El consejero delegado de Endesa, entre los candidatos a sustituirle

El Gobierno italiano decide esta semana el relevo de Conti al frente de Enel

En las quinielas figuran con Brentan, Starace y Ferraris

Sus defensores consideran que es de los candidatos el que mejor conoce el grupo

Fulvio Conti, consejero delegado de Enel y Andrea Brentan, consejero delegado de Endesa, en la junta de la eléctrica española del año pasado.
Fulvio Conti, consejero delegado de Enel y Andrea Brentan, consejero delegado de Endesa, en la junta de la eléctrica española del año pasado.

Todo está dispuesto para que el Gobierno de Matteo Renzi dé a conocer la renovación de los consejos de administración de casi todas las compañías controladas por el Estado, cuyos mandatos tienen una duración de tres años, y, con ella, la de sus máximos ejecutivos. Se trata de la petrolera ENI; de la energética Enel; del operador de las redes eléctricas, Terna; Finmeccanica y Poste Italiane, cuyas juntas de accionistas están convocadas para mayo.

Según la norma italiana, el Gobierno debe dar a conocer los cambios como máximo 25 días antes de que se celebren las asambleas, por lo que el primer relevo el de ENI, a cuyo frente está Paolo Scaroni, debe ser comunicado antes del 13 de abril. Según coinciden la prensa italiana y fuentes empresariales, Renzi los desvelará todos este fin de semana.

Todo apunta, al hilo de las declaraciones del primer ministro, que el Ejecutivo italiano estaría buscando un perfil “joven, con un curriculum brillante, perfil internacional” y poco contaminado. Sin embargo, en el caso de las multinacionales energéticas, como ENI o Enel, los analistas aconsejan una continuidad en la gestión (al menos durtante un año, según algunas firmas)para evitar una ruptura brusco de la estrategia de compañías, que como Enel, están presentes en 40 países, y tiene el 70% de su capital en manos de inversores privados, sobre todo internacionales.

Su consejero delegado, Fulvio Conti, (1947) que cumple ahora tres mandatos, tiene en su haber la adquisición, en medio de un complejo proceso de opas, de la primera eléctrica española, Endesa. Los medios italianos otorgan a Conti pocas posibilidades de cotinuar en su puesto, si bien, los últimos rumores apuntan a que podría continuar como presidente, aunque para ocupar este cargo no ejecutivo debe contar con el respaldo de los consejeros independientes, lo que tiene poca justificación desde la óptica del buen gobierno corporativo.

Sea como fuere, Roma es un hervidero de nombres que suenan como sustitutos de los actuales ejecutivos de las citadas empresas públicas. En la quiniela para consejero delegado de Enel figuran tres hombres de la casa, en línea con las recomendaciones de los inversores: Francesco Starace, actual consejero delegado de Enel Green Power; Luigi Ferraris, director financiero del grupo, y el de Andrea Brentan, consejero delegado de la filial Endesa.

Aunque ninguno encaja en el supuesto relevo generacional de los directivos que persigue Renzi, la prensa italiana se aferra a estos tres directivos. Ferraris, según ciertos medios, representaría la continuidad de Conti;Starace la discontinuidad y Brentan contaría con la ventaja de "no estar contaminado", al estar lejos de la metrópoli.

Brentan es la esperanza blanca para quienes aspiran a hacer valer el peso de la eléctrica española en el grupo, al que que aporta el 40% del ebitda y casi todos sus activos latinoamericanos;a los que aspiran a preservar una cierta autonomía o, en su defecto, a que una futura integración se realice ordenadamente.

Según sus defensores, su carácter multifacético y su conocimiento global del grupo le avalan. El consejero delegado de Endesa ha sabido aprovechar el mejor entorno latinoamericano; ha aplicado una rigurosa optimización de costes y, sobre todo, ha sabido bregar en el duro entorno de la reforma eléctrica del Gobierno de Mariano Rajoy.