El Foco

Regresa la confianza extranjera

Además del termómetro de la prima de riesgo, hay otro indicador que muestra que la confianza hacia la economía española ha mejorado en los últimos meses: la recuperación de la inversión extranjera en España. Así, en el caso de la inversión directa, en 2013 la cifra hasta octubre ha aumentado un 56% respecto a los mismos meses de 2012. Y en el caso de la inversión en cartera, frente a una fuga de capitales de 158.000 millones de euros en activos financieros de 2010 a 2012, en 2013 (de enero a octubre) la inversión del exterior en España es de -6.800 millones de euros, por lo que si bien sigue siendo negativa, la cifra supone un cambio radical en la confianza hacia España.

Esta mejora en la confianza hacia nuestra economía también se da en el caso concreto de la banca extranjera. Así, el último número de la revista Cuadernos de Información Económica de la Fundación de las Cajas de Ahorros (Funcas) analiza los cambios más recientes que se han producido en la exposición a España de los principales sectores bancarios mundiales, comparando la variación en la exposición desde junio 2011 a junio 2012 tras el estallido de la crisis de la deuda soberana, con la variación posterior de junio 2012 a junio 2013 (último dato disponible).

El análisis muestra que si bien con el estallido de la crisis de la deuda soberana la banca extranjera redujo un 24,6% (24.700 millones de euros) su exposición a la deuda pública española, desde mediados de 2012 la exposición ha aumentado un 4,9% (2.500 millones de euros). En el caso de la deuda emitida por los bancos españoles, de junio 2011 a junio 2012, la que estaba en poder de los bancos extranjeros disminuyó un 33,8% (52.700 millones de euros), mientras que en los doce meses siguientes aumentó un 9,4% (9.700 millones de euros). Y en el caso de la deuda emitida por las empresas españolas, la adquirida por bancos extranjeros no ha dejado de caer desde finales de 2010 (un 22% hasta junio 2013), siendo un proceso lógico y necesario como consecuencia del desapalancamiento que están haciendo las empresas que partían de elevados niveles de endeudamiento.

La recuperación de la confianza hacia España ha tenido lugar sobre todo en Alemania y Reino Unido

La información por países muestra que la recuperación de la confianza ha tenido lugar sobre todo en Alemania y en el Reino Unido, aunque el total de la deuda española en sus bancos ha seguido cayendo. En Alemania se ha pasado de una situación en la que sus bancos redujeron un 20,7% su exposición a España a otra en la que la reducción es del 4,2%. Y en el Reino Unido, se ha pasado de una reducción del 11,6% al 1,3%. No obstante, estas cifras deben interpretarse con cautela ya que incluyen la deuda del sector privado no financiero, sector inmerso en un proceso de desendeudamiento. Así, si eliminamos la deuda de las empresas no financieras, desde junio de 2012 los sectores bancarios de Francia, Alemania, Reino Unido y Estados Unidos han aumentado su exposición a España.

Especial interés tiene el análisis de la reacción de la banca extranjera a la deuda pública española por sus implicaciones sobre la prima de riesgo. En este caso, la mejora que se ha producido entre los dos periodos analizados pasando de una reducción de la exposición de 18.000 millones de euros a un aumento de 2.700 millones de euros se debe sobre todo a la banca francesa que ha pasado de reducir sus tenencias de deuda en 8.400 millones de euros a un aumento de 2.300 millones de euros. También es de destacar la mejora de la confianza de la banca estadounidense, ya que ha aumentado desde junio 2012 en 2.700 millones de euros la tenencia de deuda pública española, frente a la reducción de los 12 meses anteriores. En cambio, la banca alemana e italiana han seguido reduciendo su exposición a la deuda pública española y con más intensidad en el segundo subperiodo.

En el caso de la deuda bancaria, también la mejora de la confianza hacia España es clara, ya que se ha pasado de una situación en la que la banca mundial redujo un 34% su exposición a la banca española a otra en la que ha aumentado un 9%. La banca británica es con diferencia la que más ha incrementado su tenencia de deuda bancaria española (un 93%) desde verano de 2012, por importe 9.100 millones de euros. También la banca alemana ha aumentado su exposición a la banca española, pasando de reducir su exposición en 17.000 millones de euros de junio 2011 a junio 2012 a aumentarla en 3.400 millones de euros en los doce meses posteriores.

La unión bancaria tiene que avanzar rápidamente para asegurar una financiación mejor a bancos y empresas

La riqueza de la información del artículo publicado por Funcas muestra claramente que la recuperación de la confianza de los inversores extranjeros hacia España que pone de manifiesto el aumento de la inversión directa y en cartera, también se ha producido en el caso concreto de la banca extranjera. Desde verano de 2012, coincidiendo con el firme apoyo del BCE a favor del euro, la banca extranjera ha aumentado la tenencia de deuda española emitida por los bancos y el sector público, algo que contrasta por completo con la fuga de capitales que tuvo lugar en los meses anteriores tras el inicio de la crisis de la deuda soberana a mediados de 2011. Solo en los doce meses posteriores al estallido de esa crisis, la banca extranjera redujo en 70.900 millones de euros la tenencia de deuda pública y bancaria española. En cambio, desde junio de 2012 a junio de 2013, la banca extranjera ha aumentado su exposición en ese tipo de deuda en casi 12.500 millones de euros.

Esta comparativa, aunque invita al optimismo, nos obliga a ser prudentes ya que en términos acumulados desde verano de 2011 hasta mediados de 2013, la banca extranjera ha reducido su tenencia de deuda pública española en algo más de 15.000 millones de euros, siendo la fuga de capital de 43.000 millones de euros en el caso de la deuda bancaria.

Para el futuro, es necesario que se afiance la incipiente recuperación que permite afirmar que hemos abandonado la recesión pero no la crisis. Para que el desapalancamiento que debe hacer España no sea traumático, es necesario seguir recuperando la confianza de los inversores extranjeros (entre ellos los bancarios) para asegurar la colocación de la deuda a tipos razonables. Afortunadamente, esto es algo que se está consiguiendo, como demuestra el hecho de que en los últimos días varios bancos españoles, incluyendo dos en poder del FROB, hayan colocado deuda a tipos inferiores a los esperados. No obstante, la reducción del coste de la financiación exige algo más y es que la unión bancaria avance rápidamente para que la banca española y por extensión las empresas accedan a la financiación en condiciones mejores a las existentes en el actual mercado financiero europeo fragmentado.

Joaquín Maudos es catedrático de Análisis Económico de la Universidad de Valencia, investigador del Ivie y colaborador del CUNEF.

Normas