Debate elecciones europeas 25M

Cañete y Valenciano, sin ningún punto de acuerdo

Cañete y Valenciano, sin ningún punto de acuerdo
EFE

Visiones totalmente antagónicas en el debate televisado anoche entre el candidato del PP a las elecciones europeas, Miguel Arias Cañete, y la candidata del PSOE, Elena Valenciano.

Cañete ha criticado la herencia recibida por el Gobierno del PP del anterior Ejecutivo de José Luis Rodríguez Zapatero y que, según ha dicho, dejó a España al borde del rescate por parte de la UE, rescate que ha “evitado” el Ejecutivo de Mariano Rajoy.

Valenciano ha negado, sin embargo, que España esté saliendo de la crisis, que el propio Gobierno lo sabe, y ha asegurado que también el Ejecutivo 'popular' está dejando su propia herencia a través de recortes sociales y ajustes. Además, ha hecho una insinuación sobre la existencia de cuentas en Suiza de miembros del PP. “Mire que han viajado ustedes a Suiza y han dejado fondos y Suiza ni está en la UE ni necesita ayuda financiera”, ha dicho, sin que Cañete haya respondido a este asunto.

Cañete y Valenciano han discutido sobre economía en el primer bloque del debate. El candidato popular ha repasado las cifras que resumen que la política socialista “fue un fracaso” y dejó al país “en la UVI”.

"Rescate en condiciones maravillosas"

Los dos candidatos han aprovechado después el inicio del tercer bloque, dedicado a las políticas sectoriales, para rematar un debate que se había introducido con anterioridad: el rescate financiero en España. Valenciano ha criticado que Cañete dijera que fue “maravillloso” y le ha preguntado “cómo puede decir” eso si lo están pagando “todos los españoles, sobre todo los más humildes”.

El exministro ha respondido insistiendo en que fue un rescate “ejemplar” porque había “riesgo de que más de 25 millones de ahorradores” perdieran “todo su patrimonio por culpa” del Gobierno socialista y se consiguió una refinanciación “con el menor coste posible para el contribuyente”. Cañete ha hecho hincapié en quue fue “positivo” que los españoles no perdieran sus ahorros y ha acusado a Valenciano de que habría estado “encantada” si esto hubiera ocurrido.

Los parados de Zapatero

Entre otras cifras, en el bloque inicial Cañete ha hecho hincapié en los 3,5 millones de parados más al final del gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, 1,2 millones de ellos, mujeres. Ha añadido que las Administraciones públicas terminaron sin fondos y sin capacidad de financiarse, gastando 30.000 millones que no tenían; que el sector bancario “había explotado” y necesitaba una inyección de 70.000 euros y el número de parados al terminar la legislatura era de cinco millones.

Para afrontar el problema financiero, Arias Cañete ha asegurado que el Gobierno logró “un crédito en condiciones maravillosas” de la UE, que permitió “salvar los depósitos” de millones de ahorradores “que tenían sus cartillas en los bancos”.

La herencia social dilapidada

Pero Elena Valenciano le ha respondido que también el PSOE dejó una herencia de derechos sociales y de las mujeres que el PP “ha dilapidado” para empezar a generar su propia herencia. “Han destruido empleo y los salarios han bajado, han aumentado la deduda del 70 por ciento del PIB a casi el 100 por cien y el crédito está destrozado. Usted dirá que no hay alternativa, pero no es cierto”, le ha dicho.

La socialista ha asegurado que tampoco las políticas de la UE ayudan a España porque los fondos por ejemplo para empleo juvenil son escasos y ha pedido que asciendan a 21.000 millones. “Proponemos más flexibilidad en aplicación del déficit, que el Banco Central se ocupe del empleo y no solo de la inflación, que haya crédito para pymes y acabar con los paraísos fiscales, pero no les gusta hablar de ellos. Mire que han viajado ustedes a Suiza y han dejado fondos y Suiza ni está en la UE ni necesita ayuda financiera”, ha dicho.

Los deberes, primero en casa

Miguel Arias, que no ha contestado a este comentario de Valenciano, le ha replicado que buena parte de los ministros del Eurogrupo que tomaron esas decisiones que ella critica eran socialistas, 12 de 16, ha precisado, que Joaquín Almunia ha sido comisario en los últimos años y Magdalena Álvarez es miembro del Banco Europeo de Inversiones.

Y ha asegurado que ha sido el Gobierno de Mariano Rajoy el que ha logrado una flexibilización del cumplimiento del déficit para España y 6.000 millones de euros para políticas de empleo juvenil, así como 43.000 millones de fondos de la PAC. “¿Usted no cree que para exigir cambios en políticas comunitarias hay que hacer los deberes primero en casa?”, le ha preguntado.

Hucha de la Seguridad Social

Cañete ha echado en cara a Valenciano que el Ejecutivo de Zapatero decidiese congelar las pensiones y que dejara la hucha de la Seguridad Social “en quiebra”, algo que, según ha apuntado, el PP arregló. “El PSOE siempre que llega al Gobierno deja la Seguridad Social en número rojos (7.700 millones de euros)”, ha enfatizado.

“En dos años y medio han roto la hucha y en 2016 habrán acabado con ella”, le ha respondido enseguida Valenciano, antes de acusar al Ejecutivo de haber “maltratado” en todos los campos a los jóvenes, “a los que ha quitado absolutamente y todo”, sobre todo en materia de educación, donde se han perdido becas y se han subido tasas.

Agricultura, pesca y el IVA cultural

En el capítulo de políticas sectoriales, Cañete ha asegurado que el PP defiende la agricultura y la pesca y ha acusado a los socialistas de no haber luchado por los intereses españoles en la Unión Europea, donde han “perdido” la remolacha, el vino y las cuotas lácteas.

Sin embargo, Valenciano ha respondido blandiendo una carta que el exministro mandó al Grupo Socialista en la Eurocámara agradeciendo su “esfuerzo y colaboración” en las negociaciones de la Política Agraria Común (PAC), una tarea que “siempre” es un “reto” para los Gobiernos españoles. “Le ayudamos”, le ha insistido a su contrincante.

Además, la dirigente socialista ha explicado que su partido va a defender en la próxima legislatura que haya “inversión y una reindustrialización europea”, porque cree que es la única manera de garantizar que España pueda crecer y crear empleo. En cambio, ha acusado al PP de “no creer en la investigación y el desarrollo” y ha puesto como ejemplo la subida del IVA cultural, que hicieron por “sectarismo” y les ha pedido que “rectifiquen”.

También se han enzarzado ambos candidatos en políticas medioambientales. Cañete ha atribuido a los socialistas falta de planificación y ha respondido a las acusaciones de Valenciano asegurando que los Gobiernos del PSOE tuvieron que “pagar por contaminar”, porque no cumplían el protocolo de Kioto.

Por su parte, la candidata socialista ha denunciado que, con el PP en el Gobierno, se ha pasado de la máxima de que “el que contamina, paga” a la de “el que paga puede contaminar”. Valenciano se ha preguntado “para quiénes trabajan” los 'populares y “qué intereses están defendiendo, los de todos los españoles o sólo los de algunos”. “Nosotros queremos defender los intereses colectivos, con ustedes tengo dudas”, ha dicho.

Sin acuerdo tampoco en inmigración

Los candidatos de PP y PSOE han dedicado también unos minutos a hablar de la política de inmigración, un asunto que, para Valenciano supone un “reto enorme”, pero ha lamentado la actuación del Gobierno en los asaltos a las vallas de Ceuta y Melilla.

“Ustedes actuaron de forma lamentable a pesar de que estuvimos dispuestos a colaborar para tener una política de inmigración común para que los países del sur podamos abordar una cuestión que es importantísima”, ha apuntado la aspirante socialista.

Sin embargo, Arias Cañete ha desmentido estas afirmaciones señalando que el PSOE “nunca ha querido” alcanzar un pacto de Estado sobre este asunto. Además, ha defendido la actuación de la Guardia Civil en las fronteras de Ceuta y Melilla, donde su labor es “muy difícil”.

Eso sí, ha reconocido que Europa debe ser “solidaria” y también “responsable” en estos asuntos, por lo que considera que todos los Estados miembros deben “cumplir” y “trabajar por el cumplimiento de sus objetivos” en materia migratoria.

Y se ha mostrado de acuerdo con Valenciano en la necesidad de llevar a cabo políticas que fomenten la “cooperación con los países de origen y tránsito” para evitar que los inmigrantes caigan “en manos de desaprensivos”.