La tecnología móvil se introduce en la educación

tecnología móvil en la educación

El mundo de la educación se encuentra en un profundo proceso de cambio. La introducción de los dispositivos móviles en las aulas puede ayudarnos a acabar con gran parte de las barreras y deficiencias de un modelo educativo tradicional que, cada vez más, se está quedando obsoleto. Este hecho ha llevado a que, a día de hoy, las tablets y los smartphones ya se estén empezando a introducir en las aulas como complemento, o incluso substituto, de los libros de texto.

La cantidad de información que pueden consultar los estudiantes desde un simple libro, no es comparable con los inagotables recursos a los que pueden acceder conectándose a la red a través de sus dispositivos. Además, el modelo educativo está muy centrado en la reproducción de contenidos que se memorizan y no en utilizarlos para resolver problemas prácticos. Las nuevas tecnologías, precisamente, permiten al alumno interactuar y acceder a contenidos personalizados para adaptar el aprendizaje a las necesidades de cada caso concreto.

En este sentido, existen dos startups españolas que, a través de sus respectivas aplicaciones, pretenden facilitar y reforzar la educación de los más pequeños mediante la introducción de dispositivos móviles en los colegios.

Infantium: Personalizando la educación niño a niño

Tras situarse entre las mejores startups en varias competiciones a nivel nacional e internacional, Infantium se sitúa como una de las iniciativas más prometedoras del panorama educativo global. Esta plataforma de desarrollo cognitivo, orientada a niños de entre cero y siete años, utiliza big data, inteligencia artificial y otros algoritmos avanzados para convertirse en un tutor personal que adapta el contenido a las capacidades de cada alumno.

El sistema utilizado por Infantium recopila datos sobre la forma en que el niño resuelve las actividades propuestas en los distintos juegos y, tras analizarlos, obtiene información real sobre su rendimiento. Posteriormente, estos datos almacenados en la nube permiten adaptar los diferentes itinerarios y crear procesos personalizados.

Smartick: jugando con las matemáticas

A no ser que nos gusten mucho y se nos den bien, las asignaturas de números siempre son complicadas de digerir. Smartick ofrece un sistema para aprender matemáticas basado en el juego. En función del nivel del alumno, la aplicación va mostrando los contenidos más apropiados y nos informa del tiempo que tarda en realizar los ejercicios y los errores que comete.

Una de las ventajas de Smartick, y este tipo de aplicaciones en general, es que ayuda a los padres a llevar un control del progreso de las habilidades que van adquiriendo sus hijos. Además, según informan sus creadores, dos jóvenes españoles que pusieron en marcha la aplicación en el año 2009, con tan sólo 15 minutos al día, la herramienta ayudará a los más pequeños a desarrollar sus capacidades “hasta su máximo potencial”. Al finalizar los ejercicios, el niño también podrá acceder a pasatiempos que le ayudarán a ejercitar otras habilidades básicas.

 

El último informe PISA, que realiza una evaluación de los estudiantes a nivel internacional, muestra que, el rendimiento medio de los alumnos españoles a la hora de resolver problemas cotidianos se encuentra por debajo de la media de la OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos). El cambio y la solución a estas carencias en nuestro sistema educativo pasan, en gran medida, por actualizar el modelo actual. Por el momento, además de estos dos proyectos, ya existen algunas iniciativas como mSchools, programa lanzado por Mobile World Capital Barcelona en colaboración con GSMA y el departamento de educación de la Generalitat de Catalunya, que están trabajando para introducir la tecnología móvil en la educación. Y tú, ¿te atreves a probar con tus hijos?