Breakingviews

Un bocado mayor para los banqueros

La Gran Manzana sigue siendo el lugar privilegiado para los bonus de los banqueros. Esta, al menos, es una de las conclusiones que pueden extraerse de la última memoria anual sobre los sueldos de Wall Street, realizada por el interventor del Estado de Nueva York, Thomas DiNapoli. Sus estadísticas revelan que, en 2013, los neoyorquinos que trabajaban en las finanzas se llevaron a casa una remuneración media un 15% mayor basada en incentivos que el año anterior.

Los beneficios anuales de las firmas financieras publicados en enero cuentan una historia diferente. El salario total y los beneficios de Goldman Sachs y en la banca de inversión de JPMorgan y Morgan Stanley se redujeron, de hecho, entre un 2,2% y un 4,2%. Y el propio DiNapoli señala que las operaciones de los corredores de bolsa en las firmas de la bolsa de Nueva York –su medida tradicional de la salud de la industria de valores– sufrieron una caída del 30% en sus ganancias.

¿Qué pasa? En primer lugar, las medias tienen la costumbre de ser engañosas. Después de todo, los ejecutivos de Wall Street parecen inmunes a la relativa parsimonia que sus instituciones están demostrando. El jefe de Morgan Stanley, James Gorman, por ejemplo, obtuvo 4,9 millones dólares en acciones en 2013, un 88% más que el año anterior y dobló su sueldo que alcanzó los 1,5 millones de dólares. El jefe de JPMorgan, Jamie Dimon, por su parte, recibió un aumento del 73% en la nómina, llegando a 20 millones de dólares, a pesar de que el banco tuvo que pagar miles de millones en multas.

Los ejecutivos de Wall Street parecen inmunes a la relativa parsimonia de sus instituciones

En segundo lugar, el verdadero sustento de las arcas del Estado y de la ciudad de Nueva York proviene de bonus anteriores que habían sido aplazados para un máximo de cuatro años. DiNapoli calcula que estas antiguas primas representan gran parte del aumento del 44% en los últimos dos años en el fondo de bonificaciones disponibles para los banqueros de Nueva York. Este es ahora de casi 27.000 millones de dólares y sitúa el incentivo medio para 2013 en 164.530 dólares, el mayor desde 2007 .

Por supuesto, puede que los tipos de Wall Street no confíen mucho en que los resultados anteriores rellenen su salario actual. Pero un salto es un salto.