La industria se vuelca con la demanda interna

Y ahora... a por el turismo nacional

La patronal hotelera y Exceltur ven síntomas de recuperación en la demanda interna

Entre los retos, descentralizar la concentración de turistas en el territorio

Y ahora... a por el turismo nacional

Nunca antes habían visitado España tantos turistas extranjeros como en 2013. Los 60,6 millones de llegadas han pulverizado todos los registros, devolviendo el país al podio mundial de receptores de turismo (por detrás de los 83 millones de Francia y los 67 de EE UU).

El año recién clausurado será también recordado por los ingresos que ha generado la industria: se superarán por primera vez los 45.000 millones de euros, según adelantó el martes el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, en un foro empresarial organizado por el lobby Exceltur. En este registro, el que de veras se deja notar en las cuentas de resultados (y en la recaudación pública), España se coloca en segunda posición, por delante de los galos. Para Rajoy, el sector turístico es un revulsivo para consolidar la salida de la recesión.

Que se haya logrado atraer a una cifra récord de turistas, sin embargo, no significa que el trabajo esté hecho. “Es importante no caer en triunfalismos”, advierte Juan Molas, presidente de la Confederación Española de Hoteles y Apartamentos Turísticos (Cehat). “El reto ahora es dinamizar el turismo interno. Si mejora la coyuntura económica, eso se puede conseguir”, afirma el empresario. En los pabellones de Fitur, el evento que reúne en Ifema a la industria hasta el domingo, se respira optimismo al respecto. Exceltur, asociación que congrega a algunas de las empresas más influyentes del sector, dejó clara la semana pasada su confianza en que la demanda interna despegará este año.

El segmento vacacional (destinos de sol y playa) ha concentrado a más de un 70% de los extranjeros que llegaron el pasado año al país. No se puede olvidar, en este sentido, que el aumento de las visitas todavía se debe achacar en buena medida a los efectos de la primavera árabe. Esto es: a la absorción, por ejemplo, de buena parte de los casi tres millones de turistas que ha perdido Egipto. Un trasvase que se nota solo en la costa, principalmente en Canarias, Baleares y Cataluña.

Las cifras

60,6 millones de turistas extranjeros visitaron España en 2013, la cifra más alta de todos los tiempos.

45.000 millones de euros son los ingresos que ha generado el sector, según adelantó Mariano Rajoy.

Pero las turbulencias políticas de los países del norte de África no son una explicación suficiente para el éxito turístico español. “Hay algo más que un efecto coyuntural en nuestro atractivo como destino turístico”, asegura Paul de Villiers, director general de Amadeus España. “Según los datos de la Organización Mundial del Turismo, los turistas que ha ganado España son más de los que se estima que se están perdiendo en los países mediterráneos en conflicto. Volvemos a ser el tercer país más visitado; eso demuestra que somos una potencia turística bien posicionada y con fortaleza para seguir compitiendo al máximo nivel”, indica el directivo.

Entre las asignaturas pendientes del sector turístico español destaca la diversificación de oferta. “Hay mucho trabajo que hacer para fomentar el turismo urbano. Se debe estimular trazando estrategias que aprovechen los congresos y convenciones. También hay que apostar por el turismo deportivo o sanitario”, dice Molas. En su opinión, la Administración y el sector privado deben unir fuerzas para coordinar la promoción de destinos alternativos a los resorts.

Con todo, se están haciendo avances. “El hecho de que turistas procedentes de China o Rusia hayan apostado en 2013 por nuestro país no solo nos habla de una interesante diversificación en nuestros mercados emisores: también indica que otro tipo de oferta, como las compras o las experiencias de lujo, ya están siendo un reclamo en el extranjero”, argumenta De Villiers.

Concentración territorial

La atomización costera de la industria contribuyó a que el brillo del buen dato de llegadas de extranjeros no alumbrara de forma homogénea al tejido empresarial. Según una encuesta del lobby Exceltur, el 54,1% de las empresas dedicadas a este negocio sufrió en 2013 un nuevo descenso en sus ventas. Los archipiélagos volvieron a ser las regiones con el mejor balance.

La mayor parte de los 1,9 millones de turistas que ganó España en 2013 respecto al año anterior se fueron a Cataluña (1,14 millones). Madrid, por su parte, perdió 290.000 visitantes.

Más luces que sombras

La demanda interna cayó hasta niveles de 2004, de acuerdo con los datos de Exceltur. Pero hay indicios que invitan a augurar una mejoría en el comportamiento del turista nacional. “En el puente de la Constitución y en Navidades hemos registrado un aumento de pernoctaciones respecto a 2012”, sostiene Molas, de Cehat. “También estamos notando movimiento en las reservas para abril”, apunta, en referencia a Semana Santa, “y en fines de semana aislados. Estos son indicadores que nos permiten pensar que en 2014 veremos una recuperación de la demanda interna”.

Las sensaciones tampoco son malas para compañías transversales al negocio, como es el caso de Amadeus. “Comenzamos a percibir una mayor estabilidad en las empresas del sector turístico y estamos viendo, sobre todo, una reactivación en el apartado de los viajes de negocios”, sostiene De Villiers.

Normas
Entra en El País para participar