La morosidad baja al 14,3%

Popular gana un 39,5% menos pero bate las previsiones

Ángel Ron, en la junta de accionistas del año pasado.
Ángel Ron, en la junta de accionistas del año pasado.

La entidad presidida por Ángel Ron ha ganado 63 millones de euros, frente a los más de 104 del año pasado. Los menores resultados por venta de activos han impedido que la mejora del 17,5% en el margen de explotación se traslade a beneficio neto. La cifra de 63 millones, de todos modos, está por encima de los 46 millones que esperaban los analistas, según Bloomberg. 

En cualquier caso, el negocio bancario típico sigue sin marchar, tampoco en Popular. El margen de intereses, lo que saca el banco por la diferencia entre el interés al que pide prestado y al que presta, cae el 6% interanual. Y, como sucede en la mayor parte de las entidades, este capítulo se compensa con la venta de cartera: Popular ha ganado 203 millones operando en los mercados, epígrafe en el que se incluyen las ventas de deuda pública comprada a precio de saldo en la peor parte de la crisis.

Estos 203 millones permiten la subida del margen de explotación. La firma ha podido reducirlas provisiones y los deterioros de activos respecto al mismo periodo del año pasado, aunque aun así estos apartados restan 380 millones al resultado. Y el no disponer de los 194 millones de resultado extraordinario por venta de activos lleva al descenso del 39,5% en el resultado neto.

En cuanto a la morosidad, el año pasado a estas alturas estaba por debajo del 10%; hoy está en el 14,3%. La buena noticia es que en el primer trimestre del año, respecto al último del pasado ejercicio, la tasa de morosidad baja siete puntos básicos. El banco explica que la mora inmobiliaria está en el 55% mientras está en el 7,43% para el resto de la cartera crediticia del bano. El ratio de capital de la entidad alcanza el 10,28%, incluyendo la conversión prevista de 765 millones de bonos antes de que entren en vigor los criterios de Basilea III.

En cuanto al crédito, se reduce el 4,4% interanual pero repunta ligeramente desde diciembre. Los depósitos crecen con fuerza, un 6,8%, siguendo el patrón de todo el sector de reducir la dependencia de la finanaciación mayorista.