Tiene una deuda de unos 11 millones

Pocoyó aprobará en junta el 26 de junio la propuesta anticipada de convenio

La junta general de accionistas de Zinkia Entertainment, la productora de Pocoyó, aprobará previsiblemente el próximo 26 de junio la propuesta anticipada de convenio con el objetivo de acelerar el proceso de adhesiones por parte de los distintos acreedores y superar la situación concursal.

La compañía comenzó a trabajar en esta posibilidad después de presentar la solicitud de concurso de acreedores a finales del pasado mes de febrero tras no lograr un acuerdo con todos sus acreedores para refinanciar su deuda, cercana a 11 millones de euros.

En paralelo, la compañía ha informado este lunes a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) de que el pasado viernes presentó ante el Juzgado de lo Mercantil numero 8 de Madrid la propuesta anticipada de convenio.

Durante la junta de accionistas se abordarán, entre otros puntos, las cuentas de 2013, la propuesta de distribución del resultado del ejercicio, la gestión del consejo de administración, la reelección del auditor de cuentas y la fijación del número de miembros del consejo de administración y su remuneración.

Zinkia Entertainment entró en números rojos en 2013 como sociedad individual, con pérdidas de 1,02 millones de euros, frente a beneficios de 932.000 euros de un año antes.

La firma logró unas ventas de 5,29 millones de euros en 2013, lo que supone un descenso del 35% respecto al ejercicio precedente, cuando ingresó 8,23 millones de euros.

La compañía ha afirmado recientemente que la actividad comercial se ha visto afectada por las “difíciles” circunstancias que la matriz del grupo ha tenido que afrontar en 2013, aunque ha destacado que se han firmado acuerdos “importantes” que permiten ser optimistas sobre el crecimiento internacional del negocio y que sientan las bases de las futuras ventas en cada una de las líneas de generación de ingresos.

La productora de Pocoyó ha confiado, por otro lado, en alcanzar los acuerdos necesarios con los acreedores, de forma que se vea solucionada la situación de desequilibrio entre sus activos y pasivos corrientes y se establezca un plan de pagos que permita la atención de la totalidad de sus deudas en los plazos “más adecuados”.