En trámite en el Senado

El cigarrillo electrónico propone al Gobierno un sistema de licencias

El cigarrillo electrónico propone al Gobierno un sistema de licencias

El vicepresidente de ANCE, Alejandro Rodríguez, argumenta que es necesaria una regulación, ya que actualmente el producto se comercializa en todo tipo de establecimientos (papelerías, verdulerías, pescaderías, etc.), pero debería ser vendido en tiendas especializadas cumpliendo unos criterios de control, formación y adecuación. Según Rodríguez, el e-cigarrillo produce “mayores beneficios que perjuicios para los usuarios y la economía”. Por este motivo, ANCE solicita una negociación al Gobierno –en la que deberían intervenir también los estanqueros y los grandes distribuidores–, al igual que se compromete en explicar su comercialización a los vendedores y su uso a los consumidores.

Por su parte, el fundador y responsable de la patronal global Tveca (Tobacco vapor electronic cigarette association), Ray Story, insistió en que el cigarrillo electrónico no es un producto terapéutico ni farmacológico y que, según un estudio del Centro de Control de Enfermedades de Atlanta (EE UU), es 14.000 veces menos dañino que el tabaco tradicional. Story añadió que la nicotina, presente en ambos tipos, “es adictiva pero no tiene por qué ser perjudicial, al igual que sucede con la cafeína” y, por ello, se mostró favorable a una regulación lógica y responsable, que permita al sector “el derecho de proporcionar a los fumadores una alternativa menos dañina”.

Rodríguez aclara que este producto es apto solo para personas que sean fumadoras y mayores de 18 años. Por tanto, sería necesario verificar la edad de los compradores, al igual que ocurre con el tabaco tradicional, tanto si lo adquieren online como de forma presencial.

El vicepresidente de ANCE indicó tener acceso a informes médicos que contradicen a la Organización Mundial de la Salud en su idea de que el e-cigarrillo es perjudicial: “Respetamos esas opiniones, pero creemos que no tienen fundamento científico”. Por ejemplo, la Sociedad Europea de Cardiología y el Instituto Nacional de Salud estadounidense han realizado estudios en los que concluyen que el cigarrillo electrónico no perjudica el sistema cardiovascular.

Algunos estudios apuntan que es 14.000 veces menos dañino que el tabaco tradicional

Al ser preguntado por el caso de una persona a la que se le diagnosticó neumonía en La Coruña la semana pasada, Rodríguez mantiene que “se desconoce qué tipo de producto fumó o qué predisposición genética tenía esta persona a la enfermedad”. Añadió que la opinión pública no debería tener en cuenta un caso anecdótico “cuando miles de personas han elegido esta alternativa y se encuentran mejor de salud gracias a ella”. Para reforzar esta idea, el vicepresidente de ANCE usó como argumento que “no se puede concluir que los cuchillos son malos si una persona se clava uno”.

En esta misma línea, Story declaró en que la afección de esa persona no puede ser atribuida a los cigarrillos electrónicos y podría haber sido contraída debido a la ingesta de plátanos. Además, el responsable de Tveca afirmó que no se ha producido ningún incidente entre los 500 millones de personas que vapean desde 2006 y que “no hay que prohibir todos los coches si una persona fallece en una carrera automovilística”.

El sector del e-cigarrillo genera en España 24,6 millones de euros al año, y está compuesto por 500 empresas, que suponen 3.000 puestos de trabajo directos y 4.000 indirectos. Se calcula que hay 800.000 personas que consumen este producto en el país.

Opiniones dispares
No obstante, el presidente de la Organización médica colegial (OMC), Juan José Rodríguez Sendín, señaló ayer mismo que la regulación del cigarrillo electrónico que se está tramitando en el Senado es un “esperpento” ya que, según indicó, la nicotina es una de las drogas más adictivas que existen.