Tras conocerse los resultados de los test de estrés

El BCE dará a los bancos entre seis y nueve meses para cubrir sus necesidades de capital

El BCE informó hoy de que los bancos deberán aumentar el capital que les falte, tras la revisión de la calidad de los activos o tras el escenario base de la prueba de resistencia con instrumentos de capital de máxima calidad (Common Equity Tier 1), que garantizan la capacidad de absorber pérdidas.

Los bancos podrán cubrir el capital que les falte en el escenario adverso de la prueba de resistencia de otra forma, pero el uso de instrumentos de capital convertibles será limitado.

El uso de instrumentos de capital adicionales está limitado al 1 % de los activos ponderados por riesgo para promover el uso de instrumentos de mayor calidad.

La Autoridad Bancaria Europea (EBA, por sus siglas en inglés) publicó hoy los escenarios económicos y financieros que deberán afrontar los bancos europeos en la prueba de resistencia.

El BCE publicará en octubre los resultados de la revisión de la calidad de los activos junto con los resultados de la prueba de resistencia, que realizará junto con EBA.

El BCE añade que ha colaborado estrechamente con EBA en la elaboración de la metodología de la prueba de resistencia y con el Consejo de Europeo de Riesgo Sistémico, que produjo el escenario adverso.

La Comisión Europea fue la encargada de producir el escenario base de la prueba de resistencia.

El BCE espera que los bancos cubran en un periodo de seis meses el capital que les falta tras la revisión de la calidad de los activos y en el escenario base de la prueba de resistencia y en nueve meses el capital que falte en el escenario adverso.

El vicepresidente del BCE, Vítor Constancio, dijo que “en anticipación a cualquier déficit, los bancos deberían comenzar a considerar qué fuentes privadas de capital podrían incrementarse como resultado de este ejercicio y planificar de forma adecuada”.

Los planes de capital que tendrán que presentar los bancos pueden incluir una retención de ganancias, pagos de gratificaciones menores, nuevas emisiones de acciones ordinarias y ventas de activos seleccionadas a precio de mercado.

La presidenta del Mecanismo de Supervisión Único (MSU), Daniele Nouy, dijo que “continúa la intensa actividad de la revisión de la calidad de los activos y ahora marcha en paralelo con el ejercicio de prueba de resistencia, en el que participan unos 6.000 supervisores y auditores”.

Las revisiones de las garantías, provisiones y exposiciones ya han comenzado y se completarán a finales de verano, según Nouy.

Los resultados de la revisión de la calidad de los activos se incorporarán en los resultados de la prueba de resistencia.

El ejercicio de evaluación a 128 bancos europeos se compone de una valoración de riesgo, un análisis de la calidad de los activos y una prueba de resistencia.

El BCE asumirá las funciones de supervisión unificada de los mayores bancos de la zona del euro a partir del próximo 4 de noviembre.