Editorial

A punto los motores del PIB

El Producto Interior Bruto terminó 2013 con casi todos sus motores a punto, con la estabilización de casi todas las variables de la demanda y la oferta, y con ligeros repuntes del empleo medido en contabilidad nacional, en EPA y en Seguridad Social. El consumo privado acumula ya tres trimestres con tasas positivas, aunque modestas, y la inversión en bienes de equipo suma cuatro, ya con tasas más apreciables, como del 2,2% de avance. El gasto público, por contra, sigue en tasa negativa por el ajuste fiscal y ha sido el responsable más directo en el ajuste de última hora que ha provocado la revisión a la baja del crecimiento intertrimestral desde el 0,3% estimado al 0,2% (0,174%). Por oferta, los servicios acumulan nueve meses al alza, mientras que la industria ha frenado su avance a final de año, y por rentas los salarios recuperan terreno.

Estabilizadas las variables, y con una estructura de costes más ligera en el proceso productivo, además de saneadas las cuentas empresariales, es la hora de las expectativas. Algunos indicadores apuntan ya en tal sentido, sobre todo en los mercados financieros. Solo tienen que ser confirmados por decisiones que pongan en manos de la demanda más renta disponible y, en la oferta, más bienes y servicios a precios competitivos, para que los motores del crecimiento suban de revoluciones.

Normas