Tendrá dos años para el canje

Repsol empezará a cobrar esta semana los bonos por 5.000 millones de dólares por YPF

Logo de Repsol en una gasolinera
Logo de Repsol en una gasolinera

Repsol recibirá a partir de la semana entrante los bonos argentinos por 5.000 millones de dólares en concepto de indemnización por la expropiación hace dos años de un 51% de YPF, indicaron a Europa Press en fuentes del sector.

 

La fecha de referencia para que Repsol reciba los bonos es este miércoles, 7 de mayo, momento a partir del cual dispondrá de flexibilidad para monetizar estos valores o disfrutar de los intereses que le generen. La compañía se ha dado dos años para el canje de estos instrumentos.

En concreto, la compañía española recibirá esta semana tres bloques de bonos, uno de 500 millones con cupón del 7% y vencimiento en tres años, otro de 3.250 millones con cupón del 8,75% y vencimiento en diez años, y un tercero por 1.250 millones con cupón del 8,28% y vencimiento en 19 años.

Además de estos tres bloques, Repsol ha logrado una garantía adicional por importe máximo de 1.000 millones de euros consistente en tres bonos adicionales por valor de 400, 300 y 300 millones de euros y cupones del 7%, 7% y 8,75%, respectivamente.

La entrega de estos instrumentos adicionales se realizará de forma que el valor total de mercado de los bonos de Repsol sea de un mínimo de 4.670 millones de euros y un máximo de 6.000 millones. Esta garantía permite a la compañía cubrirse de los riesgos asociados a la deuda argentina.

La llegada de estos bonos se produce después de que tanto el consejo de administración de Repsol como el Congreso argentino aprobasen el acuerdo acerca de la compensación por YPF. El arreglo ya ha aparecido en los boletines del Estado argentino y superado la junta general de accionistas de la petrolera argentina.

Otra de las consecuencias del acuerdo es la retirada de los distintos litigios entre las partes. Solo la petrolera español desistirá de 28 pleitos planteados ante tribunales argentinos, estadounidenses, españoles e internacionales.

Este aligeramiento de la presión judicial permitirá al Gobierno argentino mejorar su acceso al crédito internacional y favorecer la llegada de capital extranjero.