Subraya el respaldo español al tratado de libre comercio con EEUU

Rajoy se compromete a seguir con las reformas ante los empresarios

El presidente de la Cámara de Comercio de Estados Unidos, Thomas  Donohue, saluda a Mariano Rajoy tras la intervención del primer ministro español.
El presidente de la Cámara de Comercio de Estados Unidos, Thomas Donohue, saluda a Mariano Rajoy tras la intervención del primer ministro español.

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, afrontó el segundo día de su visita a EEUU con un claro objetivo: transmitir a los empresarios, tanto estadounidenses como españoles, el mismo mensaje de confianza que tan solo un día provocó que Barack Obama le felicitara por su gran liderazgo y las reformas emprendidas. En un almuerzo al que acudieron quince de las mayores compañías españolas de España y 150 estadounidenses, entre empresas y fondos de inversión, Rajoy repitió ese mensaje de confianza y señaló a la española “como la quinta historia de éxito más importante en los últimos cincuenta años”. Un proceso que, tal y como avanzó, no se frenará y continuará con la reforma fiscal que se aprobará en el primer trimestre para aliviar la carga impositiva que soportan empresas y familias.

En su discurso, Rajoy subrayó la importancia del inicio de las conversaciones para la firma de un tratado de libre comercio entre EEUUy la Unión Europea y destacó el apoyo español a su rápida adopción. “Ambas regiones representan el 50% del PIB mundial, el 25% de las exportaciones y el 31% de las importaciones. Es una oportunidad histórica sin precedentes”, subrayó.

“No vamos a dejar la tarea iniciada a medias. Vamos a seguir con el impulso reformista, vamos a tener crecimiento duradero y vamos a crear empleo neto”

La eliminación de barreras arancelarias y no arancelarias sería un balón de oxígeno para la economía española, cuya salida de la recuperación se ha basado en el empuje del sector exterior. El tirón de las exportaciones de bienes ha permitido reducir el déficit comercial, que se ha reducido en 75.000 millones desde el inicio de la crisis, y el buen comportamiento del turismo y las exportaciones de servicios ha propiciado que España cerrará 2013 con superávit corriente en el caso de las relaciones bilaterales con EEUU. El déficit comercial de España ha pasado de los 2.674 millones de euros en 2011 a 754 en 2012. En los diez primeros meses de 2013, la diferencia negativa entre exportaciones e importaciones se ha situado en 937 millones, un 60% menos que un año antes. En la actualidad, EEUU es el sexto mayor receptor de exportaciones españolas en el mundo, mientras que es el séptimo mayor comprador.

Ese dinamismo también se ha contagiado a las inversiones bilaterales, en especial en aquellas realizadas por compañías españolas. Estas últimas acumulan un stock de inversión de 37.942 millones de euros y una tasa de crecimiento del 11% entre los años 2008 y 2012, lo que le sitúa como uno de los países del mundo cuya presencia empresarial ha crecido con más fuerza en EEUU. Las filiales estadounidenses de las empresas españolas emplean a 81.400 personas y pagan un salario medio anual de 52.772 euros.

En un escenario en el que los flujos de inversión están entrando con fuerza en España, captar la atención de los inversores estadounidenses se ha convertido en prioritario. Según los datos de Economía, EE UU ocupa el segundo puesto de la clasificación del stock de inversión extranjera en España, con un 13,62%, solo superada por Italia (15,4%).

EE UU ofrece rebajas fiscales a las multinacionales

La agenda de la delegación española se inició con un desayuno de trabajo al que acudieron Jason Furman, jefe del Consejo de Asesores EConómicos de Obama, y Valerie Jarret, directora de Compromisos Públicos de la Casa Blanca. A ese encuentro asistieron el secretario de Estado de Comercio, Jaime García-Legaz, y el presidente de CEOE, Juan Rosell, que escucharon las prioridades de la política económica de EEUUpara este año. En el desayuno también estuvo presente Jaime Malet, presidente de la Cámara de Comercio de EEUU en España, quién resaltó la importancia de la presencia de los quince presidentes de los mayores inversores españoles en EEUU. “El Ejecutivo de EEUU nunca pone cara a esas empresas y este desayuno ha servido para que pongan nombre y apellidos a firmas como Indra, Mapfre, Ferrovial o BBVA”, subrayó a CincoDías Malet nada más acabar el desayuno.

En su discurso, Furman y Jarret destacaron la importancia que para los intercambios comerciales entre EEUUy la UEpuede tener el tratado de libre comercio que ahora se está negociando. “También desvelaron algunos detalles de la reforma fiscal competitiva que preparan, con fuertes rebajas para las multinacionales, y sobre los cambios que se van a introducir en materia sanitaria y de inmigración”, recalcó Malet.

En su discurso, los dos representantes de la Casa Blanca también destacaron el papel preponderante de China en el concierto económico mundial (es el mayor exportador) y la importancia de un mayor control de la política monetaria para frenar las políticas expansivas mediante devaluaciones competitivas de las monedas locales.

Normas
Entra en El País para participar