La petrolera recibe 5.317 millones de dólares por el 51% de YPF

Argentina emite deuda por 4.300 millones para compensar a Repsol

Obtiene un beneficio ajustado de 532 millones, un 1,5% más

Repsol quiere monetizar los bonos argentinos

Buscará nuevas oportunidades en el área OCD

Sede de Repsol. Ampliar foto
Sede de Repsol.

La batalla sobre YPF, ha llegado a su fin después de que el Gobierno de Cristina Fernández haya pagado a Repsol 5.317 millones de dólares en bonos públicos como compensación por la expropiación del 51% de la petrolera argentina hace ahora dos años. El desembolso se ha producido el mismo día en que Repsol ha presentado sus resultados trimestrales, que se han saldado con un beneficio de 807 millones, un 27% más, si bien, el resultado ajustado subió solo un 1,5%, hasta 532 millones.

Para ello, el Gobierno argentino formalizó una emisión de deuda por 6.000 millones de dólares: cuatro bonos en dólares y la colocación de una Letra del Tesoro, como contragarantía, con vencimientos que van desde el 2017 a 2033 y con intereses interés del 7 % al 8,75 %. La deuda no quedará saldada hasta que la petrolera española haya ingresado la totalidad del dinero.

La compañía que preside Antonio Brufau tiene intención de monetizar cuanto antes esos bonos y busca oportunidades de compra de activos o empresas en el área OCDE, que le permitan aumentar su capacidad, crecer y compensar la pérdida de YPF.

En una conferencia de analistas para presentar los resultados trimestrales, el director financiero de la petrolera, Miguel Martínez, ha dicho que no hay prisa, pero que venderán: “No somos un fondo de pensiones y no nos vamos a quedar los bonos para siempre (...) queremos monetizar”, en un plazo máximo de dos años.

La petrolera, que acaba de cerrar también la venta del 11,8% que mantenía de YPF por 1.255 millones de dólares y una plusvalía de 622 millones de dólares, destinará esos fondos a potenciales adquisiciones, para las que tampoco dice tener prisa. “Si vemos una ventana de oportunidad iremos”, señaló Martínez.

Sobre la posibilidad de que estos ingresos se destinen a un dividendo extraordinario, Martínez se limitado a señalar que eso está “en manos del consejo”. El acuerdo de compensación por YPF garantizaba la emisión de deuda soberana argentina por un importe real o de mercado, de acuerdo con una media, de al menos 4.670 millones de dólares, independientemente de su valor nominal.

Para garantizar ese valor, Repsol recibía una cartera inicial de 5.317 millones de dólares de valor nominal con tres tipos de bonos soberanos a los que finalmente se han sumado bonos por otros 317 millones de dólares de una cartera adicional prevista. La cartera tiene un valor de mercado, con precios de hoy de 5.250 millones de dólares.

La petrolera destaca que los resultados hasta marzo han estado marcados “por el descenso de los precios internacionales de crudo, la interrupción de las operaciones en Libia, la depreciación del euro y el mantenimiento de los márgenes de refino”. Por negocios, el resultado de downstream (refino, marketing, GLP y química) subió un 27,8 %, hasta 290 millones de euros, mientras que el de upstream (exploración y producción) cayó un 26,9 %, hasta 255 millones, por la menor actividad en Libia. La producción de hidrocarburos alcanzó los 342.000 barriles equivalentes de petróleo al día (bep/d), un 5% menos.

A 31 de marzo, la deuda neta de Repsol asciende a 4.722 millones, un 12% por debajo de diciembre.

 

Abierta al entendimiento con Pemex

Repsol está “completamente abierta” a mejorar sus relaciones con Pemex, que tiene una participación del 9,3 %, y el nuevo consejero delegado de la petrolera, Josu Jon Imaz, trabajará en ello. Así lo aseguró ayer el director financiero de Repsol, Miguel Martínez, ante los analistas, quien añadió que las relaciones sus accionistas de referencia (La Caixa, Sacyr y Temasek) son “perfectas” y que están totalmente abiertos a colaborar con la mexicana y a llegar a acuerdos sobre las cosas que no están funcionando tan bien.

Una de las “tareas” del nuevo consejero delegado, añadió, es mejorar esas relaciones. Martínez también señaló que tras dos años muy marcados por la expropiación de YPF, el consejo creyó que ahora era en un buen momento para el nombramiento de Josu Jon Imaz. Respecto a una eventual venta de su participada Gas Natural Fenosa, el director financiero de Repsol insistió en que es un activo con el que están contentos y que solo se planteará una operación si encuentran una opción mejor.