El ministerio no puso objeción a las campañas de información de los nuevos precios

Industria dio el OK a la publicidad de las eléctricas que investiga la CNMC

Las compañías deben responder esta semana a los requerimientos del supervisor

Además de los anuncios, investiga su política comercial desde el 1 de enero

Sede de la CNMC en Madrid.
Sede de la CNMC en Madrid.

El Ministerio de Industria conocía de antemano algunas de las comunicaciones o anuncios realizados en las últimas semanas por las comercializadoras eléctricas para informar sobre el nuevo sistema de precios al pequeño consumidor (PVPC). Anuncios que ha decidido investigar la sala de Competencia de la CNMC por considerar que “podrían ser confusos y/o engañosos, con el fin de captar a los consumidores a los que se aplicaba la tarifa de último recurso y, actualmente, el PVPC”, según señalan los requerimientos de información que el organismo supervisor remitió a las empresas el pasado 10 de mayo, a los que ha tenido acceso CincoDías.

Concretamente, la CNMC envió sendas cartas a las comercializadoras de referencia y a las del mercado libre de los cinco grandes grupos eléctricos (Endesa, Iberdrola, Gas Natural Fenosa, EDP y Eon)para que respondan a una serie de preguntas en 10 días, plazo que termina esta semana. El proceder del organismo supervisor, que dio cuenta de su investigación a través de una nota de prensa, causó un gran malestar en el sector, pues se trata de un trámite de información reservada, pero no de un expediente sancionador.

Además, fuentes del sector aportan pruebas de que el ministerio fue informado puntualmente del contenido de las cartas que se han remitido a los clientes, así como de la publicidad ahora investigada, sin que este expusiera “objeción alguna”. No solo eso, sino que, en el marco de los grupos de trabajo que el ministerio ha puesto en marcha con las eléctricas tras aprobar el nuevo sistema de precios, “ha instado a las compañías a que informen del mismo para hacerlo más comprensible entre los clientes”.

En la carta dirigida a las comercializadoras de referencia (las que suministran en el mercado regulado con el PVPC), mucho más breve que la remitido a las del mercado libre, la CNMC les pide que aporten los modelos de carta remitidos a sus clientes, con las opciones de suministro y los nuevos cambios regulatorios. El RD de 28 de marzo por el que se establece el sistema de cálculo del PVPC obligaba a estas empresas a remitir a sus clientes, a partir del 15 d abril, una carta estándar que debían adjuntar a la factura explicando los cambios.

Las grandes eléctricas siguen controlan el 75% del mercado libre

Por su parte, el requerimiento a las del segmento liberalizado, las que realmente habrían podido aprovechar la situación informando de las opciones de suministro, es mucho más amplio. En ella se les pide información y datos desde el 1 de enero sobre si han cambiado su política comercial y de captación de clientes en el mercado regulado y por qué; que especifiquen los soportes en los que ha efectuado las campañas informativas o de captación;si controla las prácticas de sus comerciales y si las autoevalúan y si se han escudado en los cambios regulatorio para convencer a los clientes de que cambien de suministrador.

Las empresas, salvo alguna excepción, aseguran que sus comercializadoras de referencia se han limitado a enviar la carta estándar preceptiva y niegan haber aplicado prácticas anticompetitivas con sus campañas en el mercado libre.

 

Una campaña divulgativa envenenada

La gran complejidad del nuevo sistema de precios eléctricos, especialmente, las ofertas fijas anuales que deben realizar obligatoriamente las comercializadoras de referencia, está dando sus frutos, y no precisamente dulces. La ardua tarea de explicar el nuevo mecanismo ha hecho, en opinión de la CNMC, que las eléctricas se excedan y aprovechen para disuadir a los consumidores de que continúen en el mercado regulado del PVPC y pasen al liberalizado. Algo punible únicamente si logra demostrar “un trasiego” de clientes entre las comercializadoras del mismo grupo mediante prácticas contrarias a la libre competencia.

La investigación abierta por la CNMCha sorprendido al propio Ministerio de Industria que creía haberse ahorrado el dinero que tenía previsto gastar en su propia campaña informativa, gracias a la labor de divulgación de algunas eléctricas, como Endesa, en prensa y radio y de casi todas, en comunicaciones directas con los clientes.

También ha causado sorpresa entre las comercializadoras independientes en el mercado libre, que han venido criticando las prácticas comerciales desleales de las grandes eléctricas desde hace años sin que Competencia haya hecho nada para evitarlo. No en vano, 1,6 millones de usuarios han pasado en un año al mercado libre, la mayoría, sin cambiar de marca. No en vano, las grandes del sector controlan el 75% del mercado liberalizado.

Los requerimientos de la CNMC parecen prejuzgar la maldad de un mercado libre, que se presupone más caro que el regulado, cuando el objetivo último del Gobierno es acabar con la tarifa. Algo que van camino de conseguir el ministro Soria y su secretario de Energía, Alberto Nadal, con un caótico sistema de precios que empujará a los usuarios al mercado libre.

Una medida contra "la iniciativa empresarial"

Las eléctricas aseguran que sus comercializadoras de referencia, las que suministran en el mercado regulado, se han limitado a informar a sus clientes del funcionamiento del nuevo sistema de precios par alos domésticos (PVPC)que se les aplicará desde el 1 de abril y de las ofertas fijas anuales. En algunos casos, únicamente han adjuntado la carta explicativa de Industria.

De ninguna manera, insisten, estas comercializadoras han informado de otras opciones en el mercado libre, de las que se beneficiaría su filial liberalizada. Gas Natural Fenosa niega las acusaciones que apuntaban a que había intimidado a sus clientes. La compañía aclara que su comercializadora libre se ha limitado a informar del cambio de los contratos que estaban referenciados a la TUR, una tarifa que ya no existe.

El resto de opciones sí se han enumerado en anuncios insertados en medios de comunicación, para que el usuario pueda elegir, según señala una compañía. La CNMCinvestiga si con todo ello se ha pretendido “influir” en el consumidor, por el riesgo de que les induzcan a tomar “decisiones poco meditadas”.

En el sector consideran que la iniciativa del supervisor puede tener un efecto restrictivo sobre la libertad e iniciativa de las compañías a la hora de informar y critican la nota de prensa remitida el día 10 por la CNMC, sin citar el nombre de las empresas investigadas; sin que se haya abierto expediente sancionador y sin que las afectadas hayan tenido oportunidad de alegar y defender sus derechos.