Destaca la estrategia de Monsanto, GE, Nike y Samsung

Fidelity anima a sus clientes a invertir en ‘líderes’ del ‘internet de las cosas’

Un móvil y una pulsera comparten datos de actividad física.
Un móvil y una pulsera comparten datos de actividad física.

Fidelity lo tiene claro: el llamado internet de las cosas va ser el próximo gran negocio tecnológico. Y ha querido alertar a sus clientes. “Los inversores deberían identificar a aquellas empresas que están tomando la delantera a la hora de articular y ejecutar estrategias eficaces en este ámbito y que les diferencien de la competencia”, asegura el gestor de carteras de la firma, Dmitry Solomakhin.

El internet de las cosas es el nombre que recibe el creciente abanico de objetos conectados a internet con sensores integrados que pueden procesar y compartir información sin intervención humana. Según Fidelity, este fenómeno se va a ver favorecido por el abaratamiento de los equipos (procesadores, sensores), el aumento de la conectividad en todo el mundo, unos ordenadores cada vez más potentes y la informática en la nube. Por ello, dicen, los inversores orientados al largo plazo deberían estar atentos al fenómeno.

Christopher Moore, otro gestor de Fidelity, alerta de que las empresas industriales y de consumo que no lleguen a entender la importancia del internet de las cosas estarán más expuestas que aquellas que no vieron en la década de 1990 las oportunidades y las amenazas que conllevaba internet como acelerador de la distribución de sus productos. “Este es un fenómeno mayor”, añade Moore, “y las empresas que consigan las ventajas de ser pioneros podrían ver cómo se dispara su cuota de mercado a velocidades que antes eran impensables, y a la inversa.

Según Fidelity, con el internet de las cosas habrá beneficiarios horizontales (empresas que fabriquen los diferentes componentes físicos que hacen posible el fenómeno) y verticales (empresas que se verán favorecidas por aplicaciones muy específicas de sus sectores). Aunque ven más oportunidades en estas segundas, “porque el hardware es más fácil de replicar, por lo que los márgenes de beneficio se erosionan rápidamente”.

Ganadores

Registro de aparatos conectados

El número de aparatos conectados se disparará en los próximos años, y ya hay quien ha visto un potencial negocio alrededor de este fenómeno. La empresa estadounidense The Wireless Register, creada a principios de año por Patrick Parodi y Stillman Bradish, ha lanzado un servicio de registro de aparatos conectados, informa El País. Una especie de Sistema de Nombres de las Cosas similar al actual Sistema de Nombres de Direcciones (DNS, en inglés).

Fidelity se ha atrevido a destacar en su informe cuatro empresas “ganadoras”. Una es Monsanto. Sobre ella aseguran que está a la vanguardia de los esfuerzos para crear sistemas integrados de información diseñados para aumentar la productividad agrícola, y dicen que una muestra de ello es su sistema de cultivo FieldScripts y su decisión de pagar 930 millones de dólares en octubre pasado por Climate Corp, una empresa especializada en análisis climáticos.

La segunda empresa es General Electric, de la que destacan que está invirtiendo mucho en lo que ella denomina Internet industrial. Algo que, según GE, permitirá a muchas empresas eliminar los tiempos de inactividad no programados. Las otras dos compañías son Samsung y Nike.

Sobre la primera, destacan su liderazgo en smartphones y su amplia gama de productos tecnológicos (frigoríficos, lavadoras, reproductores de DVD...) “Está en una posición ideal para tomar la delantera en el desarrollo de aparatos de consumo inteligentes que se comuniquen entre ellos”, dicen. De Nike destacan su fortaleza en productos de consumo para salud y bienestar (equipos que realizan análisis de rendimiento) y su plataforma Nike+. “Nike se dio cuenta de que los datos de clientes almacenados en su plataforma revelaban que muchas carreras se hacían en realidad lejos del asfalto, lo que llevó a la compañía a impulsar su gama de zapatillas para correr por vías no asfaltadas”, señala el informe de Fidelity, tratando de demostrar el potencial del internet de las cosas.

Una tendencia “altamente perturbadora”

Los expertos de Fidelity aseguran que el internet de las cosas tiene probabilidades de convertirse en una tendencia “altamente perturbadora” durante los próximos cinco años. “Pensemos en cómo los PC y los smartphones han cambiado nuestras vidas... estoy pensando en un orden de magnitud similar”, dice Solomakhin. Este gestor, que pone sobre aviso a los inversores orientados al largo plazo, asegura que “de acuerdo a la ley de Moore, la conectividad móvil personal se ha hecho muy asequible, así que el próximo paso lógico es hacer que diferentes objetos hablen entre ellos. Esto será un proceso gradual y tendrá repercusiones en diferentes sectores”, advierte.

Según Gartner, en 2020 habrá 26.000 millones de objetos conectados a internet (desde máquinas en fábricas a frigoríficos y termostatos en los hogares, o gafas y pulseras inteligentes, entre otros). Todo un enjambre de dispositivos que, según dijo Cisco en el último CES de Las Vegas representa una oportunidad de 19 billones de dólares (13,8 billones de euros).

Normas