La subida en Bolsa de las francesas Numericable y Altice, entre las claves

Ono recurre en la OPV al interés inversor por el cable para presionar a Vodafone

El índice Stoxx 600 Telecommunications ha subido un 27% durante el último año

Sede de Ono.
Sede de Ono. REUTERS

La salida a Bolsa de Ono está en marcha oficialmente. La compañía confirmó ayer que va a celebrar una junta de accionistas el próximo 13 de marzo para aprobar su colocación en el mercado. En un comunicado, Ono aseguró también que cerró 2013 con una importante mejora de las cifras operativas gracias al avance en el negocio móvil y a una mayor demanda de servicios convergentes.

De esta manera, la compañía ha dado el pistoletazo de salida a un proceso de OPV que podría prolongarse por un periodo de entre dos y tres meses. Según fuentes del mercado, la intención de Ono pasaría por aprovechar la llamada ventana de primavera en los mercados para llevar a cabo la colocación.

En este movimiento, la dirección de Ono quiere aprovechar el escenario favorable que hay ahora en las bolsas con respecto a las compañías de cable para atraer a los inversores. Y es que las OPV protagonizadas por empresas de este sector en el Viejo Continente durante las últimas semanas han tenido buenos resultados hasta el momento.

Así, la francesa Numericable colocó acciones por 750 millones de euros en noviembre pasado a un precio de 24,80 euros, con una demanda que superó a la oferta. Es la mayor OPV en el mercado francés desde 2009. Desde su debut, sus acciones se han revalorizado en torno a un 15%, que conceden a Numericable un valor de mercado de 3.470 millones de euros.

En una línea similar, Altice, primer accionista de la citada Numericable además de otros activos de cable en Portugal, Israel y Bélgica, colocó hace pocos días en la Bolsa de Ámsterdam acciones por 1.300 millones de euros (750 millones en nuevas acciones y 550 millones en títulos de los inversores actuales), a un precio de 28,25 euros por título, por encima del rango medio establecido. Desde la salida a Bolsa, Altice acumula una subida cercana al 5%, que le otorgan una capitalización bursátil de 6.100 millones.

Las colocaciones se han realizado en un entorno más benigno para las telecos europeas en Bolsa. El índice Stoxx 600 Telecommunications, que incluye a las operadoras del Viejo Continente, se sitúa actualmente en 291 puntos, un 27% por encima que hace un año.

La dirección de Ono también busca aprovechar la mejoría de las OPV en Europa. En 2013, las compañías europeas colocaron en Bolsa papel por 24.200 millones de euros, más del doble que en 2012.

Ahora, la dirección de Ono va a poner en marcha diversos roadshows con inversores internacionales para explicar la operación. En principio, la operadora podría colocar acciones nuevas por un importe de 800 millones de euros, que se destinarían a reducir deuda, mientras que los actuales accionistas podrían vender acciones por un importe de entre 200 y 300 millones. Ono, según fuentes del sector, tendría un valor de empresa cercano a 7.000 millones, incluida su deuda neta de 3.330 millones.

Con el proceso de la OPV, Ono también estaría tratando de elevar su valor ante el interés de grupos como Vodafone o incluso Liberty Global. La empresa española dijo ayer que el consejo de administración no discutió el martes ninguna propuesta de compra. No obstante, según fuentes del sector, los grupos de capital riesgo de EE UU que poseen el 54% de Ono sí reconocieron acercamientos a posibles compradores, entre los que estaría Vodafone.

En cualquier caso, el objetivo de Ono pasaría por emular en la mayor medida posible a Kabel Deutschland. El grupo germano salió a Bolsa en 2010 a un precio de 22 euros por acción, para ser adquirida por Vodafone en 2013 a un precio de 87 euros por título, tras una pugna con Liberty. No es fácil, aunque el camino ha empezado.

Búsqueda de la demanda de papel

La dirección de Ono quiere aprovechar también la demanda de los inversores españoles por acciones de empresas debutantes. Y es que, en los últimos tiempos, muchas empresas de diversos sectores han desaparecido del mercado por opa de exclusión como Vueling, Dermoestética y Metrovacesa, o apenas tienen contratación por diversos factores como Pescanova, Codere, Dogi y La Seda, entre otras.

Ono también podría verse favorecida por la subida en Bolsa de su rival Jazztel, también envuelta en las quinielas del proceso de consolidación. Sus acciones llegaron a 9,48 euros, precio máximo desde 2005.

Enfriamiento en los bonos de Ono

Los bonos de Ono registraron ayer un ligero retroceso tras el rally de los últimos días al calor de la posible oferta de Vodafone. Y es que, por ejemplo, los bonos de la emisión de 260 millones de euros que vencen en marzo de 2020 cotizaban ayer en el entorno de los 119,2 puntos, cuando en la sesión del martes, coincidiendo con la reunión del consejo de la operadora, llegaron a cotizar por encima de los 121 puntos básicos.

De igual forma, los seguros de impago (credit default swap o CDS) sobre la deuda de Ono subió ayer hasta los 105 puntos, cuando el martes llegaron a bajar hasta 84 puntos, mínimo histórico. De hecho, el diferencial de los CDS de Ono y Vodafone se situó este martes en su mínimo histórico.

En este contexto, según señalan fuentes del mercado, los tenedores de bonos de la operadora española van a estar muy pendientes de los movimientos de la compañía así como de la posible oferta de Vodafone. “Ha habido un calentón muy fuerte en el mercado, al pensarse que la venta de Ono podía ser inminente”, explican estas fuentes, que indican que es normal que ahora se produzca un enfriamiento.

En el sector se mantiene el convencimiento de que Vodafone deberá moverse si de verdad quiere ganar presencia en España. Su oferta de fibra óptica todavía no está disponible y no llegará hasta abril, dicen fuentes de la industria, que recuerdan que Ono le abriría las puertas de más de siete millones de hogares.

“Vodafone debe ser prudente en sus movimientos, porque corre el riesgo de desvelar información que puede ser utilizada por la competencia”, advierten fuentes del mercado, que insisten en la idoneidad industrial del acuerdo con Ono.

Normas