ICSA publica un estudio en base a 30.000 casos

El valor de formarse: un licenciado cobra un 86% más que un trabajador sin estudios

Un posgraduado gana 2,6 veces más que un trabajador poco cualificado

Las diferencias se acentúan a partir de los 50 años

Las diferencias retributivas entre los empleados con más y menos estudios siguen ensanchándose. Desde 2007 hasta 2013 han aumentado un 75%, según un informe elaborado por la Universidad La Salle y la consultora de recursos humanos ICSA que se hará público hoy. Así, quienes nunca pasaron por la universidad cobraban en 2007 un 49% menos que los titulados, una diferencia que en 2013 se situaba ya en el 86%.

El trabajo se ha desarrollado en base a las respuestas de 30.000 personas empleadas a agosto de 2013. Estas debieron rellenar un formulario, disponible en la página web www.cuantomepagan.com, que pregunta, además de por la retribución y formación, por cuestiones como la categoría, sexo, edad, antigüedad, sector de actividad, facturación de la compañía o ubicación geográfica.

Las cifras demuestran hasta qué punto se acentúan las diferencias a medida que el empleado se hace mayor. Así, entre los 24 y los 30 años los emolumentos medios oscilan entre los 18.000 y 26.000 euros brutos anuales, mientras que a partir de los 50 un perfil poco cualificado (FP o ciclo formativo de grado superior) cobrará unos 38.500 euros, contra los 99.700 (2,6 veces más) que percibirán quienes hayan cursado un máster o posgrado.

El valor de formarse: un licenciado cobra un 86% más que un trabajador sin estudios

El gap ha aumentado sensiblemente en los últimos seis años, especialmente para los mejor formados. Haciendo una simulación de cuánto cobrará un empleado que trabaje desde los 24 a los 65 años a precios constantes a 2013, quienes cuentan con estudios de tercer ciclo pueden aspirar a amasar 2,8 millones de euros a lo largo de su carrera, 1,6 más que los peor cualificados y un 23% más que hace seis años.

“Se constata que el impacto de la formación en el salario cada vez es más significativo”, asegura Ernesto Poveda, presidente de ICSA y autor del informe. “Ya no tiene sentido formarse solo al principio de nuestra vida”, añade Jordi Mollá, profesor de La Salle.

Los directivos sin títulos, entre los más penalizados

La primera pregunta que se le hizo a los 30.000 encuestados para el estudio es si se encuadran como empleados/operarios, mandos intermedios o directivos. Tras cruzar esa información con su nivel de estudios y su salario, llama la atención una cuestión: los directivos no universitarios son los únicos que han empeorado su salario en 2013 respecto a 2007 (62.828 euros anuales brutos, 1.000 menos).

Por contra, los mejor formados (posgraduados) que ostentan una posición de responsabilidad cobran 12.000 euros más ahora (85.699) que hace seis años. Y aumentan su presencia (del 39% al 43%) en el total de directivos incluidos en la muestra.