Temor en el mercado a subidas del precio de la energía

La crisis ucrania enciende la alerta en el mercado del gas

Vladimir Putin, presidente de Rusia, en una rueda de prensa celebrada hoy en Moscú
Vladimir Putin, presidente de Rusia, en una rueda de prensa celebrada hoy en Moscú

La crisis política y militar en Crimea, que hoy parece rebajar algunos grados su tensión tras una intervención pública de Putin, presenta su derivada en el terreno económico con el gas natural como principal foco de inquietud. Preocupa el aumento de su precio así como la posible réplica del petróleo si la situación se descontrola.

Una demostración del vínculo entre la política y la economía en este conflicto con el gas como pieza clave ha llegafo hoy de la mano de la gasística Gazprom. Su presidente, Alexei Miller, ha anunciado tras reunirse con el primer ministro ruso, Dmitri Medvédev, que dejará de vender gas a precio reducido a Ucrania.

El presidente del gigante gasístico ha dicho que Ucrania ha pagado hasta ahora menos del 50% de su deuda con Gazprom y que sigue debiendo 1.529 millones de dólares (unos 1.113 millones de euros) al consorcio. La deuda total con Rusia por el suministro de gas asciende a los 2.000 millones de dólares. Horas después de estas presiones, Estados Unidos ha anunciado una ayuda de 1.000 millones de dólares a Ucrania para energía el día que su secretario de Estado, John Kerry, ha iniciado un viaje a Kiev.

Este conflicto llega con Ucrania al borde del colapso, ya que el país necesita un apoyo financiero de 35.000 millones de dólares. Responsables delFMI han visitado hoy Ucrania para negociar un programa de ayuda con las nuevas autoridades del país. Zsolt Papp, economista especializado en mercados y renta fija emergente de la gestora UBPDivisas, cree que esa ayuda del FMI se concretará, pero “no descartamos totalmente la posibilidad de alguna reestructuración de la deuda en el medio o largo plazo”. Barclays destaca en un informe que el problema de Ucrania no es tanto su deuda (el 40% del PIB), como su escasa liquidez.

Este conflicto también perjudica directamente a Rusia. Barclays considera que, aunque las sanciones con las que la comunidad internacional amenaza al país parecen limitadas, el deterioro de la confianza de los inversores puede dañar a la economía rusa y afectar a su integración en el sistema económico mundial. La firma británica ha degradado la solvencia crediticia de Rusia a infraponderar y cree que habrá volatilidad para las compañías de aquel país. Las empresas más vulnerables a esta crisis son Rosneft y Gazprom.

Hoy, la grivna ucraniana se ha apreciado más de un 7% hasta las 9,1 unidades por dólar, cerca de recuperar los niveles previos a esta crisis. El rublo ruso sube un 1,4% desde su mínimo histórico. La calma también llega a las Bolsas, con subidas generalizas. El Ibex sube un 2,51% hasta los 10.126,7 puntos, recuperando así todo lo perdido el lunes, cuando bajó un 2,33%. También registran alzas superiores al 2% los otros grandes índices europeos.

Victoria Torre, analista de Self Bank, cree que el impacto de esta situación sobre los mercados debería ser moderado porque “la economía ucraniana supone solo el 1,4% del total de la eurozona, y el peso en las Bolsas mundiales es realmente muy reducido”, aunque hay factores derivados importantes.

Como señala Deutsche Bank, un 30% del gas natural que consume Europa procede de Rusia y de él un 50% pasa por Ucrania.La firma alemana destaca que el impacto de un posible cierre del suministro de gas ruso vía Ucrania sería inferior al de 2009, cuando una desavenencia sobre los precios de importación provocó un corte del suministro.

El gas ruso llega a Europa por tres vías fundamentales. A través de Bielorrusia y Polonia por el gasoducto Yamal-Europe (unos 29.000 millones de metros cúbicos en 2013); vía Ucrania (unos 75.000 millones) y a través del gasoducto Nord Stream, que transporta el gas por debajo del Mar Báltico (36.000 millones).Esta infraestructura está controlada principalmente por Gazprom y empezó a funcionar en noviembre de 2011. Dicha vía de suministro puede transportar hasta 55.000 millones de metros cúbicos de gas.

Barclays alerta en un informe que, en caso de mayores tensiones, Rusia podría recortar más sus exportaciones de gas a Europa, incluidas las vías alternativas a Ucrania, lo que sería significativamente peor para la Unión Europea.

Rusia planea la construcción del corredor sur para llevar el gas natural directamente desde su país hasta Bulgaria a través del Mar Negro (precisamente frente a las costas de Crimea), pero ese proyecto no se concretará hasta 2018. En cualquier caso, las reservas de gas en Europa son más elevadas que en otros años durante esta época porque el invierno ha sido más suave. Sabine Berger, portavoz de Energía de la Comisión Europea, confirmó ayer que los países de la UE tiene 40.000 millones de metros cúbicos de gas almacenado, la mitad de su capacidad total de almacenamiento.

El comisario europeo de Energía Günther Oettinger, ha declarado tras un encuentro de ministros de este área que el suministro de gas está garantizado para los países europeos y que la UE ha hecho sus deberes diversificando sus gasoductos y creando interconductores tras el cierre del suministro del gas ruso a través de Ucrania en 2009.

Rusia es uno de los tres mayores productores de petróleo del mundo, por lo que la inestabilidad enUcrania también puede implicar subidas del precio del crudo. Así ocurrió con el barril de Brent el lunes, aunque hoy ha bajado, y con el petróleo de la OPEP. Rusia también es un gran productor de metales como el paladio, el níquel y el aluminio, mientras que Ucrania es el tercer mayor exportador mundial de maíz después de Estados Unidos y Brasil y el sexto mayor exportador de trigo.

“Cualquier nuevo deterioro de la situación en Ucrania tendría el potencial para elevar aún más los precios de los cereales y de la energía y será observado muy de cerca por el mercado”, apuntan en ETF Securities. La semana pasada se produjeron los mayores flujos de entrada en ETPs (productos cotizados) sobre materias primas en más de un año.