Lo supedita a la entrega de las compuertas

La Autoridad del Canal lanza una propuesta para que Sacyr retome las obras

El nuevo plan sucede al que Sacyr y sus socios presentaron el viernes

Quijano asegura que flexibiliza el reintegro de los anticipos a GUPC

El administrador de la Autoridad del Canal de Panamá (APC), Jorge Quijano.
El administrador de la Autoridad del Canal de Panamá (APC), Jorge Quijano.

La Autoridad del Canal de Panamá (ACP) ha realizado un nuevo acercamiento a GUPC, consorcio liderado por Sacyr, para que retome las obras de ampliación, suspendidas el viernes por falta de liquidez.

La operadora de la infraestructura panameña ha emitido un comunicado en el que subraya que su último plan “no aumenta el precio contratado ni la aceptación de reclamación alguna", pero permitiría la reanudación de las obras en breve.

La propuesta de la ACP sigue basándose en que ambas partes aporten recursos financieros al proyecto. “Mientras nos preparamos para tomar las acciones que nos permite el contrato para reactivar el proyecto, mantenemos abierta la posibilidad de llegar a un acuerdo y para ello estamos haciendo este esfuerzo”, señala el administrador del Canal de Panamá, Jorge Quijano en la nota de la ACP.

La oferta fija fechas específicas para la entrega de las compuertas del tercer juego de esclusas, actualmente en Italia, y para la culminación de los trabajos, prevista para junio de 2015. De las 16 compuertas que se instalarán en las dos esclusas, cuatro están en Panamá y las otras 12 en Italia. de esta últimas, cuatro están preparadas para zarpar y las ocho restantes están en proceso de producción.

Donde dice ceder la ACP es en la extensión del plazo de repago de los anticipos por 884 millones de dólares entregados hasta ahora a las constructoras, siempre en la medida en que GUPC cumpla con las fechas de entrega exigidas, que han quedado sin desvelar. La ACP pedía anteriormente el reintegro de 100 millones de dólares entre junio de 2014 y junio de 2015; otros 236 millones entre marzo de 2014 y junio de 2015, y los últimos 548 millones en junio de 2015. Las compañías, por su parte, reclaman mayor moratoria: devolvería 100 millones de dólares en 2015; 236 millones entre 2016 y 2018, y 548 millones en 2018.

El plan de la ACP llega como respuesta al intento de GUPC de acercar posturas el viernes, tras la suspensión de los trabajos en el Canal. “Un acuerdo es la única solución que permite la continuación inmediata de las obras y la terminación temprana y más eficiente del proyecto en beneficio de ACP y Panamá”, decían Sacyr y sus socios (Impregilo, Jan de Nul y Cusa) en un comunicado enviado a la CNMV. Tampoco ha trascendido la oferta de las constructoras, auqnue fuentes solventes comentan que rebajanlos plazos para devolver los anticipos de la ACP.

Visita de los financiadores

La ACP recibió el viernes la visita a las obras del Canal de de ejecutivos de las instituciones financieras multilaterales que aportaron 2.300 millones de dólares al programa de ampliación, según informa hoy sábado el diario local La Prensa.

El conflicto en el Canal se debe a sobrecostes de 1.625 millones de dólares sobre un presupuesto de partida de 3.118 millones de dólares. El consorcio ha venido reclamando compensaciones a la ACP desde 2010, aduciendo que las desviaciones se debían a imprevistos y a errores en los estudios geológicos entregados por la propia ACP. Esta última no reconoce responsabilidad alguna y tilda de "exorbitantes y no sustentados" los sobrecostes.

El Programa de Ampliación del Canal está basado en la construcción de un tercer carril para permitir el paso de barcos con hasta 12.600 contenedores, casi el triple de lo actual. El presupuesto total es de 5.250 millones de dólares, de los que Sacyr, Impregilo, Jan de Nul y Cusa ganaron el mayor de los contratos, valorado en 3.118 millones de dólares para ejecutar el tercer juego de esclusas.

La falta de fondos para pagar a trabajadores y proveedores motivó un preaviso de paralización de la obra el pasado 30 de diciembre. El 7 de enero se abrieron negociaciones para tratar de evitar la paralización, pero culminaron el 4 de febrero sin un pacto. Pese a que se mantienen los contactos y han llegado nuevas propuestas por ambas partes, GUPC ha decidido parar el proyecto. El grado de avance se acerca al 70%.

"Está hecho lo más complejo de la obra y hemos demostrado al mundo que tenemos capacidad para acometer el mayor y más difícil de los retos, pero la falta de liquidez nos obliga a parar", ha declarado el presidente de Sacyr, Manuel Manrique.

Normas