la competitividad perdida desde el inicio del euro” y subraya que “mantener esa ganancia de competitividad y el superávit de la balanza exterior serán piezas muy importantes de la recuperación”, en la que “otra pieza fundamental ha sido la reforma bancaria”.

Preguntado por las declaraciones del presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, en las que responsabilizó al Banco de España de la crisis en España, opina que “atribuir a problemas de supervisión la crisis de la banca es una cosa totalmente desmedida, no tiene sentido”.

Linde ha enmarcado la crisis de la banca española “en el fin de la burbuja inmobiliaria y de la fase expansiva del ciclo” y destaca que “se inserta en una crisis más general”, aunque admite que “siempre se puede hacer mejor y haber tomado alguna medida macroprudencial”.

A su juicio, una parte de los fondos destinados a entidades financieras “se va a recuperar sin duda alguna” dado que “hay partes de las entidades nacionalizadas que al final se venderán”, aunque desconoce cuánta o cuándo se hará.

En cuanto a la evolución del crédito antes de la crisis, ha indicado que “en España y en otros países hubo insuficiente o falta de acción macroprudencial” y después hubo un “tsunami regulatorio que afecta a todo” y que minimizará los riesgos ante futuras crisis.

Sobre las participaciones preferentes, ha afirmado que está “fuera de ninguna duda” que hubo “problemas de comercialización” y que “de esa experiencia mala, que en parte se está resolviendo bien para muchos inversores que han recuperado toda o buena parte de su inversión, va a surgir una nueva forma de comercializar estos instrumentos orientada a que estos problemas no se repitan”.

Respecto a una posible burbuja de deuda del Estado, ha constatado que “ahora la deuda pública del Estado se coloca a precios mucho más bajos que hace dos o tres años, lo que indica la mayor confianza en la solidez del sistema financiero español y de toda la zona euro”, y a lo que contribuye que “hay en el mundo mucha liquidez”.

Preguntado por la evolución del crédito, ha indicado que “los diferenciales entre países se están estrechando” y que si bien “a todos nos gustaría que hubiera más, no es verdad que no haya crédito”, ya que “muchas empresas tienen crédito y sería imposible explicar la evolución de la exportación si no hubiera”.

“A todos nos gustaría que se recuperase más rápidamente, pero hay empresas que tienen crédito y algo más barato, y los últimos datos indican que las tasas negativas están cayendo, no a la velocidad deseada pero están cayendo”, ha sentenciado.