Augura que cerrará este año en el 5,5% frente al 5,8% pactado

Rajoy se compromete a un ajuste adicional del déficit de 3.000 millones

Mariano Rajoy, durante su intervención en una jornada empresarial organizada por The Economist.
Mariano Rajoy, durante su intervención en una jornada empresarial organizada por The Economist.

Pese a las dificultades para cuadrar las cuentas públicas en 2013, en el que el déficit público cerró en el 6,62% frente al 6,5% comprometido con Bruselas, el presidente del Ejecutivo, Mariano Rajoy, ha avanzado que España culminará este año con un desfase del 5,5%, tres décimas por debajo de lo fijado en la senda de consolidación fiscal. “Mi gobierno se ha fijado como objetivo ir un poco más allá de nuestros compromisos y finalizar el ejercicio de 2014 con una cifra de déficit del 5,5% frente al 5,8% previsto anteriormente”, ha señalado esta mañana durante su intervención en una jornada empresarial organizada por The Economist.

Esta reducción más intensiva del déficit público supondrá un ajuste adicional de 3.000 millones de euros, aunque Rajoy no precisó de qué partidas (ingresos o gastos) van a salir esos fondos, toda vez que la reforma fiscal que prepara no entrará en vigor hasta 2015. Esa propuesta se presentará finalmente en el Consejo de Ministros del 13 o del 20 de junio, según avanzó en su intervención.

El presidente del Gobierno no habló de recortes adicionales de gasto o subidas de impuestos, por lo que sugirió que la mejora del ciclo económico será la que proporcione los recursos necesarios para elevar los ingresos, donde España tiene una brecha muy elevada respecto al resto de socios europeos. Esa es precisamente la tesis que ha defendido el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, a la hora de valorar la evolución de los ingresos tributarios. La pasada semana ya avanzó que la recaudación tributaria creció un 6,3% en abril, en línea con el avance del 4,7% registrado en el primer trimestre.

El presidente del Gobierno resaltó el cambio de tendencia durante sus dos años y medio de Gobierno. La economía lleva tres trimestres consecutivos con tasas positivas de crecimiento y los datos de empleo también son buenos. “En los últimos doce meses hay 318.000 parados menos y 261.000 afiliados más. Son datos positivos, pero insuficientes, por lo que tenemos que seguir con la tensión de las reformas”, ha señalado.

Y entre ellas ha destacado el próximo plan de medidas para el crecimiento, la competitividad y la eficiencia, que movilizará 6.000 millones y se presentará este viernes. “Este plan, sin implicar un aumento del gasto (el único incluido es el último plan PIVE para la venta de automóviles), adelanta un conjunto de medidas recogidas en el Plan Nacional de Reformas de este año aprovechando al máximo la financiación procedente de los fondos estructurales de la Unión Europea”, ha señalado. Entre las propuestas ha apuntado la eliminación de barreras o rigideces en la actividad económica, la implantación de la garantía juvenil o la reforma del sistema de formación para el empleo.

Frente a aquellos que exigen al Ejecutivo políticas de estímulo para impulsar el crecimiento, Rajoy ha dejado clara su oposición. “Estas políticas, si el país no cuenta con una oferta atractiva y competitiva de bienes y servicios, solo conducen al aumento de las importaciones y eso es insostenible”, ha remarcado.