¿Por qué se desplomó ayer esa Bolsa en solitario?

En la sesión de ayer un selectivo europeo saltó por los aires.

Un siniestro presagio planeó por los mercados.

Europa se quedó paralizada completamente. Wall Street cedió terreno ligeramente.

¿SE PONE EN MARCHA LA MAQUINARIA DE GUERRA BAJISTA? Violento desplome de la Bolsa de Portugal en la jornada de ayer. Un descenso del -3,35% con amplio hueco a la baja en apertura. Le hizo perder el canal alcista con una sólida vela marubozu negra. Podría estar ante la rotura de la clavicular de un nocivo HCH, cuya proyección llevaría al selectivo portugués hasta los 6.500 puntos. Aunque también, ante una posible bandera de consolidación. Esto lo sabremos en próximas sesiones. Lo cierto es que puede ser un serio aviso para la renta variable global. Estos súbitos desplomes en solitario de alguna Bolsa encierran a veces, las perversas intenciones de los osos.
¿SE PONE EN MARCHA LA MAQUINARIA DE GUERRA BAJISTA? Violento desplome de la Bolsa de Portugal en la jornada de ayer. Un descenso del -3,35% con amplio hueco a la baja en apertura. Le hizo perder el canal alcista con una sólida vela marubozu negra. Podría estar ante la rotura de la clavicular de un nocivo HCH, cuya proyección llevaría al selectivo portugués hasta los 6.500 puntos. Aunque también, ante una posible bandera de consolidación. Esto lo sabremos en próximas sesiones. Lo cierto es que puede ser un serio aviso para la renta variable global. Estos súbitos desplomes en solitario de alguna Bolsa encierran a veces, las perversas intenciones de los osos.

Sesión sin apenas movimientos en la cima de las Bolsas. La tensión y la emoción se tensan en el gran desafío de las águilas. Ni alcistas ni bajistas se atrevieron a sacar el grueso de sus tropas para intentar dar un golpe de mano. Sin embargo, un funesto augurio corrió por la renta variable. La Bolsa portuguesa se despeñaba ayer en solitario. Todo indica que acaba de confirmar un peligroso HCH, perforando la clavicular que puede llevarle hacia los 6.500 puntos. Algo pasó allí ayer. Aunque también podría tratarse de un segundo mínimo decreciente para completar una posible bandera de consolidación. Sólo en las próximas sesiones sabremos más del peligroso movimiento de los osos. Lo cierto es que a perdido el canal alcista con un marubozu negro precedido de un hueco a la baja.

Los toros se vieron atenazados mientras asistían al extraño ataque bajista. Pero la presión de los osos fue mínima en el resto del continente, viendo el desplome del PSI 20 que acabó en un -3,35% hasta los 7.076 puntos. A las velas doji de alta incertidumbre trazadas previamente en la gran mayoría de selectivos, le siguieron pequeñas peonzas consolidativas. Europa quedó plana. ¿Habrá algo detrás del desplome de la Bolsa de Lisboa? No lo sabemos, pero los gráficos han dado un aviso. Y eso un trader no debe pasarlo por alto. Estamos en un momento y niveles clave para la renta variable. No hay mejor lugar para una emboscada.

El Campeador tira de bravura

La excepción en las tímidas refriegas de ayer la protagonizó el Campeador español. Los bajistas apretaron con cierta intensidad y lograban alcanzar los 10.520 puntos tras marcar en apertura los 10.610 puntos. Por momentos pareció que el selectivo español sería el siguiente en desplomarse viendo a su vecina. Pero el Campeador no falló. Los alcistas no mostraron ni miedo, ni vértigo ni dudas. Iniciaron la reconquista de los 10.550 puntos de manera sostenida. Tras una pausa terminaron, no sólo conquistando los 10.610 puntos, sino marcando nuevos máximos diarios en los 10.639 puntos poco después de la apertura de Wall Street.

La furia española salió a escena y se vieron duras cornadas por momentos. Ante la pasividad de sus homólogas europeas y la apertura americana en rojo, el Ibex acabó cediendo algo de terreno para cerrar sesión sobre los 10.613 puntos. El ascenso final fue del +0,25%. Fue el único que acabó con ganancias en nuestro continente. Deja un esbelto martillo de pequeña cabeza verde que supera el doji previo. El Campeador parece que quiere tomar las riendas para conducir al resto hacia la victoria. La zona de resistencia de los 10.550/30 y la parte superior del triángulo ascendente se les va escapando de nuevo a los bajistas. Superar los 10.700 puntos puede ser un mero trámite. La parte complicada se está superando.

Europa quieta como una vela

Todo el continente parece estar muy pendiente del Káiser germano. Si retomará o no la subida libre absoluta por encima de los 9.800 puntos es la pregunta del millón de euros. Tras alcanzar los blindados los 9.772 puntos ayer en apertura, los bajistas intentaron echar abajo la figura doji previa. Se paró exactamente en su mínimo, sobre los 9.732 puntos. A cierre, el Dax quedó plano completamente en los 9.754 puntos. Trazó una pequeña peonza roja en forma de martillo. Sigue la gran clave alemana en la cumbre sin cambios. Al primer obús en forma de sólida y extensa vela alcista, toda Europa puede salir en tromba a rematar al ejército bajista.

También plano y sin perder el doji previo cerró el Emperador europeo en los 3.210 puntos, mínimo descenso del -0,04%. El intento de los osos de perder la figura de incertidumbre y los 3.200 puntos, fue resuelto sin demasiados problemas por sus adversarios. Peonza roja en forma de martillo que deja la situación intacta.

La misma jugada, resultado y vela en el General De Gaulle francés frente al doji previo en resistencias que en su homóloga europea. Cerró en los 3.501 puntos con un limitado descenso del -0,09%. Poco más que añadir para el Cac. Seguimos la espera de la nueva victoria de la legión extranjera que lleva más terreno avanzado que sus homólogas.

No varió tampoco la situación en el Gentleman inglés. Acabó plano con un pequeño ascenso del +0,08% sobre los 6.878 puntos, tras marcar nuevos altos diarios en los 6.880 puntos. Trazó un martillo de cabeza verde que en su caso alerta de un posible Hombre Colgado. Figura potencialmente bajista que viene precedida de un fuerte e ininterrumpido impulso desde los 6.500 puntos, con cinco claras subondas. Si le sumamos además que ha desarrollado casi completamente la proyección mínima del doble suelo entre los 6.500 y los 6.700 puntos, todo indica que las fuerzas de los cuerpos especiales británicos pueden estar agotándose. Es probable que necesiten un descanso antes de atacar los 6.950 puntos. En los 6.800 y 6.700 puntos estarían sus soportes. Entre medias los 6.738 puntos.

Por último, el César italiano continúo con el movimiento consolidativo cediendo un -0,34% hasta los 21.184 puntos. Alcanzó durante la sesión las cercanías de la parte superior del hueco abierto al alza entre los 21.048 y los 20.817 puntos. Mínimos de la sesión en los 21.083 puntos. Trazó una pequeña peonza roja en forma de martillo. Esta zona debería funcionar como primer soporte. Habrá que ver si los osos buscan la parte inferior del gap para cubrirlo completamente o sus adversarios comienzan aquí su contraataque.

Wall Street cede posiciones ligeramente

En los selectivos americanos los alcistas se tomaron un pequeño descanso en la jornada de ayer. Nada preocupante de momento aunque sin olvidar que la tecnología sigue bajo control de los osos. El Nasdaq Composite cedió un -0,72% hasta los 4.100 puntos, alcanzando mínimos en los 4.093 puntos, parte superior de hueco alcista abierto a principio de semana. Ha quedado cubierto. Si los toros no logran frenar a sus enemigos aquí, se verán en los 4.025 puntos, en la parte inferior. Cerrar el hueco sería un señal de impotencia de los alcistas. Importante lo que suceda en estos niveles en el bastión alcista americano. Dibujó una sólida vela con sombra superior.

Los descensos en el Sargento de Hierro fueron del -0,61% hasta los 16.613 puntos. Sólida vela roja tras la pequeña peonza previa que de momento no empaña la ofensiva de los toros, tras marcar nuevos máximos históricos. Todo indica a una pequeña consolidación antes de continuar con el ataque a la resistencia creciente de largo plazo, mientras mantenga los 16.500 puntos. No habrá deterioro en el estricto corto plazo encima de los 16.312/350 puntos en el Dow Jones.

Más limitada fue la caída en el General Custer tras el doji trazado sobre la cota histórica de los 1.900 puntos. El S&P 500 se dejó un +0,47% hasta los 1.888 puntos, dibujando también una sólida vela roja. En su caso no habrá mayor problema en próximas sesiones mientras los 1.880 puntos estén bajo control alcista. En el estricto corto plazo, el soporte de los 1.850/60 puntos debería detener cualquier intento de los osos de hacer daño.

Debido a nuestras obligaciones en el periódico, mañana no podremos publicar el último análisis de la semana. Volvemos el próximo lunes con lo acontecido en el importante cierre semanal. Les deseo anticipadamente un feliz fin de semana y un buen cierre.