Se han mudado al barrio de los Jerónimos

Meating, carne y mucho más en su nueva sede

Amplia su oferta a pescados, merluza y rape, traídos del Cantábrico

En la barra se pueden tomar tapas y ofrece servicio de cocteleria

Detalle de la sala de Meating.
Detalle de la sala de Meating.

Se han mudado de local, han cruzado la acera de la calle de Alcalá, y se han ubicado en el espacioso lugar donde antes estaba el moderno Le Garage, en el señorial barrio de Los Jerónimos. Solo cambia el continente porque el contenido, esto es, la oferta gastronómica, sigue manteniendo la misma solvencia. La oferta también se amplía, ya que ahora ofrece tapas y coctelería.

La base de la cocina de Meating, y por la que tiene una clientela fiel, sigue siendo el producto. De hecho, Vicente Lorente, el propietario, cuida a sus proveedores y confía la carne gallega (taco, lomo bajo, steak tartar son sus cortes estrella) a Imanol Jaca, de la carnicería Don Serapio de San Sebastián, las verduras, a pequeños productores de Tudela, San Sebastián o Guetaria, y las anchoas son de Zumaya (Guipúzcoa). A pesar de que el pescado no es la estrella de la carta, también cuida este detalle, y trae la merluza y el pixín (rape) de Navia (Asturias).

En Meating no hay prisa, está concebido para disfrutar de ese concepto que se conoce como buena mesa y donde los platos se elaboran y saborean con calma. La verdura se limpia en la cocina y llega al comensal sin apenas aditamentos, con un ligero toque de sartén, buen aceite y sal. Ahora es tiempo de alcachofas de Tudela, los puerritos del Goiherri a la plancha o unos deliciosos cardos en una clásica y elegante salsa de almendras. No faltan las alubias rojas de Tolosa, que se sirven con el único acompañamiento de la berza y las piparras. Y aunque el pescado no es una prioridad en la carta, hay opciones, como el lomo de merluza, bien jugoso y sabroso, del Cantábrico al horno, el bacalao a la bilbaína o unos pimientos rellenos de changurro a la donostiarra.

Taco de vaca con pimientos.
Taco de vaca con pimientos.

La carne es la gran protagonista, como no podía ser de otra manera, en Meating. Yaquí encontramos una hamburguesa con ensalada de lechuga y tomate, también un taco de vaca a la plancha y fileteado acompañado de unos pimientos del piquillo, o un steak tartar cortado a cuchillo y preparado al instante, al que hay que advertir que le den un poco de alegría en cuanto al aderezo;o un lomo bajo al peso. Las carnes se sirven con una buena patata frita como guarnición. Si se desea también se puede acompañar de ensalada de lechuga y cebolleta del Monte Igueldo (San Sebastián) o de pimientos de cristal de Lodosa.

La carta de vinos pone especial énfasis en los tintos, donde mezcla distintas denominaciones de origen y etiquetas convencionales con algunas más atrevidas. En cuanto a los postres, destaca una torrija con helado, y un coulant de chocolate.

En la zona central, se ha mantenido la decoración original que ya tenían en el anterior local de la calle Villalar, con predominio del color blanco y de las importantes obras gráficas (merece fijarse en los cuadros que adornan las paredes)de la colección privada del propio restaurante. El patio incorporará novedades con la llegada del buen tiempo. Precio medio: 50 euros.

Meating: Calle Valenzuela, 7, Madrid. Tel. 914 316 997.

 

Normas