Breakingviews

Cameron elige el equipo equivocado

Al asociarse con los archienemigos domésticos de Angela Merkel en el Parlamento Europeo, David Cameron despilfarra capital político y paraliza sus esfuerzos para reformar la UE a su agrado. Permitir la entrada del partido anti euro Alternative für Deutschland en el grupo liderado por los tories en el Parlamento Europeo desatará la ira de la canciller alemana. Cameron no puede permitirse provocar a su aliado más importante en la UE.

La decisión del partido Tory en 2009 de abandonar el Partido Popular Europeo y crear el Grupo de los Conservadores y Reformistas Europeos ha terminado por ser uno de los peores errores de Cameron. Unir fuerzas con AfD lo lleva a otro nivel.

El nuevo partido llama a una ruptura de la zona euro, y exige al gobierno un comportamiento más centrado en Alemania dentro de la UE. El partido contará con siete escaños en Bruselas. Fundado por economistas académicos, está sacudido por peleas internas y la infiltración de personas de extrema derecha. La CDU de Merkel ve a AfD como una amenaza.

La mejor respuesta de Cameron sería llevar a los ‘tories’ fuera del mismo grupo que él fundó

Cameron reafirmó a la canciller en febrero que la CDU es el auténtico partido hermano de los tories. Se posicionó en contra de formar equipo con el AfD, pero al menos dos eurodiputados Tory votaron a su favor de todos modos, confirmaron algunas fuentes a Reuters. Esto socava la autoridad de Cameron –y su credibilidad–. Su mejor respuesta sería la de llevar a los tories fuera del mismo grupo que él fundó. Pero no parece tener voluntad ni autoridad para hacerlo.

El intento del primer ministro británico para renegociar los tratados de la UE no puede tener éxito sin algún tipo de conversación británica-alemana. Merkel preferiría mantener Reino Unido en la Unión –ve a Londres como una voz para el sentido común económico, el libre comercio y la prudencia fiscal– pero está convencida de que no va a ser a cualquier precio.

Además, su disposición a hacer concesiones está alterada por una sensación creciente de que Reino Unido quiere salir de todos modos. Las amenazas de Cameron de acelerar el referéndum en Reino Unido si Jean-Claude Juncker se convierte en el nuevo presidente de la Comisión Europea han molestado a Merkel. La elección de los amigos equivocados no hará avazar a David Cameron y a la causa de Reino Unido en Bruselas.