Opta por países con regulación “predecible y estable”

Iberdrola anuncia 9.600 millones de inversión, el 85% fuera de España

Anuncia un ajuste de plantilla de mil personas

Reduce su beneficio un 7%

El presidente de Iberdrola, Ignacio Sánchez Galán
El presidente de Iberdrola, Ignacio Sánchez Galán EFE

Iberdrola prevé invertir 1.500 millones de euros en España en el periodo 2014-2016, lo que supone tan solo un 15% del total de su presupuesto. Así lo anunció hoy  en Londres el presidente de la compañía, Ignacio Sánchez Galán, en la rueda de prensa en la que presentó los resultados de 2013 y el plan estratégico 2014-2016. En el próximo trienio, la mayoría de inversiones de Iberdrola irán destinadas a los que Galán califica como “países con normativa predecible, estable y con crecimiento”. El principal destino será Reino Unido, donde irá un 41% del total (3.936 millones), seguido de países latinoamericanos como México y Brasil (con un total 2.208 millones, un 23%) y Estados Unidos (1.662 millones, que suponen un 17%).

 Según Galán, el grupo ha tenido un gran crecimiento internacional y afirmó que ahora “somos más británicos y mexicanos que españoles, tanto por la presencia que tenemos en estos países como por la procedencia de nuestros accionistas”. Aunque matizó que, como español, hará todo lo posible por España y añadió que sus relaciones con el Gobierno son “cordiales”. Asimismo, afirmó que está a la espera de la decisión del ejecutivo de Rajoy sobre las nucleares ineficientes.

Además de apostar por los ya mencionados “países de riesgo equilibrado”, la eléctrica prevé cumplir con sus tres pilares estratégicos:un perfil de riesgo, en una mejora de la eficiencia operativa y en una solidez financiera que permita reducir la deuda. El objetivo es reducir el endeudamiento neto en 1.800 millones de euros en el trienio, al pasar de los 31.000 millones actuales a 25.000 millones a finales de 2016. De esta manera, el apalancamiento de la empresa pasaría del 43% al 40%. Para lograrlo, prevé, entre otras acciones, desinvertir en activos y en países no estratégicos por unos 500 millones, con los que sumaría en el periodo 2012-2016 unos 2.500 millones.

Sánchez Galán aseguró que Iberdrola entra en una nueva fase de crecimiento: “Hasta 2016, prevemos un incremento medio anual del beneficio neto de al menos un 4%” y señaló que esperan poder asegurar a sus 650.000 accionistas el dividendo mínimo de 0,27 euros por cada acción.

Si se dividen las inversiones por áreas de negocio, la mayor partida de las inversiones irá a parar al negocio de redes (un 57%). Los desarrollos más importantes se realizarán en EE UU, Reino Unido, México y Brasil.

Por otro lado, en España, “se mantendrá la implantación de las redes inteligentes a través del proyecto Star”, asegura la compañía. El 22% de las inversiones irá a energías renovables. Con este propósito, Iberdrola pondrá en marcha nuevas instalaciones en aquellos países. Por último, un 19% de la inversión irá a generación (fundamentalmente regulada), y comercialización tanto en México como en Brasil.

Otra de las tácticas a corto plazo se basa en la estabilidad de los costes salariales de sus trabajadores. El grupo Iberdrola prevé unas 1.000 “bajas vegetativas” –jubilaciones anticipadas-, con lo que su plantilla se reducirá a 27.000. La contratación de nuevos profesionales “solo se producirá como consecuencia de los nuevos proyectos que se pongan en marcha a lo largo del trienio”.

El año pasado, el grupo Iberdrola ganó 2.572 millones de euros, lo que supone un 7% menos que en 2012. Según Galán, “las tasas que pagamos son mayores que el coste de personal de nuestra empresa”. El año pasado estuvo marcado por el aumento de los tributos, que ascendieron a 1.577 millones (un 33% más que en 2012), de los cuales, 1.044 millones corresponden a España (con un subida del 99% sobre el ejercicio anterior).

La reforma eléctrica del Gobierno tuvo un impacto de 801 millones de euros antes de impuestos en 2013, cifra que se elevará a 1.310 millones este año.

Llevará la reforma eléctrica a los tribunales

El presidente de Iberdrola, Ignacio Sánchez Galán, insistió ayer en que la factura eléctrica debe bajar y que la cantidad que paga el consumidor “nada tiene que ver con la energía que se consume y los costes derivados de ella, sino que tiene que ver con política”. Asimismo, explicó que esta situación no es algo exclusivo de España, sino que también se da en otros países de la UE, donde afirmó que la electricidad es 2,5 veces más cara que en EE UU, por ejemplo.

En cuanto al nuevo mecanismo de facturación que consiste en cobrar el precio por horas del mercado diario, Galán aclaró que en España hay un porcentaje muy bajo de contadores digitales y, además, no están conectados para obtener la información necesaria: “Para obtener una base global de datos, el sistema está bien, pero en tiempo real da problemas”. Por consiguiente, dijo, no hay que crear expectativas que no se pueden cumplir. Iberdrola tiene dos millones de contadores inteligentes de los que solo un millón tiene conexión para poder medir la energía en cada instante.

Por su parte, el consejero-director general del grupo, José Luis San Pedro, indicó previamente a los analistas en el Investors Day que el grupo Iberdrola irá a los tribunales para defenderse de los “cambios normativos [de la refroma de Soria] que consideran de dudosa legalidad”, en referencia a los recortes a la retribución de la distribución y actuaciones de carácter retroactivo.

Normas