Entrevista con Antonio Peris, presidente de Sedigás

“La crisis de Ucrania pone en valor las interconexiones de gas”

Antonio Peris, presidente de Sedigás.
Antonio Peris, presidente de Sedigás.

Antonio Peris (Barcelona, 1956) lleva dos décadas desempeñando cargos de responsabilidad en Gas Natural Fenosa. Desde su experiencia, alerta sobre la futura reforma del gas anunciada por el gobierno; critica algunos aspectos de la reforma eléctrica y apuesta por las interconexiones.

 Sobre la primera cuestión, asegura que no hay, como tal, ningún proceso abierto e insiste en que el de la electricidad y el gas son dos sectores “muy distintos” y que bajo esta premisa se debería abordar la reforma. El gas es un mercado en expansión, “el doméstico, incluso en los años de la crisis económica ha crecido, hasta 100.000 puntos de suministro netos al año, y, por tanto, tiene recorrido”, en palabras de Peris.

Además, añade, “no hacen falta nuevas infraestructuras y no es un sector de riesgo”. Eso sí, hay que resolver el déficit de tarifa que se ha generado en los últimos años, “aunque hablamos de magnitudes muy diferentes a las de la electricidad”. En el caso de la actividad gasística, ha aumentado mucho la comercialización y hay nuevos actores, lo cual es una ventaja”.

“No obstante -indica-, la demanda agregada de gas cae año tras año (un 8% en 2013), debido fundamentalmente a la infrautilización de los ciclos combinados que, el año pasado se situaron en una utilización media del 13%, después de que el consumo de gas para producción eléctrica cayera un 33%”. La convencional (domésticos y resto) se mantiene.

“Cuesta mucho mantener un diálogo fructífero con Francia para abordar la interconexión del Midcat por Figueras”

Pero la cuestión de mayor actualidad es el potencial de crecimiento internacional del sector. Desde la primera crisis ruso-ucraniana de enero de 2006 y, muy especilamente, con la de enero de 2009 en que Rusia llegó a cortar la llave, la Unión Europea ha tomado medidas cada vez más exigentes para garantizar la seguridad de suministro. Ahora todos los flujos que se proyectan son obligatoriamente bidireccionales entre países; se exige el llenado total de los almacenamientos subterráneos en invierno y se fomentan las interconexiones entre Estados.

Aunque en su posición belicista, “Rusia no ha declarado en ningún momento que vaya a subir más el precio del gas a Ucrania ni que vaya a restringir el suministro a este país, la situación crea incertidumbre y plantea interrogantes, pues se trata de un territorio muy importante de tránsito”, comenta el presidente de Sedigas. En este punto recalca que el conflicto “pone en valor la seguridad de suministro a través de las interconexiones”, especialmente de sur a norte: “la seriedad de Argelia es conocida”, subraya Peris.

España cuenta con 5,2 bcm (mil millones de metros cúbicos) de capacidad de transporte con Francia en las dos direcciones, que en dos años llegará hasta los 7 bcm y se suman a las que ya tiene en una sola dirección al país vecino. El pasado mes de octubre, la Comisión Europea aprobó una lista con 250 infraestructuras prioritarias (una especie de planificación o recomendación de infraestructuras por áreas). En el caso de España, una eléctrica y dos de gas: el gasoducto con  Francia por Le Perthus (el llamado Midcat con 7 bcm) y otro con Portugal. Unas interconexiones que supuso un duro trabajo de coordinación entre las autoridades españolas, los parlamentarios y las empresas.

“La electricidad y el gas son dos sectores muy distintos” y bajo esta premisa “hay que abordar la nueva reforma”

Antonio Peris recuerda que desde España ya están hechas las infraestructuras, solo faltaría el gasoducto por el Mediterráneo, un proyecto que llega ya a Figueras. Sin embargo, “Francia no tiene ningún proyecto en marcha en este sentido”, aunque está en la lista de infraestructuras estratégicas. España ocupa la primera posición como destino de gas natural licuado (GNL) hacia Europa, con un 30% del total.

En Francia hay un solo operador y estatal, GDF Suezl. El presidente de Sedigás se lamenta de que “cuesta mucho lograr diálogos productivos [con los franceses] y no los vemos por la labor de fomentar esa interconexión por Cataluña.

 

"El Medgaz está al 70% de su capacidad"

España tiene una gran capacidad para transportar gas natural a Europa gracias a los dos gasoductos que unen Argelia con la península: el del Magreb, que recorre territorio marroquí y conecta con Huelva y el más reciente del Medgaz, que entra directamente desde Argelia a Almería y tiene una capacidad de 8 bcm.

Aunque en los primeros momentos tras su puesta en marcha en 2011, este gasoducto estuvo poco utilizado, la situación se ha invertido. Según Antonio Peris, presidente de Sedigas, “su utilización es muy alta, del 70%, debido a la gran demanda de gas de los países asiáticos, hasta 6 bcm”  (desde el accidente de Fukushima en Japón). “Cuando veníamos de una proporción de 70 a 30 entre el gas por tubo y el GNL, en estos momentos, estamos un 50-50”.

Aunque la energía no se había considerado una prioridad, esto ha cambiado. “En Europa central ven que no hay mercado único de la energía y que hay muchas barreras de procedimiento y problemas de competencia” y se etá trabajando para lograrlo”, indica.

España recibe gas de 11 países y cuenta con siete plantas regasificadoras y seis conexiones internacionales. Europa, donde Rusia es el principal abastecedor externo, tienen una gran dependencia del tubo: solo un 14% es GNL.