El miércoles retoman las conversaciones con la empresa

Los trabajadores de Sniace salen del encierro con la esperanza de un acuerdo

El Presidente de Cantabria, Ignacio Diego (c) saluda a Perez Portilla (d) durante la visita a los trabajadores de Sniace.
El Presidente de Cantabria, Ignacio Diego (c) saluda a Perez Portilla (d) durante la visita a los trabajadores de Sniace.

Los trabajadores de Sniace han salido hoy de la fábrica de Torrelavega tras diez días de encierro, al que han puesto fin con la esperanza de que el diálogo con la empresa que retomarán este miércoles tenga “buen resultado” y se pueda alcanzar un acuerdo sobre el futuro de la plantilla, ahora despedida.

Así lo ha señalado a Efe el secretario del comité de empresa, Antonio Pérez Portilla, quien cree que la plantilla ha ganado una “batalla” con esta protesta, tras conseguir el aplazamiento del juicio en la Audiencia Nacional sobre el despido de los 533 trabajadores de la plantilla y de que los administradores concursales les hayan permitido tratar de llegar a un pacto con la dirección.

Los doscientos trabajadores que han participado en el encierro han salido de la fábrica a las 12.00 horas, arropados por sus familiares y vecinos de Torrelavega que han acudido a la factoría para darles su apoyo.

El comité, que ha salido en manifestación desde el lugar donde se ha desarrollado el encierro, en la parte superior de la fábrica, hasta la puerta principal del recinto, les ha agradecido su respaldo en esta protesta y en las más de 80 manifestaciones que han secundado los trabajadores en los últimos 17 meses.

Según Pérez Portilla, los trabajadores han abandonado el encierro “con el ánimo elevado” porque han conseguido el aplazamiento del juicio y retomar las conversaciones con la empresa pero, han advertido, de que aún les queda “un largo peregrinaje”.

Juicio aplazado

Así, ha recordado que el juicio para dirimir el recurso que ha presentado la dirección para ratificar la procedencia del despido de los 533 trabajadores de la plantilla “no está retirado” sino que ha sido aplazado al 3 de julio.

El objetivo es conseguir antes un pacto que ligue de nuevo a la plantilla a la empresa y permita las jubilaciones que proponen. “Ahora estamos despedidos, la plantilla desligada de la empresa y sin posibilidad de hacer ningún tipo de jubilación”, ha apostillado.

“Hoy ha sido una batalla pero la lucha continúa y a ver si lo logramos porque la situación es dramática, a la gente se le está acabando el paro y la perspectiva de reabrir la fábrica no está consolidada”, ha añadido.

También ha señalado que hay otros problemas para “arreglar el futuro de Sniace” que no dependen de la plantilla como la reforma energética y el concurso de acreedores.