Envía cartas de bajas forzosas a 235 trabajadores

Coca-Cola cumple su amenaza y cierra Fuenlabrada despidiendo a toda la plantilla

Coca Cola Fuenlabrada

Coca Cola Iberian Partners, la embotelladora de Coca-Cola en España, materializó ayer el cierre de la planta de Fuenlabrada en Madrid. La compañía, según ha anunciado el sindicato Comisiones Obreras, ha enviado hoy las cartas con los finiquitos comunicando a los trabajadores su despido forzoso

La carta la han recibido 235 trabajadores del área de producción de la planta de Fuenlabrada que no se habían adscrito a las medidas voluntarias contempladas en el ERE, según fuentes de la empresa este grupo de trabajadores se irán con una indemnización de 33 días por año trabajado y cobrarán de media algo más de cien mil euros. El resto, hasta los 1.190 previstos, es decir  950 trabajadores están ya asignados a alguna de las tres opciones voluntarias del ERE; recolocación, baja voluntaria o prejubilación. Según la empresa en la actualidad faltan menos de 100 solicitudes por contestar de las 1.700 recibidas y a partir del próximo día 5 de mayo está previsto comenzar con las  recolocaciones.

De acuerdo con Coca Cola Iberian Partners, los 235 despedidos "son una minoría dentro del propio centro, sus compañeros se apuntaron a las medidas ofrecidas por la empresa. Ésta minoría ha rechazado cualquier vía de negociación, rechazando así la oportunidad de mantener su empleo en otro centro.

Por su parte Comisiones Obreras asegura en una nota de prensa que "hemos sido claros y coherentes desde un principio: una empresa multinacional con enormes beneficios no puede nunca, pero menos en este momento con casi seis millones de parados en nuestro país,presentar un despido colectivo, alegando que por la fusión de siete empresas hay duplicidades y necesita organizarse mejor. Coca-Cola no entiende que la sociedad exige reciprocidad, en el sentido de que los ingentes beneficios que se lleva gracias al gran consumo, deben compensarse en cantidad y calidad del empleo siempre, pero ahora más que nunca"

La nota continua que Comisiones Obreras "siempre hemos defendido una negociación y acuerdo, sin cierres ni despidos forzosos. En las embotelladoras de Coca-Cola siempre ha habido reestructuraciones, pero se ha hecho de otra manera, nunca bajo la imposición de un ERE no pactado. Por ello, desde CCOO rechazamos, y nos oponemos a los despidos colectivos forzosos que está ejecutando Coca- Cola Iberian Partners en el día de hoy, el mayor volumen de ellos en la empresa Casbega y dentro de la misma en el centro de producción de Fuenlabrada"

El sindicato explica que "es más que evidente que esta medida no favorece a la resolución del conflicto, más bien al contrario. Así pues, desde hoy, CCOO nos planteamos otro reto, la opción de readmisión de todos los trabajadores que han despedido forzosamente y que tan solo pretenden conservar su puesto de trabajo y su planta de producción en una empresa que va más que bien".

Por todo ello, "desde CCOO seguiremos con el conflicto y la demanda para la nulidad del ERE, hasta que consigamos un Plan Industrial, de Empleo y Social, sin imposiciones de cierres y despidos forzosos".

Méndez asegura que la lucha continúa en los tribunales

El secretario general de UGT, Cándido Méndez, ha advertido hoy a la “muy poderosa” multinacional Coca Cola de que la “lucha” continuará en los tribunales y en la calle “con la movilización”, tras conocerse el cierre de la planta de Fuenlabrada (Madrid) y la comunicación por carta de más de 200 despidos.

Méndez, que ha inaugurado hoy en Ávila la VII Escuela Sindical de FETE-UGT, ha asegurado que tanto la embotelladora de Coca-Cola -Coca Cola Iberian Partners- como la casa matriz han planteado “una estrategia” consistente en “maximizar beneficios”, algo que, a su juicio, “no es comprensible”.

El líder sindical no entiende esa práctica por parte de una empresa que es “muy rentable” manteniendo todos los puestos de trabajo que “tiene en estos momentos”.

“Aquí la lucha va a seguir en los tribunales y evidentemente en la calle con la movilización”, ha advertido Méndez, quien considera que “la empresa se equivocaría si piensa que ya ha alcanzado sus objetivos”.

“Que no lo crea”, ha sostenido al respecto, antes de decir que tanto trabajadores como sindicatos seguirán exigiendo “un cambio en la estrategia de la empresa”, mientras puntualiza que también está “abierta la vía judicial”.

Respecto al hecho de que la Audiencia Nacional haya declarado nulo el ERE presentado por la empresa pública Tragsa, decretando la readmisión de los trabajadores, Méndez considera necesaria una “profunda reflexión” de la dirección de la empresa y de la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI).

A su juicio, “es el momento” en el que la SEPI “debe indicarle a Tragsa que tiene que llegar a un acuerdo para mantener los puestos de trabajo y respetar las condiciones de trabajo de los empleados”.