Breakingviews

Astra Zeneca sigue bajo presión

El fracaso de la oferta de 119.000 millones de dólares (87.200 millones de euros) del fabricante de medicamentos estadounidense Pfizer por AstraZeneca, no deja peor al comprador frustrado. Pero su objetivo tiene mucho que demostrar. Algunos de sus accionistas dieron la bienvenida a una posible toma de control –y podrían hacerlo de nuevo–.

La gestión de Pfizer parece ridícula al no haber sido capaz de alcanzar un acuerdo con su rival británico cuando ambas partes estaban se acercaban en los precios. Cuando el consejo de administración de Astra Zeneca pidió un aumento de alrededor del 10%, y confianza en la capacidad de Pfizer para cerrar el trato, el grupo estadounidense respondió con un “lo tomas o lo dejas”’ que Astra no podía aceptar. El precio se quedó corto y no hubo respuestas acerca de las preocupaciones más amplias. Ian Read, presidente y consejero delegado de Pfizer, erró en el cálculo, o fue mal aconsejado, o ambas cosas.

Algunos accionistas de la farmacéutica británica dieron la bienvenida a una posible toma de control

Astra sigue bajo presión. El consejo de administración hizo su trabajo al decidir sobre un precio recomendable para perder la independencia, y al sopesar los obstáculos no financieros que cualquier propuesta tenía que superar. Sin embargo, sus inversores no lo han apoyado del todo. BlackRock, el mayor accionista, respaldó el descarte de la propuesta de Pfizer por el precio, pero empuja a Astra a hablar de nuevo sobre el futuro. Otros accionistas han criticado públicamente el rechazo.

Se supone que las normas de adquisición británicas tienen que evitar que las empresas sean sitiadas. Las reglas cambiaron después de que el fabricante de alimentos estadounidense Kraft comprara Cadbury en 2010, lo que implica que ahora quién quiera hacer una oferta solo tiene un mes después de que su interés se haga público. Esa es la teoría. La realidad es que Astra Zeneca todavía está a la defensiva dado que sus accionistas están divididos públicamente sobre las ventajas de una toma de posesión.