Breakingviews

Europa no puede eludir a Ucrania

La Unión Europea negoció el acuerdo que desencadenó el fin del régimen de Yanukovich. Con Rusia enfadada y la ausencia de Estados Unidos, ahora la UE debe liderar el rescate de la economía en quiebra de Ucrania.

La situación en Kiev es grave. Sus reservas de divisas se están esfumando y la grivna, la moneda ucraniana, va en caída libre. La economía se encamina a una recesión, con un amplio y creciente déficit tanto presupuestario como por cuenta corriente.

Rusia ya prestó a Ucrania 2.200 millones de los 10.900 millones de euros prometidos para atraer al antiguo régimen y alejarlo de un acuerdo con la UE. Pero puede que el resto no se materialice si a Vladimir Putin no le gusta que el próximo gobierno.

La UE no puede proporcionar los aproximadamente 14.560 millones de euros que Ucrania necesitaría para poner la economía sobre una base más firme. Sin embargo, puede proporcionar cobertura política a un acuerdo con el Fondo Monetario Internacional. Hace unos meses Kiev se resistió a las condiciones del programa de ayuda del FMI: el fin de los subsidios al gas, una moneda de libre flotación y una ofensiva contra la corrupción.

Este plan tendrá que ser implementado en algún momento, pero ahora no es el adecuado para que los prestamistas extranjeros impulsen medidas que perjudiquen a los consumidores y las empresas. Hablar de reformas serias requiere un gobierno legítimo en Kiev. Eso tendrá que esperar hasta después de las elecciones del 25 de mayo.

¿Puede Ucrania vacilar otros tres meses? La decisión sobre la moneda no se puede demorar tanto. La opción más razonable podría dar lugar a una devaluación inmediata de más del 30%. La UE y el FMI podrían tener que proporcionar un préstamo puente de emergencia.

Un rescate solo valdrá la pena si se enmarca en un contexto político más amplio. La UE debe exponer claramente que Ucrania podría anexionarse a la larga, y asegurarse de que Rusia se mantiene involucrada. Durante años, esos dos objetivos parecían incompatibles. Las protestas de Maidan pueden haberlo cambiado.

Normas