Nuevas obras millonarias en juego en Arabia

Fomento y las empresas españolas se desvinculan de posibles retrasos en el AVE del Desierto

La ministra Pastor destaca el avance sin problemas técnicos del AVE Medina-La Meca.

El fin de obra podría sumar un año más, hasta 2018, por la tardía entrega de la estructura.

El contrato no contempla penalizaciones ni bonus por la fecha de fin de obra.

La ministra de Fomento, Ana Pastor, en las proximidades de la localidad de Jeddah donde se ejecutan las obras del proyecto del tren de alta velocidad que unirá La Meca con la ciudad de Medina.
La ministra de Fomento, Ana Pastor, en las proximidades de la localidad de Jeddah donde se ejecutan las obras del proyecto del tren de alta velocidad que unirá La Meca con la ciudad de Medina.
Yida (Arabia Saudí)

La mayor obra civil del mundo en ejecución por parte de empresas españolas, el AVE La Meca-Medina, va bien desde el punto de vista técnico, pero acumula retrasos y podría llevar su fin de obra de diciembre de 2016 a 2018. Tanto el Ministerio de Fomento, que tiene tres compañías colocadas en el consorcio adjudicatario, como las empresas privadas responsables de la obra, defienden que los problemas son ajenos a su voluntad. Con el objetivo de reforzar este argumento ha viajado hasta Arabia la ministra Ana Pastor, quien está manteniendo durante este fin de semana encuentros con los responsables del ministerio local de Transportes, encabezados por Jubarah bin Eid Al-Suraiseri.

El consorcio español que preside Ineco trabaja en la instalación de vía, comunicaciones, señalización y catenaria sobre un primer tramo de plataforma de 100 kilómetros, entregado en abril del año pasado por constructoras árabes y chinas. Mientras estas se ocupan de la estructura, en la fase 1 del proyecto, las españolas lo hacen de la superestructura, ejecutando un contrato de 6.736 millones de euros y con fin de obra fijado en diciembre de 2016.

Las compañías de la fase 1 van con retraso, lo que podría entorpecer el avance del combinado español. Incluso hay quejas por la calidad de la estructura recepcionada: “La plataforma está llegando tarde y con defectos que estamos arreglando”, lamenta el presidente de OHL, Juan Miguel Villar Mir. El ejecutivo ha viajado hasta Yida para acompañar a la ministra Pastor y supervisar los trabajos.

La titular de Fomento, por su parte, ha destacado el avance del proyecto “sin problemas técnicos” y ha puesto el AVE del desierto como ejemplo de la capacidad de la ingeniería española. “El Gobierno saudí está satisfecho”, ha afirmado Pastor, quien calificó de “milagro” esta espectacular línea de tren. Pastor ha eludido referirse al conflicto en el Canal de Panamá, donde Sacyr ha parado obras a causa de notables sobrecostes.

El papel de las empresas en el AVE de Arabia

. Diseño y project management: Ineco.

.  Infraestructura de alta tensión y catenaria: Cobra, OHL e Inabensa

.  Líneas de baja tensión: Cobra

. Vías y trabajos de ingeniería: OHL, Copasa e Imathia.

. Comunicaciones y centro de control: Indra

. Señalización: Dimetronic y Cobra

. Operación y mantenimiento: Adif y Renfe

. Movimiento de tierras: Al Rosan.

. Consultoría y gestión burocrática: Al Shura

. Contract management: Ineco y Consultrans.

. Fabricación de los trenes: Talgo.

Banco de pruebas

El proyecto Haramain, encargado por el operador público saudí Railways Organization (SRO), es el primero de alta velocidad ferroviaria en Arabia. La línea entre Medina y La Meca se extenderá a lo largo de 450 kilómetros con doble vía de ancho internacional sobre balasto (de basalto) y, en ocasiones, sobre placa de hormigón. La infraestructura permitirá velocidades de hasta 320 kilómetros por hora. Y el trayecto, dividido en cinco estaciones, será cubierto en dos horas y media. El mayor problema lo ponen la arena, el viento y las altas temperaturas.

Los integrantes del consorcio español son Cobra, OHL, Inabensa, Indra, Copasa, Imathia, Siemens Rail Automation, las locales Al Rosany Al Shoula y las públicas españolas Renfe, Adif e Ineco. Además, Consultrans supervisa junto a Ineco la ejecución del contrato y Talgo pone los trenes. Tras la obra, cuya fecha de entrega está prevista para diciembre de 2016, Renfe y Adif se quedarán como operadores durante 12 años ampliables a 17.

Este histórico contrato, firmado en enero de 2012, asciende a 6.736 millones en lo que toca al grupo español. De esa cifra, un 38% se destina a la vía y sistemas de electrificación y comunicaciones, un 19% está relacionado con el suministro de trenes y el 44% restante se va en operación y mantenimiento.

Avances

OHL, Imathia y Copasa están empezando a colocar vía, suministrada en buena parte por Arcelor desde España, y ya se han completado la instalación de cable en las canaletas y se han colocado el 75% de los postes de las catenarias por parte de OHL, Inabensa y Cobra.

La responsable técnica del proyecto, María Sánchez Palomo, ingeniera de Ineco, asegura que el encargo se está realizando en tiempo y forma. “No hay sobrecostes ni retrasos”, afirma. A pie de obra hay unos 200 trabajadores más los 150 que han expatriado las empresas.

El Gobierno saudí pretende que el consorcio español sea capaz de ganar tiempo en la instalación de la vía y superestructura tras los retrasos acumulados por el consorcio constructor. La primera previsión para la obra era de 34 meses, que pasó a 52 meses y que podría volver a ampliarse. Es de este modo como podría llegarse principios de 2018.

Las firmas españolas tienen cuatro meses para comprobar que la estructura que reciben del consorcio constructor de chinos y árabes está en buenas condiciones. Los 100 primeros kilómetros fueron auscultados y aceptados por el consorcio, pese a que hay disparidad de opiniones y OHL se ha mostrado de las más críticas.

El contrato no contempla ni sanciones ni premios relacionados con la fecha de culminación. Sobre posibles desviaciones, la operadora pública del ferrocarril SRO acepta hasta un 10%. Las certificaciones se pagan mensualmente y al inicio de la obra fue pagado un anticipo del 10% del presupuesto.

Nuevos proyectos

La experiencia de 12 empresas españolas en el AVE del Desierto, entre las ciudades de Medina y La Meca, así como el metro de Riad adjudicado por FCC, podrían ser solo el principio de una serie de futuras obras ferroviarias con sello español en Arabia.

El Gobierno saudí va a sacar a concurso una línea que cruzará el país de norte a sur y una segunda de Este a Oeste. Las empresas dependientes del Ministerio, Renfe, Adif e Ineco, miran ambos proyectos con interés y podrían volver a encabezar consorcios nacionales para pujar en los concursos. Se calcula que Arabia proyecta infraestructuras por unos 100.000 millones de dólares.

Peores condiciones que en España

Las características técnicas del AVE del Desierto son similares a las del AVE Madrid-Valencia, pero en el que se construye en Arabia han de tenerse en cuenta el calor extremo y la incidencia de la arena. Las señalizaciones serán ERTMS nivel 2, con capacidad para recibir un tren cada cuatro minutos a 320 kilómetros por hora y atenderlos en ambas vías en doble dirección.

Talgo trabaja en el material rodante con la producción de dos prototipos del modelo 350, con un paquete específico denominado desert package. Estos deberán ser probados durante seis meses para pasar a la fabricación de los 35 trenes firmados. El contrato contempla la posibilidad de ampliar ese pedido hasta los 55 trenes, uno de ellos con equipamiento VIP. Tendrán 417 plazas, de las que el 27% son en primera clase.

Normas