Los países emergentes son los primeros en sufrir

La factura inicial del fin de las ayudas de la Fed

Corredores trabajan durante la sesión en la Bolsa de Nueva York en EE.UU. EFEArchivo
Corredores trabajan durante la sesión en la Bolsa de Nueva York en EE.UU. EFE/Archivo EFE

Comentaba hace algunos años el diario Qué que en el siglo XVIII se recargaban los peinados muy exageradamente y que a algunas señoras les medían 75 centímetros de altura. Era tal el furor de esta moda entre las damas de alta alcurnia que no hubo más remedio que subir los marcos de las puertas en muchos palacios, para que pudieran pasar sin tener que hacer contorsiones.

Los asientos de sus carruajes se bajaron porque las señoras no podían entrar, las camas se hacían especiales porque no cabían dentro, y en la Ópera de París hubo que dictaminar una extraña reglamentación a toda prisa en la que se decía que las señoras que lucieran peinados solo podían acceder a un palco, en cualquier otro sitio tenían vetada la entrada, aunque pagaran su localidad, ya que impedían la visión de los demás espectadores.

En fin, el ser humano no deja nunca de sorprender, le encantan las modas, que suele seguir a pies juntillas. En Bolsa, una moda sería una tendencia, donde todos se ponen de acuerdo por ejemplo al alza, como ha estado Wall Street mucho tiempo.Un Wall Street al que como pasaba en la anécdota, tiene tal sobrecompra y sobrevaloración que puede que ya no le quepa bien la cotización en el gráfico.

La moda alcista más o menos sigue pero, empiezan a no estar tan claras las cosas. De momento, solo eso. En todo el año no ha sido capaz de volver a subir con claridad, y ahora está atacando la línea naranja, que es la media de 50, y si no puede con ella, habría que esperarlo en la verde, que es la media de 100 días.

El viernes el mercado lanzó un mensaje alto y claro. La moda de decir que si se para la QE no traerá consecuencias para las Bolsas es una moda pasajera. Los países emergentes están sufriendo mucho simplemente el inicio del fin de la QE. Las divisas latinas entre ellas, lo pasan muy mal y esto desencadenó el viernes una cacería de valores con exposición presunta o real a cualquiera de estas divisas en la Bolsa española entre otras.

Y es importante tener claro que si están sufriendo las divisas, bonos y Bolsas emergentes es porque les llovía el dinero cuando la QE estaba a pleno rendimiento y ahora la moda es sacar el dinero de allí. El gran factor de ayuda que tenía el Ibex en la rentabilidad del bono a 10 años se ha encontrado con el tapón del 3,70% donde, como esperábamos, ha rebotado.

Una vez más se ha mostrado correcta la táctica de comprar Vix cuando se acerca a la zona 12, y vender en los tirones. La situación macro sigue siendo complicada, y volatilidades de 12 son difíciles de mantener. Wall Street lo tiene más difícil que Europa. El problema es saber si Europa sería capaz de sustraerse a ventas en EE UU. Viendo días como el viernes, se puede llegar a pensar que en el subconsciente colectivo aún quedan viejos resquemores sobre la zona euro. De momento, los gráficos dicen que es solo un susto, habrá que seguir atentos.

Normas
Entra en El País para participar