Según un informe del Observatorio ADEI

Si todos los parados usaran internet, la tasa de paro se podría reducir en 1,2 puntos porcentuales

Si todos los parados usaran internet, la tasa de paro se podría reducir en 1,2 puntos porcentuales Ampliar foto

La tasa de paro en la economía española era del 25,93% en el primer trimestre de 2014, según los datos de la Encuesta de Población Activa (EPA). Frente a este dato tan negativo, un informe sobre internet y empleo del Observatorio ADEI, al que ha tenido acceso CincoDías, asegura que si el 100% de los parados se valiera de internet para buscar empleo, la tasa de paro española se podría reducir en hasta 1,2 puntos porcentuales. Habría 281.800 parados menos, siempre que el resto de factores se mantuviesen constantes.

El informe, impulsado por Google y realizado por Afi, revela que actualmente casi el 70% de los parados españoles usa internet para la búsqueda de empleo, aunque la proporción difiere mucho según el nivel de estudios (un 80,5% en el colectivo de parados con formación superior por un 53,8% en el colectivo con estudios primarios). “La probabilidad de encontrar empleo estando parado podría aumentar desde un 9,76% actual hasta un 15,14% si todos los parados utilizasen internet para buscar trabajo”.

El estudio, que examina el papel de internet como herramienta para mitigar las ineficiencias del mercado laboral, destaca que internet contribuye a reducir los costes de acceso a información y facilita el uso de nuevos canales (redes sociales, agencias privadas). Igualmente, elimina barreras geográficas y proporciona una vía de acceso a ofertas de empleo a coste adicional nulo.

“Un buen ejemplo”, dice el informe, “es el de la información subida a la web. Una vez que ésta está disponible (por ejemplo, el currículum de un trabajador), su uso por parte de la red de usuarios no tiene coste adicional para el proveedor de la información. Así, el valor de la información disponible aumenta con el tamaño de la red”.

Evitar desajustes entre oferta y demanda

El informe de ADEI destaca que el paro no solo ha aumentado en España por el gran shock negativo de la demanda, típico de las crisis originadas en los mercados financieros. “También lo ha hecho por el mal ajuste entre vacantes y demandantes, que revela la ineficiencia del mercado laboral, que puede atribuirse a problemas de coordinación en la búsqueda, a barreras de movilidad territorial o a un desajuste entre las cualificaciones requeridas y las ofertas”. En este sentido, el estudio destaca que el porcentaje de trabajadores que ocupaban un puesto de trabajo no acorde con su perfil de cualificación alcanzó el 41% en 2013 y dice que internet puede desempeñar un papel clave para resolver esos problemas. Concretamente, el informe indica que internet favorece un engarce más preciso entre el perfil de cualificación de los trabajadores y la demanda de puestos de trabajo. “Y un matching óptimo genera ganancias de eficiencia para el conjunto de la economía”.

ADEI llama la atención sobre el uso de internet por parte de las empresas en el proceso de búsqueda de empleo y señala un diferencial de 20 puntos porcentuales entre las pequeñas y las grandes empresas, lo que denota “el importante camino por recorrer que tiene la cultura empresarial en el ámbito de la digitalización”.

 Implicaciones negativas

El trabajo de ADEI también indica que el efecto de internet sobre la duración en el desempleo no es concluyente, “aunque hay indicios de que puede reducirla, según la literatura existente”.

Aunque internet es una herramienta estratégica para buscar empleo, el informe advierte que también puede generar distorsiones que deben ser tenidas en cuenta para articular políticas adecuadas. Concretamente, destaca que la reducción de los costes de búsqueda que proporcionan las plataformas de internet puede generar un problema para las empresas a la hora de crear procesos de selección de candidatos para un puesto de trabajo. “Internet proporciona información verificable y a coste casi cero sobre características como la educación o la experiencia, pero no ofrece en la mayoría de los casos información sobre la calidad o motivación de un trabajador”. Por ello, ADEI señala que las plataformas online deben establecer mecanismos de incentivos adecuados que induzcan a los individuos a autoseleccionarse para los empleos que se corresponden mejor con su formación.

El informe también advierte que si la búsqueda de las empresas por internet presenta un sesgo hacia perfiles cualificados, el efecto positivo de mayor demanda redundaría en este colectivo, teniendo un menor impacto en el de trabajadores menos cualificados. Y afirma que pueden producirse distorsiones por diferencias en el acceso a la tecnología (por falta de educación general o específica en las TIC).