Rajoy se reúne con Passos Coelho

España y Portugal crearán un mercado de gas ibérico "en los próximos meses"

Rajoy y Passos Coelho instan a la UE a trabajar "mejor y más rápido"

El primer ministro de Portugal, Pedro Passos Coelho, estrecha la mano del presidente del Gobierno, Mariano Rajoy.
El primer ministro de Portugal, Pedro Passos Coelho, estrecha la mano del presidente del Gobierno, Mariano Rajoy. EFE

Los gobiernos de España y Portugal anunciaron hoy la creación “en los próximos meses” de un Mercado de Gas Ibérico, un proyecto que estaba encima de la mesa en las cumbres bilaterales desde hace nueve años.

Así figura en la declaración final conjunta del encuentro presidido por el presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, y el primer ministro portugués, Pedro Passos Coelho, en la localidad lusa de Vidago, a 30 kilómetros de la frontera con Galicia (noroeste español).

Los trabajos para hacer realidad el mercado de gas ibérico (Mibgas) “se concretarán de inmediato” con la creación de grupos técnicos y con la elaboración de un tratado internacional entre ambos países.

Este nuevo instrumento, junto a “la dinamización del mercado ibérico de electricidad”, convertirá a la Península Ibérica “en una alternativa rentable para el abastecimiento energético a Europa”, según la declaración.

Para conseguirlo, ambos gobiernos se comprometieron a “agilizar la ejecución efectiva de los proyectos de interés común en las fechas previstas y asegurar la necesaria financiación, también a nivel europeo”.

En la misma declaración, tanto España como Portugal recordaron que este mercado del gas era una iniciativa sobre la que ya se había hablado en anteriores reuniones bilaterales.

Rajoy y Passos Coelho destacaron la importancia de garantizar las interconexiones energéticas desde la Península Ibérica con el resto del continente a través de una red de infraestructuras adecuada que contribuya a la reducción del uso del carbón.

Los dos líderes, en clara sintonía desde su llegada al poder en 2011 (miembros ambos del Partido Popular Europeo), se felicitaron mutuamente por haber cerrado con éxito sus programas de asistencia financiera, y coincidieron en apuntar a Europa como centro de sus demandas de cara al futuro más próximo.

“La UE y todas sus instituciones pueden y deben hacer más, mejor y más rápido”, subrayó en rueda de prensa Rajoy, quien insistió en que “no es momento para la autocomplacencia”. El dirigente español recordó que los dos países han superado “la dura recesión” y empiezan ahora “a crear empleo neto”, algo clave dadas las altas tasas de paro a uno y otro lado de la frontera.

“Somos conscientes de que hay que seguir trabajando para que los datos repercutan en una mayor prosperidad y en resultados más palpables para los ciudadanos”, reconoció. En este sentido, consideró que “además de los esfuerzos nacionales, las reformas estructurales aplicadas y la consolidación fiscal” en países como España o Portugal, es necesario que la UE “se centre ahora en crear medidas positivas” encaminadas a “garantizar el crecimiento sostenible y el empleo”.

Favorecer que fluya el crédito, profundizar el mercado único y culminar las negociaciones para facilitar el comercio con el Mercosur y EE UU fueron algunas de sus propuestas. Además, Rajoy reclamó “una verdadera política de inmigración” en Europa que sea “más solidaria” con los miembros que mayor presión migratoria soportan.