El interés del bono a diez años cae a mínimos históricos

La Bolsa italiana, líder de Europa con un alza del 13,3% en el año

Palacio Mezzanotte, sede de la Bolsa italiana (Milán)
Palacio Mezzanotte, sede de la Bolsa italiana (Milán)

La Bolsa italiana va camino de suceder a la española como la primera de la clase en Europa este 2014. El FTSE MIB de Milán acumula una revalorización del 13,3% en lo que va de año, a la que se suma un ascenso del 16,5% el año pasado y una subida del 7,8% en 2012. La mayor confianza de los inversores en el país, reflejada en el descenso de su prima de riesgo, está detrás de este avance en el parqué transalpino.

El sector financiero destaca por encima del resto y justifica en buena medida la fulgurante ascensión del índice milanés. De los diez valores que más han subido en el FTSE MIB desde que empezó el año, cinco son bancos.Las entidades financieras copan los puestos de las mayores alzas con Banca Popolarede Milano (+54,3%), Monte dei Paschi diSiena (+37,6%) e Intesa San Paolo (+32,8%) al frente. Tan solo se cuela en el podio la eléctrica Enel, que sube un 33,2% en el año.En el quinto puesto se encuentra Unione di Banche Italiane, con un alza del 31,5%, y en la novena posición está Banco Popolare SC, que avanza un 25,2%.

Ayer, UniCredit, el primer banco del país por activos gestionados, anunció que ganó 712 millones de euros hasta marzo.Por primera vez desde 2008, la entidad redujo su morosidad y sus responsables se mostraron convencidos de que la entidad será capaz de superar los test de estrés a la banca europea que se llevará a cabo este año.El valor subió un 1,37% en la sesión de ayer, en la que los bancos fueron los grandes protagonistas del día. Monte dei Paschi diSiena subió un 5,19% y Banco Popolare de Milán, un 1,89%. El índice ascendió un 0,48%.

El momento dulce de la deuda italiana es la principal clave de las subidas bursátiles. El interés del bono italiano a diez años comenzó el ejercicio en el 4,12% y ayer cerró en el 2,97%, cerca de sus mínimos históricos anotados la semana pasada. Ayer el Tesoro italiano colocó 4.500 millones de euros en bonos a un año a un interés del 0,65%, algo por encima de la rentabilidad ofrecida en su anterior subasta, cuando pagó un 0,58%, su nivel más bajo de la historia.

El vínculo entre el sector bancario y el riesgo soberano castigó con fuerza a las entidades financieras italianas durante la crisis.Ahora, la mejoría que experimenta la deuda pública italiana beneficia particularmente a sus bancos. Nicolás López, analista de MG Valores, explica que “la banca italiana estaba muy deprimida y con unas valoraciones muy bajas, así que ahora que cae la prima de riesgo y la situación parece más tranquila vuelve a atraer al inversor”.

Al igual que ocurre conEspaña, las agencias de calificación han mejorado su visión sobre el país transalpino, lo que también ha acompañado la revalorización de su Bolsa.En febrero, Moody’s subió la perspectiva de Italia de negativa a estable con un rating de Baa2. A finales de abril, la agencia Fitch también elevó a estable la perspectiva de Italia, para la que mantiene la nota de BBB+.

Algunos expertos consultados señalan al cambio de Gobierno que se produjo en el país como otro de los acicates para el FTSEMIB.Matteo Renzi, líder del partido socialdemócrata italiano, formó en febrero un nuevo ejecutivo en sustitución del que encabezaba su compañero de partido EnricoLetta. Renzi ha promovido desde entonces un programa de reformas bien acogido por los mercados.

Para José Luis Martínez Campuzano, economista jefe de Citi en España, las razones de la subida del FTSEMIB son las mismas que inspiraron el alza del Ibex desde la segunda mitad del año pasado: “apetito por el euro, expectativas positivas en el entorno político, reformas y una mejora de las expectativas macroeconómicas”. El tiempo dirá, añade con cautela, si ese apetito es o no excesivo.

“La Bolsa italiana se beneficia del cambio de percepción hacia los países de la periferia, que ahora se han convertido casi en destino preferente de los inversores.Estos se fijan en las compañías italianas porque se habían quedado muy atrás durante la crisis y presentan todavía unas valoraciones atractivas”, afirma Jesús de Blas, analista de Crédit Agricole. Este experto destaca el gran peso del sector industrial en el índice italiano, lo que permite “jugar en Bolsa la baza de la recuperación de la demanda interna en aquel país”.

Victoria Torre, analista de Self Bank, afirma que "aunque las medidas adoptadas están mejorando la situación, el paro y el déficit público serán los dos grandes adversarios a batir: En 2012 la deuda pública representaba el 120% del PIB y para 2014 se espera que alcance el 130% y no baje hasta el año 2017".

El FTSE MIB aventaja al resto de índices europeos seguido por el PSI 20 portugués, que sube un 12,4% en lo que va de año.Lejos queda el Ibex (+6,56%). Para Daniel Pingarrón, analista de IGMarkets, la exposición de varios grandes valores del Ibex a los mercados emergentes es una de las razones del peor comportamiento del selectivo español. El caso de Grecia en este ejercicio es peculiar y muy volátil. Su principal índice bursátil, el ASE, llegó a subir un 17% de enero a marzo, pero ahora avanza tan solo un 0,16% desde principios de año.