La entidad que preside Goirigolzarri emite mañana deuda sénior

Bankia y BMN abren el mercado de deuda a la banca nacionalizada

José Ignacio Goirigolzarri, presidente de Bankia.
José Ignacio Goirigolzarri, presidente de Bankia.

La banca no ha tardado en aprovechar el buen momento del que disfruta la deuda soberana española para lanzarse a emitir, pero la primera entidad española en hacerlo en 2014 no ha sido ninguna de las habituales. La nacionalizada BMN, de la que el FROB posee el 65% del capital, es quien ha inaugurado las colocaciones de deuda bancaria española de este año, con lo que además abre de paso el camino para las emisiones de deuda de bancos españoles propiedad del Estado, lo que apunta directamente a Bankia. De hecho, la entidad que preside José Ignacio Goirigolzarri acudirá mañana a los mercados por primera vez desde su nacionalización en mayo de 2012 con el propósito de emitir deuda sénior a cinco años. Será la primera colocación de este tipo desde 2010.

BMN colocó hoy 500 millones de euros en cédulas hipotecarias a cinco años con una fuerte demanda, que llegó a superar los 1.600 millones de euros. La cédula hipotecaria es la deuda más segura que puede emitir una entidad financiera y era por tanto la opción más lógica para el reencuentro de BMN con los inversores. Las cédulas están respaldadas por el banco, por los titulares de las hipotecas y, en última instancia, por los propios activos sobre los que pesa la hipoteca, los inmuebles. Además, presentan la ventaja de no ser una deuda sujeta a la eventual quita que implicaría un rescate, según apuntan fuentes financieras, lo que añade garantías adicionales para el inversor.

Bankia elevará mañana el listón con deuda sénior, que tiene por único aval el de la propia entidad. “Es el momento oportuno y es una muestra positiva del acceso al mercado para la banca española”, señala Javier González, de BNP Paribas, para quien una emisión de deuda sénior habría sido la señal definitiva de regreso a la normalidad en cuanto a la financiación para BMN si bien a un coste de emisión muy superior para la entidad.

La colocación de BMN partió con un diferencial de 210 puntos básicos sobre midswap, la referencia habitual para las emisiones de deuda, si bien la fuerte demanda permitió rebajarlo hasta los 190. La operación ha contado con Barclays, Goldman Sachs, Natixis y Nomura. Fuentes de mercado apuntan que Bankia podría aspirar mañana a captar hasta 750 millones de euros en deuda sénior, en una operación coordinada por Bank of America Merrill Lynch, Commerzbank, Natixis y UBS y para la que cuentan como referencia más reciente la emisión que hoy mismo realizó Bank of Ireland, también de deuda sénior a cinco años. Recibió demanda por 3.500 millones y colocó 750, con un diferencial que se redujo a lo largo de la colocación desde los 225 iniciales a los 210. El banco portugués Caixa Geral también colocó hoy obligaciones hipotecarias, la versión lusa de las cédulas, por 750 millones, tras recibir un aluvión de peticiones por 4.000 millones.

La fuerte demanda registrada sobre las cédulas hipotecarias de BMN muestra el interés de los inversores hacia la deuda en el arranque del año. “El mercado está en un rally brutal. Enero es un mes de hacer presupuestos y hay grandes volúmenes de liquidez”, argumenta González, que añade que “los bancos españoles no están necesitados de liquidez”. Así, las emisiones de deuda están más motivadas por la búsqueda de la normalización del coste de los pasivos.

Las emisiones de BMN y Bankia pueden ser preludio para nuevas colocaciones de deuda por parte de la banca española, aprovechando el exultante momento de la deuda soberana. Y deberá ser entre esta semana y la próxima cuando las entidades de lancen a captar liquidez en el mercado, antes de que se inicie el período de black-out previo a las presentaciones de resultados, y que establece un plazo de dos semanas de parada antes del anuncio de las cuentas.

Cirsa inaugura las emisiones de high yield

La bonanza con que ha comenzado el año en los mercados de deuda llega también al segmento de los high yield o bonos de alto rendimiento, aquellos con una calificación financiera por debajo del grado de inversión y que son vistos por los expertos como una de las oportunidades más atractivas entre el conjunto de los activos de deuda para este año.

La compañía española de ocio y juego Cirsa se sumó  a la oleada de emisiones con que las empresas empiezan a responder a la fulgurante mejora de la prima de riesgo y lanzó hoy una colocación de bonos por 120 millones de euros a un tipo de interés del 6,4% anual. El precio contrasta con la emisión de 100 millones que realizó en enero de 2013 y por la que tuvo que pagar entonces el 8,75%. En este tiempo, Cirsa ha conseguido una mejora de su perspectiva por parte de Moody’s el pasado septiembre, que pasó de negativa a estable.

La colocación de Cirsa ha sido coordinada por Deutsche Bank y es la primera emisión de high yield que se realiza en Europa en lo que va de año. Con esta emisión, Cirsa tiene en circulación bonos por un importe total de 900 millones con vencimiento en 2018.

Normas