Alzas bursátiles en toda Europa tras las elecciones

El Ibex marca un nuevo máximo desde 2011 pese al auge del euroescepticismo

Bolsa de Frankfurt
Bolsa de Frankfurt

Lejos de atemorizarse por el avance de los partidos euroescépticos en las elecciones al Parlamento Europeo, las Bolsas del Viejo Continente han recibido hoy los resultados de los comicios con importantes subidas. El Ibex alcanza un nuevo máximo anual y el Dax germano avanza hasta el nivel más alto de su historia. Una sesión muy positiva para los mercados, que en buena parte habían descontado el avance de las fuerzas euroescépticas. El cierre de las Bolsas de Nueva York y Londres por sendas jornadas festivas (el Memorial Day y la festividad de la primavera) ha provocado que el volumen de contratación haya sido bajo de lo normal. Mario Draghi ha hablado hoy y de nuevo ha dejado abierta la puerta a nuevas medidas por parte del BCE, lo que también ha contribuido al avance de los mercados en el Viejo Continente. El selectivo español sube un 1,22% hasta los 10.687,5 puntos. Es su nivel más alto desde 2011. 

El Ibex ha ido de la mano del resto de índices del continente en las subidas bursátiles tras conocer los resultados de las elecciones europeas, que deparan una victoria del Partido Popular Europeo con 212 escaños por delante de los socialdemócratas (187) y los liberales (71), auque también dejan un auge  de las formaciones euroescépticas. La mayor subida ha sido la del FTSE MIB italiano, que avanza un 3,56%. Las entidades financieras de aquel país se disparan con alzas próximas al 6%. La victoria electoral del Partido Democrático, formación del primer ministro transalpino, Matteo Renzi, consolida al Gobierno italiano y le da vía libre para seguir adelante con el plan de reformas que emprendió desde que llegó al poder. Este resultado electoral aleja el temor a que un triunfo del movimiento eurófobo Cinco Estrellas (segundo más votado) pudiera provocar la convocatoria de elecciones anticipadas en Italia.

IBEX 35 8.311,90 0,48%

El Dax alemán sube un 1,24% y el Cac francés, imperturbable ante el triunfo del partido de extrema derecha Frente Nacional, avanza un 0,64%. Incluso el ASE griego sube un 0,4% a pesar del triunfo electoral del partido radical de izquierdas Syriza, que supone un serio castigo para las formaciones gobernantes en el país heleno.

De momento, pues, escaso impacto de las elecciones en las parqués, a pesar del revés recibido por los partidos hegemónicos. Los mayores ascensos en el Ibex han sido los de OHL (+3,07%), Red Eléctrica (+2,88%) y Jazztel (+2,75%). Repsol ha subido un 1,93% tras anunciar que pagará un dividendo extraordinario de un euro por acción. Como consecuencia directa de este pago del dividendo, Sacyr cobrará 192 millones de euros por una participación del 9,23% en la petrolera. La constructora destinará este dinero al pago de su deuda, lo que también ha sido muy bien recibido en Bolsa con un alza del 2,28%. Tan solo un valor de los 35 (Ebro Foods) que componen el selectivo cierra en rojo al caer un 0,03%.

Aunque los dos grandes bloques del continente seguirán atesorando una amplia mayoría en el Parlamento Europeo, la entrada de nuevas formaciones muy críticas o incluso contrarias al proyecto europeo augura un periodo de mayor inestabilidad que, de momento, no penaliza a los mercados. Desde Cortal Consors recuerdan que "casi 70 de los nuevos eurodiputados serán de partidos de nueva creación o sin representación previa, y además no adscritos a ningún gran grupo político europeo", lo que puede añadir inestabilidad.

Esta firma de análisis cree que el avance de partidos euroescépticos forzará a las formaciones europeístas a crear grandes coaliciones en el Parlamento. Ese escenario, el de un gran acuerdo entre populares y socialdemócratas, es el que manejan como más probable (y deseable) los mercados. Con todo, desde Cortal Consors piensan que la nueva composición de la Eurocámara complicará la toma de decisiones en Estrasburgo. "Por ejemplo, podría añadir volatilidad a los mercados financieros en momentos como la aprobación del presupuesto de la UE o ante la toma de decisiones legislativas de calado", alertan.

Está por ver, recuerdan los expertos consultados, si las formaciones euroescépticas logran forman un bloque conjunto en el Parlamento, como están intentando la francesa Marine Le Pen y el holandés Geert Wilders o forman parte de los eurodiputados no adscritos a ningún gran grupo del Parlamento. Desde Citi explican que "estos partidos son todavía un grupo mixto de críticos con Bruselas, populistas antisistema y nacionalistas tradicionales, incluso extremistas, con poco en común que les pueda unir en Estrasburgo." También es una incógnita si Jean-Claude Juncker, líder del Partido Popular Europeo, preside la Comisión al ser el candidato del partido más votado o el líder del grupo socialdemócrata, el alemán Martin Schulz, busca formar otras mayorías. En el país germano, la formación de Angela Merkel revalidó ayer su victoria en las urnas.

Natalia Aguirre, analista de Renta 4, piensa que los mercados están en modo BCE. "Pienso que sin las expectativas de actuación por parte del banco central en su reunión de junio la reacción a los resultados de las elecciones habría sido moderamente bajista. Aunque no ha habido sorpresas mayúsculas, es negativo el avance de partidos eurófobos en Francia, Reino Unido, Dinamarca, Grecia... No es el mejor sesgo de fondo para un proyecto europeo que debe avanzar en la integración", explica. Esta experta también alerta de los riesgos que puede tener la irrupción de formaciones euroescépticas en el Parlamento Europeo en el medio plazo.

Citi destaca en un informe otra vertiente posible del auge de las formaciones euroescépticas: su influencia en la política interna de los Estados donde estos partidos han triunfado. "Aunque las implicaciones para la política europea son limitadas desde nuestro punto de vista, los resultados de las elecciones ejercerán presión sobre los gobiernos nacionales". Desde Barclays no esperan que el auge de los partidos euroescépticos vaya a alterar el equilibrio político general en el Parlamento Europeo, aunque "la crisis de confianza en las instituciones europeas deberá ser tomada muy en serio por el próximo Parlamento y la próxima Comisión".

Por su parte, Diego Jiménez-Albarrín, responsable de renta variable del centro de inversiones de Deutsche Bank, apunta que "con independencia del ruido inicial, el efecto de estas elecciones sobre la economía europea y sobre los mercados será limitado. El Parlamento Europeo tiene mucho que decir sobre muchas áreas relevantes, pero no demasiado sobre temas como el manejo de la crisis del euro o la estrategia de crecimiento en Europa".

Diego González, socio director de la Eafi Bull4All asegura que “en último término, los resultados de las elecciones no ponen en riesgo las reformas básicas y los programas de austeridad, en una Europa dónde tiene más poder económico el BCE que el Parlamento, al menos de cara a los mercados”. La tesis que manejan los mercados es que populares y socialdemócratas alcanzarán un acuerdo para dar estabilidad a la Eurocámara ante la irrupción de nuevas formaciones. Desde Citi avisan del impacto que estos resultados pueden tener en la política interna de aquellos países miembros de la UE en los que han triunfado nuevos partidos políticos, ya que los actuales Gobiernos quedan en una situación frágil y se sentirán presionados por el apoyo ciudadano a nuevas formaciones.

Con todo, la sesión de hoy es algo atípica para medir las reacciones de los resultados electorales en los mercados porque están cerradas las Bolsas estadounidense y británica (donde, por cierto, ganó el partido eurófobo Ukip). “Wall Street supone la referencia más importante para la renta variable y Londres para el mercado de divisas. Ante la ausencia de referencias, se impone la tendencia de fondo en los mercados, que es moderadamente alcista”, apunta Francisco Javier Arco, analista de XTB.

Otras elecciones, las presidenciales de Ucrania, también centran la atención de los inversores. La victoria de Petró Poroshenko, un candidato partidario de acercar al país a Europa pero también de conceder más autonomía a las regiones prorrusas del este tranquiliza a los inversores, que ven más cercana una posible solución dialogada al conflicto que vive aquel país mediante una negociación con Rusia. 

Otra referencia del día ha sido el índice de confianza del consumidor en Alemania, que se mantiene estable en mayo en su nivel más alto en más de siete años. Entre las referencias macro de esta semana, desde EE UU llegarán los pedidos de bienes duraderos de abril, el índice de precios de la vivienda de marzo, la confianza de los consumidores de mayo o la segunda lectura del PIB; y en Europa, los índices de confianza sectoriales del mes de mes de mayo. Estas cifras macroeconómicas pondrán a prueba las subidas de hoy en las Bolsas.

En el mercado secundario de deuda, donde más directamente se pueden calibrar las inquietudes de los inversores sobre los riesgos políticos en los distintos países, reina la calma. Es más, caen los intereses de la deuda periférica. La rentabilidad del bono español a diez años desciende hasta el 2,89%, con la prima de riesgo en los 148 puntos básicos. Caen también los intereses de la deuda soberana de Grecia (hasta el 6,23%) e Italia (2,98). Tan solo suben levemente el bund germano (hasta el 1,41%) y el bono francés a diez años (1,82%). .

El euro apenas reacciona a las elecciones a la Eurocámara. La moneda única europea se aprecia levemente hasta los 1,365 dólares.