La empresa convocará junta de accionistas para mediados de marzo

Ono aprieta a Vodafone tras decidir seguir adelante con la salida a Bolsa

Los grupos de capital riesgo mantienen contactos con la teleco británica

Logotipo de Ono.
Logotipo de Ono.

El consejo de administración de Ono, reunido durante varias horas a lo largo del día de ayer, analizó el futuro de la compañía para trazar sus líneas estratégicas. Así, el máximo órgano de gestión de la empresa aprobó seguir con la salida a Bolsa y continuar con el ejemplo de Kabel Deutschland, que salió a cotizar en 2010 para lograr una revalorización antes de ser vendida el pasado año a Vodafone. Fuentes oficiales de la empresa no quisieron hacer comentarios.

La compañía va a convocar una junta general de accionistas para aprobar el proceso de la salida a Bolsa, según fuentes del mercado, que añadieron que la reunión de los inversores tendrá lugar a mediados de marzo.

Fuentes conocedoras del proceso señalaron que el consejo no discutió ninguna oferta oficial por parte de Vodafone. No obstante, los grupos de capital riesgo estadounidenses Providence Equity Partners, Thomas H. Lee Partners, CCMP Capital Advisors, y Quadrangle Capital, que en su conjunto poseen un 54% del capital (aunque no tienen mayoría en el consejo) sí reconocieron aproximaciones a posibles compradores, entre los que estaría Vodafone.

En este caso, la representación de este grupo de inversores parece haber recaído en John Hahn, máximo responsable de Providence en Europa, que tendría el mandato de los otros tres socios para buscar un acuerdo. Estas firmas, que entraron en el capital de Ono en 2005 tras una ampliación de capital de 1.000 millones para la compra de Auna, quieren vender su participación y rentabilizar su inversión.

Hasta el momento, Vodafone no ha reconocido oficialmente que haya presentado una oferta por Ono, si bien, el consejero delegado de la compañía británica, Vittorio Colao, dijo el pasado lunes que el grupo mantiene su interés por España. Según fuentes del sector, Vodafone podría comunicar a las autoridades bursátiles británicas próximamente a través de un hecho relevante que ha tenido un acercamiento a los accionistas de la operadora española. Pero hasta el momento no lo ha hecho.

En cualquier caso, el consejo de administración sigue adelante proceso de salida a Bolsa sigue adelante, según precisaron fuentes del mercado. Ono planea nombrar bancos asesores de la OPV a Deutsche Bank y JP Morgan, mientras que UBS podría ser también una de las entidades colocadoras.

Con esta estrategia, Ono buscaría tener ocupado al mercado y mantener los bonos altos. En este sentido, en los últimos días, la deuda de la compañía ha estado cotizando por encima de su nominal en los mercados secundarios, mientras que los seguros de impago (credit default swap o CDS) sobre los bonos de Ono siguen registrando mínimos históricos. Entre los tenedores de bonos de Ono figuran algunas de las principales gestoras del mundo entre las que figuran Pimco, Schroder International, Franklin Templeton, Legg Mason, T Rowe, ING y RBC. Sus responsables están pendientes de Ono.

De esta forma, según fuentes del sector, se estaría ganando tiempo ante la llegada de una oferta en firme de Vodafone, y forzar a la compañía británica a elevar el precio. En el entorno de la empresa se entiende que el proceso de negociación acaba de empezar y no hay por qué aceptar la primera oferta que se presente.

En el mercado se comenta que Vodafone podría llegar a pagar un precio cercano a 10 veces el Ebitda. En este caso, Ono habría cerrado 2013 con un Ebitda cercano a 780 millones de euros, con lo que el precio final superaría los 7.000 millones de euros (hasta el momento la empresa no ha publicado las cuentas del pasado ejercicio).

El avance en la fibra óptica, una de las claves

Los accionistas de Ono tienen claro que la presencia de Vodafone en el segmento de la fibra óptica y el internet de alta velocidad en España es escasa. De hecho, según recuerdan fuentes del sector, el lanzamiento comercial de su oferta de fibra no llegará hasta abril, con lo que hacerse con Ono y sus más de siete millones de hogares pasados con la red es casi una necesidad. En 2013, Vodafone adquirió Kabel Deutschland por más de 7.000 millones de euros para reforzar su posición en Alemania frente a Deutsche Telekom y Telefónica.

De igual forma, consideran que Vodafone está en disposición de presentar una oferta por Ono dado el fortalecimiento de su músculo financiero tras la venta de su 45% de Verizon Wireless. Tras la venta, el grupo británico va a reducir su deuda 14.000 millones de euros, con lo que no tendrá problemas para afrontar esta operación. Vittorio Colao, consejero delegado de Vodafone, dijo este lunes que su empresa dispondrá de entre 30.000 y 40.000 millones para llevar a cabo adquisiciones en los próximos años.

Frente a este posicionamiento, y como vía de presión sobre los de los accionistas de Ono, Vodafone podría hacer valer el riesgo que para el crecimiento de la operadora de cable tiene el actual escenario de guerra de tarifas que se vive en España.

Normas