Caso Nóos

La Infanta no recurre y declarará ante el juez Castro

Doña Cristina renuncia al derecho a recurso y comparecerá voluntariamente

Miquel Roca insiste en que su defendida "no tiene nada que ocultar"

La infanta Cristina.
La infanta Cristina. Reuters

La defensa de la infanta Cristina anunció hoy, tras registrar un escrito en el juzgado de guardia de Palma, que no recurrirá el auto y que acudirá voluntariamente a declarar ante el juez Castro por el caso Nóos. El despacho de abogados de Miquel Roca insiste en que la Infanta "no tiene nada que ocultar" y muestra su discrepancia total con su imputación, aunque "no se les escapan los efectos laterales que supondría un recurso", decisión de han efectuado tras una atenta labor de estudio y análisis jurídico del auto dictado el pasado día 7 de enero juez Castro, instructor del juzgado de instrucción nº 3 de Palma de Mallorca.

Asimismo, dice el comunicado, los abogados conjuntamente con la Infanta, "hemos procedido a realizar una valoración serena de las circunstancias de toda índole que constituyen el entorno de la referida resolución". Y reiteran, además de la vocación de servicio de doña Cristina, su "absoluta y firme discrepancia con los argumentos fácticos y jurídico-penales" sobre cuya base se ha decidido la citación de la infanta Cristina para declarar en calidad de imputada, "situación que en modo alguno debería derivarse de las diligencias instruidas hasta la fecha".

La causa judicial por la que se ha imputado a la Infanta, salpicada por los negocios supuestamente ilegales de su marido, Iñaki Urdangarín, quien a través de una entidad aparentemente sin ánimo de lucro, el Instituto Nóos, desvió fondos públicos, obtenidos mendiente contratos adjudicados sin concurso previo por las Baleares y la Comunidad Valenciana, a empresas privadas de su propiedad.

Una de esas empresas privadas, Aizoon, estaba participada al 50% por la infanta Cristina, quien realizó gastos personales con los beneficios obtenidos por esa sociedad. El juez mantiene que la participación de la Infanta y el afán de lucro personal que obtuvo de la empresa pueden ser constitutivo de delitos fiscales y de blanqueo de capitales.

Normas