El precio de cada licencia será de unos 100.000 euros

El Celler de Can Roca franquicia su heladería Rocambolesc

El primer local, de 30 metros cuadrados, fue abierto hace año y medio en Gerona

Además de helados, se venden perfumes, libros y los postres de Jordi Roca

La heladería Rocambolesc, en Gerona.
La heladería Rocambolesc, en Gerona.

Lo que comenzó siendo el sueño del pastelero Jordi Roca, una pequeña heladería en el centro de Gerona, va camino de convertirse en un negocio en expansión. El hermano pequeño de los Roca, encargado de los dulces en el mejor restaurante del mundo, El Celler de Can Roca (Gerona) tiene previsto franquiciar la marca Rocambolesc y extenderla por toda España.

“Es una extensión, sin presiones, de lo que hacemos en el restaurante. Quisimos llevar una parte de El Celler, el postre, a la calle”, aseguró ayer Joan Roca, tras su ponencia en Madrid Fusión, donde expuso el proyecto de recuperación de especies vegetales en el entorno de Gerona.

La primera heladería Rocambolesc se abrió en la primavera de 2012 en un pequeño local de 30 metros en el centro de Gerona, decorado por la interiorista Sandra Tarruella, autora también de la reforma de El Celler de Can Roca. A este le siguió la apertura el pasado verano de otra heladería en Platja d’Aro. Yel objetivo es abrir otro establecimiento en los próximos meses en Barcelona, y continuar con la expansión bajo el modelo de franquicia.

El precio estimado de cada licencia está entre los 90.000 y los 100.000 euros. “Creemos que es un buen negocio porque tiene unos costes muy controlados, aunque nuestros helados son como unos pequeños postres y no son baratos, pero es una prolongación de lo que es nuestra cocina”, afirmó Joan Roca.

El proyecto de Rocambolesc nace del deseo de Jordi Roca de recuperar el tradicional carro de postres de El Celler de Can Roca, que había desaparecido de la sala del restaurante justo cuando él se hizo cargo de la parte dulce del menú. Al ver el nuevo carro para los petits fours, los hermanos Roca imaginaron que resultaría divertido recorrer las calles de Gerona ofreciendo estos dulces de forma ambulante.

La idea era estimulante, pero se encontraron con las limitaciones de la normativa municipal, de forma que optaron por aparcar el carro en un local céntrico de la ciudad. Además de helados, elaborados con productos naturales y combinados con 34 tipos de toppings, se pueden adquirir los libros de cocina de los Roca, el perfumes de Nube de Limón, elaborado por Jordi; caramelos y postres, como el famoso láctico.

 

Normas