Subidas de partidos xenófobos en Dinamarca, Hungría, Austria, Reino Unido y Francia

Marine Le Pen lidera la escalada de la ultraderecha en las elecciones europeas

Marine Le Pen, líder del Frente Nacional francés.
Marine Le Pen, líder del Frente Nacional francés. REUTERS

Los partidos de ultraderecha ganan peso en toda Europa, liderados por el Frente Nacional francés, que ha provocado un terremoto político en París al convertirse en la fuerza más votada y hundir al gobernante partido socialista de Hollande y Valls. Marine Le Pen ha obtenido el 26% de los votos. Pero no ha sido la única política de corte xenófobo que ha triunfado.

La ultraderecha también ha ganado en Dinamarca y Austria, mientras en Reino Unido, según los primeros sondeos, ha ganado el eurófobo, y contrario a la inmigración, UKIP. En Alemania el partido NDP, que aglutina a colectivos neonazis, ha sacado el 7,1% de los votos y un eurodiputado. En Grecia los neonazis de Amanecer Dorado han sacado el 12% de los votos, y son la tercera fuerza política.

Francia

El FN obtuvo, según los resultados parciales comunicados poco antes de medianoche con un 80% del voto escrutado, cerca del 26% de los votos, lo que podría darle entre 23 y 25 escaños de los 74 que estaban en juego en Francia.

Eso significa que el partido de la extrema derecha francesa cuadruplicó el 6,3 % conseguido en 2009, cuando se había tenido que conformar con tres diputados, y duplicó con creces el 11,7 % de 1989, que era su techo hasta ahora en unas europeas.

La presidenta del FN, Marine Le Pen, que será uno de los que tendrá escaño en Bruselas y Estrasburgo, interpretó su victoria en primer lugar como el mensaje de que los franceses “no quieren seguir siendo dirigidos desde fuera” por las instituciones europeas.

Pero en clave interna, Le Pen instó al presidente francés, el socialista François Hollande, a que disuelva la Asamblea Nacional y convoque elecciones legislativas porque considera que su Gobierno ha perdido legitimidad para continuar su acción.

“El presidente de la República debe tomar las medidas que se imponen para que la Asamblea vuelva a ser nacional, representativa del pueblo y capaz de llevar a cabo la política de independencia que el pueblo ha elegido”, proclamó.

El principal aludido por la líder del FN, el primer ministro Manuel Valls, que fue nombrado hace apenas ocho semanas en respuesta a la histórico varapalo electoral que los socialistas recibieron en las municipales de marzo, no pudo más que constatar que “este escrutinio es más que una nueva alerta, es un shock, un terremoto”.

Reino Unido

El líder del antieuropeo Partido de la Independencia del Reino Unido (UKIP), Nigel Farage, se declaró esta noche ganador de las elecciones europeas en el país, aunque los resultados definitivos no se han divulgado de momento.

 Según el lento recuento de los votos para elegir a 73 eurodiputados en el Reino Unido, UKIP ha tomado ventaja con cerca del 30 por ciento de los votos al lograr cuatro eurodiputados, frente a tres laboristas y tres conservadores.

De acuerdo con estos resultados todavía muy provisionales, el respaldo para UKIP sería del 30 por ciento, frente al 24 por ciento de los tories y el 24 por ciento de los laboristas.

Alemania

Los ultraderechistas del NPD, partido que aglutina a los colectivos neonazis en Alemania y que, pese a estar inmerso en una demanda de ilegalización en el Tribunal Constitucional tras una querella de la Cámara alta (Bundesrat), se hizo hoy con el 1 % de los votos y un escaño.

 Dinamarca

El ultranacionalista y xenófobo Partido Popular Danés logró hoy una rotunda victoria en las elecciones europeas en Dinamarca, con más de la cuarta parte de los votos, e infringió una dura derrota a socialdemócratas y liberales.

 Escrutado el 92% de los votos, el Partido Popular Danés obtuvo el 26,7%, once puntos más que en 2009 y que le valieron para conseguir cuatro de los trece escaños en disputa.

Apoyo externo la década pasada del gobierno liberal-conservador, el Partido Popular ha tenido una gran influencia en la política danesa en el siglo XXI, sobre todo en el endurecimiento de las leyes de inmigración, pero nunca hasta ahora había ganado unos comicios.

“Hay una gran parte de la población que dice que está bien estar en la UE, pero que debemos luchar porque la UE decida menos”, declaró Kristian Thulesen Dahl, el presidente de este partido euroescéptico y que quiere entrar en el grupo conservador europeo.

Los socialdemócratas de la primera ministra, Helle Thorning-Schmidt, cayeron más de dos puntos hasta el 19,1%, pero conservaron sus tres diputados.

Peor le fue al Partido Liberal, líder de la oposición, que bajó al 16,6% y perdió un mandato para quedarse con dos. El Partido Socialista Popular cedió un escaño y bajó cinco puntos, hasta el 10,9%. 

Grecia

Pese a la victoria de la oposición de izquierdas de Syriza, el partido neonazi Amanecer Dorado cosechó el éxito que todos temían, y con un 9,3 %, se colocó en tercer lugar. Es un resultado aún mejor que el de las generales de 2012 (6,9 %), lo que demuestra que tener a buena parte de su cúpula en la cárcel por presuntas actividades criminales, no le ha hecho perder atractivo alguno.

El portavoz del partido, Ilias Kasidiaris, uno de los muchos diputados imputados, aseguró que Amanecer Dorado “es la única fuerza política en ascenso” y prometió que la formación continuará su “lucha legal, con nuestro líder y diputados en la cárcel”.

 Austria

El Partido Popular ÖVP lograría el 27,1%. de los votos, casi tres puntos menos que en las europeas de 2009, mientras que el Partido Socialdemócrata SPÖ obtendrían el 23,8%, prácticamente el mismo resultado que hace cinco años, según los cálculos del centro demoscópico SORA.

Conservadores y socialdemócratas, ambos europeístas, son socios en el Gobierno austríaco.

En tercer lugar quedaría la ultraderecha del Partido Liberal FPÖ, con el 20,1 por ciento, 7,4 puntos porcentuales más que en 2009, mientras que Los Verdes logran una subida de 4,6 puntos porcentuales, hasta el 14,6%.

Hungría

El gobernante partido conservador nacionalista Fidesz ha ganado las elecciones europeas en Hungría con más de la mitad de los votos, mientras que el extremista partido Jobbik consigue afianzarse como segundo con cerca del 15%.