La rebaja del impuesto no tendrá efecto en el tramo autonómico

El tipo máximo del IRPF seguirá por encima del 50% en Cataluña

El tipo marginal máximo, que hoy alcanza con carácter general el 52%, se moverá en torno al 48% en 2015

El gravamen para las rentas altas en Cataluña o Andalucía se sitúa en el 56%, uno de los más elevados del mundo

IRPF e Impuesto sobre el Patrimonio en España Ampliar foto

La reforma fiscal que presentará mañana el Gobierno se centrará en los grandes impuestos y especialmente en el IRPF. Hacienda apuesta por una fuerte rebaja de tipos, sin embargo, ello afectará a la mitad del impuesto sobre el que las comunidades tienen competencia. Hoy, con carácter general, los tipos van del 24,75% en el nivel más bajo hasta el 52% en el más elevado. Sin embargo, en comunidades como Cataluña, Andalucía y Asturias, el gravamen se incrementó en cuatro puntos adicionales y alcanza el 56%, uno de los niveles más elevados de la UE (ver gráfico).

La idea de Hacienda es rebajar en una primera fase cuatro o cinco puntos el marginal máximo a partir de enero de 2015 hasta situarlo en torno al 48%. Sin embargo, esta reducción no afectaría a la parte autonómica y, por lo tanto, el tipo máximo del IRPF catalán o andaluz se mantendría el próximo ejercicio por encima del 50%. Dicho de otra forma, Cataluña, Andalucía o Asturias seguirán contando con uno de los IRPF más elevados del mundo tras la rebaja tributaria que aprobará el Gobierno en la reforma fiscal.

Cantabria, Murcia, Extremadura, Comunidad Valenciana y Canarias, también han elevado el IRPF a las rentas altas. Galicia, Aragón, Castilla-La Mancha, Baleares y Castilla y León no han hecho uso de su capacidad normativa y La Rioja y Madrid mantienen tipos inferiores al resto. La reforma tributaria no acabará con las diferencias entre comunidades autónomas. Esto significa que un catalán seguirá pagando más por IRPF que un madrileño cuando en enero de 2015 entren en vigor las modificaciones legislativas del Gobierno.

Por otra parte, Hacienda reducirá hasta un máximo de cinco los siete tramos que tiene actualmente el impuesto. Sin embargo, nuevamente, esta medida solo afecta a la parte estatal del impuesto. Las comunidades tienen competencia para establecer tantos escalones como quieran, siempre y cuando respeten la progresividad. La parte autonómica del IRPFcuenta con diez tramos mientras que las regiones que no han hecho uso de su capacidad normativa tienen cuatro.

Es cierto que para calcular el tipo de retención de la nómina no se tienen en cuenta las modificaciones legislativas autonómicas con el objetivo de facilitar la gestión de las nóminas en las empresas. En cualquier caso, la pretensión de Hacienda de simplificar el IRPF choca contra la política fiscal que siguen la mayoría de comunidades.