Editorial

Google triunfa de nuevo

Por mucho que lo intente, nadie podrá encontrar en el historial de Google que la compañía estadounidense ha sido condenada en Bruselas por abuso de posición dominante. El buscador logró ayer librarse de ese estigma gracias a un acuerdo amistoso con la Comisión Europea –pendiente solo de ratificación legal– que pone fin a una investigación de tres largos años del departamento europeo de Competencia. A cambio, Google tan solo tendrá que mejorar muy ligeramente la presencia de sus rivales en la página de resultados del buscador y dar la oportunidad a otras compañías a la utilización de sus contenidos por el gigante de Larry Page y Sergey Brin.

El comisario de Competencia, Joaquín Almunia, ensalzó ayer el acuerdo y lo describió como la mayor concesión arrancada a Google en todo el planeta.Algo que solo prueba que en el resto de jurisdicciones Google ha salido aún más indemne. La decisión demuestra que los más que presuntos abusos en el mundo digital no se pueden combatir con una política antitrust pensada para la era industrial. La inoperancia de esas normas le ha permitido a Google arrancar un acuerdo de paz que alivia más a Bruselas que a los de Mountain View. Google gana una vez más la partida.

Normas
Entra en El País para participar