Tribuna

Otra ola del crecimiento del ‘mobile money’

Aunque los operadores de telecomunicaciones en los mercados emergentes fueron los primeros en desarrollar y ofrecer servicios de transferencia de dinero móvil, es en los mercados desarrollados, como España, donde las innovaciones en este tipo de servicios están teniendo un mayor impulso en la actualidad, como consecuencia fundamentalmente de la ampliación de terminales NFC (Near Field Communications), la creciente utilización de billeteras móviles (mobile wallets) y el desarrollo de hardware e innovaciones basadas en plataformas de pago.

El incremento del ritmo de innovación está acelerando de forma progresiva tanto el valor como el volumen de transacciones de pagos móviles a nivel mundial, con un mayor protagonismo de entidades no bancarias, como las operadoras de telecomunicaciones.

Las estadísticas de la GSM Association (GSMA) muestran que los operadores móviles participaron en más del 72% de los desarrollos de este tipo de pagos durante el ejercicio 2012. Este hecho, unido al incremento de la proporción de los pagos móviles gestionados por entidades no bancarias, pone de manifiesto la oportunidad para los operadores de telecomunicaciones.

Aunque la proporción de usuarios de telefonía que utilizan activamente los servicios de pago móvil representa solamente el 7% de los usuarios totales de telefonía móvil a nivel mundial, se espera que el número de usuarios alcance los 450 millones en 2017, y que en 2020 más de la mitad de las transacciones en comercios en Europa se realicen a través del móvil.

Los operadores de telecomunicaciones líderes a nivel mundial están ampliando los portfolios de servicios de dinero móvil a diferentes velocidades. La práctica totalidad de las grandes operadoras tiene servicios de pagos móviles person-to-person (P2P) o person-to-business (P2B), tales como el pago de facturas.

La mayoría han ampliado los servicios anteriores ofreciendo otros servicios, como remesas internacionales y seguros y solo unos cuantos tienen en portfolio servicios de altísimo valor añadido, como servicios de desembolsos de préstamos, servicios de pagos móviles government-to-person (G2P) y oferta de pagos móviles en los puntos de venta.

La nueva directiva de servicios de pago de la Unión Europea ha tenido y está teniendo muy presentes los últimos cambios e innovaciones en los pagos móviles y en los pagos por internet.

Algunas de las propuestas planteadas en la directiva para la reducción de las tasas de intercambio aplicables a las operaciones de pago con tarjeta y para la mejora de la eficiencia en los sistemas de pagos para estimular prestación de servicios de pago transfronterizos tendrán impacto en los modelos de negocio adoptados por los operadores si estos se basan únicamente en el modelo de cobro de una comisión por cada transacción.

Un elemento clave a considerar para evaluar las oportunidades de crecimiento futuras del dinero móvil recae en realizar una adecuada definición de los servicios de pagos móviles y de otros servicios adyacentes, como por ejemplo mobile marketing services (basados en la relación con el cliente) o mobile shopping services (basados en la experiencia de cliente) ya que el universo de estos servicios se está expandiendo de forma muy rápida. Weve, la joint venture de m-commerce creada en Reino Unido por los tres mayores operadores móviles con red, es un ejemplo de ello.

En los países y mercados desarrollados, los desafíos en torno a la política de supervisión y regulación deben centrarse en superar la actual fragmentación de la regulación sobre los pagos móviles, alineando la regulación específica del sector con el marco legislativo en materia de protección de los consumidores, incrementando los niveles de inclusión financiera con regulaciones que favorezcan el desarrollo de los pagos móviles.

A nivel nacional, regulaciones que estimulen el acceso al mercado de nuevos proveedores de pagos deben ser complementadas por iniciativas transfronterizas, como la zona única europea de pagos (SEPA), que equilibren la innovación competitiva en los métodos de pago con la protección de los consumidores y empresas.

Es esencial que los Gobiernos, los reguladores de la industria, los organismos de protección de los consumidores y otros grupos de interés fomenten una regulación integral de los servicios de pagos digitales, buscando el equilibrio entre la competencia sostenible en la banca y los servicios de pago, el conocimiento de las necesidades cambiantes de los clientes y el establecimiento de un marco de juego claro para los nuevos entrantes del sector.

Solo aquellos operadores de telecomunicaciones móviles, pero especialmente aquellos que quieran dar el salto estratégico de convertirse en una telco digital, que inviertan ahora en las capacidades, tecnologías y acuerdos de partnership necesarios, serán capaces de capturar las oportunidades de crecimiento que representan los servicios de pago móvil y otros servicios adyacentes.

Nicolás López Vivas es senior manager del área de telecomunicaciones de EY.