El selectivo cae el 1,12%

Argentina contagia el temor a los emergentes y anula los 9.800 del Ibex

Panel de la Bolsa de Seúl
Panel de la Bolsa de Seúl EFE

Los mercados se han encontrado con el primer obstáculo de 2014, después de que el arranque del año pareciera dibujar la senda de un verdadero paseo triunfal para los inversores. El optimismo era la tónica común en todas las previsiones de las firmas de análisis, que no contaban con que la retirada de estímulos por parte de la Reserva Federal fuera a abrir un nuevo frente en una crisis financiera global que ha empezado a ver el final del túnel en las economías desarrolladas.

Argentina dio la voz a alarma el pasado viernes con una devaluación del peso, provocada por el freno por parte del Banco Central a la venta de las reservas de dólares, que aceleró la depreciación del conjunto de las divisas emergentes y devolvió el apetito por los activos libres de riesgo. Lo ocurrido en Argentina, donde las previsiones apuntan a una profunda crisis económica con continuidad de la depreciación del peso y alza desbocada de la inflación, ha puesto en el punto de mira a la vecina Brasil, que tiene en Buenos Aires a su tercer socio comercial tras China y Estados Unidos, y ha hecho mella en las cotizaciones de las compañías españolas con intereses en el conjunto de América Latina.

IBEX 35 9.179,00 0,47%

Y tras la seria advertencia, los inversores calibraban hoy por tanto si la crisis de cambio en Argentina es un problema de ámbito local o si, por el contrario, puede tener un contagio peligroso para la, hasta el momento, flamante estabilidad de los mercados. Para Nomura, “el riesgo de contagio, que no se contempló dentro del clico bajista de los mercados emergentes iniciado en mayo del pasado año (cuando se conoció el plan de la Fed de iniciar la retirada de estímulos), se ha convertido ahora en un riesgo real”. Las divisas emergentes sí iniciaron hoy la jornada bajo la presión de ese contagio, que varios bancos centrales intentaron atenuar. Así, el Banco Central de Turquía ha convocado para mañana una reunión extraordinaria, la primera de esta naturaleza en más de dos años, en la que frenar el deterioro de su divisa y de la que se espera una subida de tipos. Respecto a Brasil, el presidente de su banco central, Alexandre Tombini, declaró desde Londres el compromiso del país con el equilibrio fiscal y el control de precios.

“Las autoridades brasileñas, que han intentado hacer llegar un tono más positivo a los inversores, necesitarán reflexionar sobre la debilidad de su divisa si, tal y como parece, la crisis en Argentina empeora”, añade Nomura.

Con la amenaza de que Argentina precipite una fuga de capitales en las economías emergentes, ya sin el abrigo de la liquidez de la Fed, las Bolsas no han sido capaces de enderezarse. El Ibex luchó por evitar las pérdidas y llegó incluso a colocarse en positivo, pero cedió a las pérdidas ante el peso de los negocios con América Latina en el índice selectivo. La crisis argentina es además detonante para corregir posiciones tras el rally de inicio de año. Según Goldman, ya se hace insostenible que los mercados periféricos se sigan comportando mejor que el resto. En el caso del Ibex, no solo por su exposición a América Latina, sino también porque la deuda soberana está ahora cerca de niveles fundamentales, por el débil ritmo de crecimiento económico para este año (del 0,4% del PIB en España según Goldman) y porque la Bolsa española habría ya dejado de estar barata en términos relativos.

Así, el Ibex ha cerrado con una caída del 1,12%, hasta los 9.758,4 puntos, con lo que ya sufre un descenso cercano al 1,5% en lo que va de año. Ha sido de nuevo una de las Bolsas europeas más castigadas, con la excepción del londinense Ftse, que se ha visto arrastrada por la empresa de gas natural BG Group, con una caída superior al 10% tras anunciar que no cumplirá con su estimación de resultados para este año.

Normas