El comercio espera facturar 3.900 millones

Rebajas de hasta el 70% en las que los españoles gastarán un 5% más

Rebajas de hasta el 70% en las que los españoles gastarán un 5% más
EFE

Tras las fiestas navideñas, llegan las esperadas rebajas. Gran parte del comercio -especialmente hipermercados y grandes almacenes- inicia hoy las rebajas de invierno, en las que habrá descuentos del 50% e incluso pueden llegar al 70%. Como es tradición, los centros comerciales han preferido apurar la campaña de ventas navideñas hasta Reyes y esperar al 7 de enero para bajar los precios, si bien las ofertas ya comenzaron días atrás en establecimientos pequeños y medianos de algunas comunidades.

En esta ocasión, y tras una mejor campaña navideña, se espera que cada español gaste una media de 84 euros, lo que supone un aumento del 5% respecto al año pasado, el primero desde el inicio de la crisis, según datos de la Federación de Usuarios-Consumidores Independientes (Fuci).

Por su parte, la Confederación de Consumidores y Usuarios (CECU) cree que los españoles gastarán lo mismo o algo más en estas rebajas de invierno en comparación con 2013, dado que ha habido un cambio de tendencia al alza en el consumo navideño por vez primera después de varios años de bajada paulatina por la crisis, aunque la situación sigue siendo “muy negativa para las familias”.

Optimismo entre los comerciantes

Y la Confederación Española de Comercio (CEC) afronta la temporada con optimismo e ilusión después de conocer unos primeros datos positivos de las ventas de esta Navidad, con incrementos que podrían superar el 8% en lugares como Zaragoza, Canarias y Baleares tras varios años a la baja. CEC prevé un gasto medio de 60 euros por persona, de manera que se facturarían 3.900 millones de euros durante los dos meses que habitualmente duran las rejas de invierno.

Los comercios ofrecerán descuentos iniciales aproximados que oscilarán entre el 30% y el 50%, coincidiendo el mayor volumen de ventas en las dos primeras semanas, para posteriormente elevar este porcentaje hasta el 70%.

En todas las regiones se registrará previsiblemente un aumento del dinero que los consumidores van a destinar a las compras de rebajas, salvo en Canarias, donde se mantiene respecto al año anterior, según el estudio de Fuci. Así, Madrid, con un gasto por persona de 100 euros, y Valencia, con 92 euros, son las comunidades autónomas que más gastarán en las rebajas. En el otro extremo se sitúan las islas Canarias, donde se prevé un gasto de 72 euros.

Pese al alza del 5% este año en el gasto destinado a las rebajas, los consumidores han ido reduciendo progresivamente dicha cuantía durante los años afectados por la crisis económica, al pasar de los 122 euros de 2007 a los 84 euros de 2014.

El presidente de Fuci, Gustavo Samayoa, considera que el hecho de que este año el gasto aumente se debe en parte a que son muchos los consumidores que están esperando a los descuentos para comprar productos que en temporada no pueden comprar debido a que sus economías no permiten hacer frente a los precios.

Pese a la liberalización de las rebajas, según Samayoa, los españoles son fieles a la tradición de las rebajas y han esperado conscientes de que el porcentaje de descuento en esta fecha será mayor, especialmente en los artículos de textil, debido a la estacionalidad de la moda.

De la encuesta realizada por Fuci se desprende que dos de cada tres españoles comprarán en rebajas. Un 65% prevé gastar más dinero, un 22% lo mismo y solo un 13% gastará menos que en 2013. La mayoría de los encuestados (63%) adquirirá artículos textiles y un 19% se inclina por la compra de complementos, mientras que el resto buscará artículos de deporte, nuevas tecnologías, ocio o tiempo libre. Por último, un 45% de los encuestados afirman que van a fijar un presupuesto y elaborar una lista antes de salir de casa.

Consejos

Las organizaciónes de consumidores recomiendan no dejarse deslumbrar por los descuentos y comprar sólo lo necesario. Los anuncios con famosos del espectáculo y la televisión, los reclamos cada vez más llamativos e “irresistibles” y la cartelería grande y de colores vivos invitarán a aprovechar la oportunidad, incluso el chollo, de comprar a menor precio.

Pero las rebajas tienen que ser un periodo donde prevalezca el consumo responsable, para que, en vez de gastar, invirtamos en artículos que van a cubrir una necesidad de verdad y se les saque el provecho adecuado, según recomienda la Confederación de Consumidores y Usuarios (CECU).

Facua-Consumidores en Acción aconseja planificar lo que se va a necesitar y mirar si el precio final de venta es aceptable antes que dejarse llevar por los descuentos, que pueden ser “engañosos”.

Riesgo de trastornos de compras compulsivas

El periodo de rebajas y descuentos en la mayoría de tiendas y grandes almacenes puede favorecer el desarrollo de trastornos de compras compulsivas de productos que “en realidad no se necesitan”.

Así lo ha asegurado el vicepresidente de la Asociación Española de Psiquiatría Privada (ASEPP), José Antonio López Rodríguez, en declaraciones a Europa Press, reconociendo también que son periodos en los que es más difícil de detectar el problema porque “hay una cierta justificación” de algunas compras por el propio periodo de rebajas y “una mayor tolerancia” por parte de los familiares.

Generalmente, estas personas tienen una dependencia y una necesidad de comprar “superior a su voluntad” que, por tanto, suele ser “incapaz de controlar”. “Cualquier excusa y cualquier situación es válida, pero lo que los diferencia es que no compran porque lo necesiten, sino para dar salida a su compulsión”, reconoce este experto.

El 80 por ciento de los casos se da en mujeres, muchas de ellas amas de casa de entre 40 y 60 años, que “han perdido la motivación y suelen padecer un trastorno obsesivo”, asegura el vicepresidente de ASEPP, y junto a este perfil hay otros como trabajadores con alto nivel de estrés para los que comprar en rebajas se convierte en su válvula de escape, y adolescentes con un nivel socioeconómico medio-alto con dificultades de adaptación, que pueden haber sufrido trastornos de personalidad o algún episodio depresivo moderado o un trastorno de la alimentación.

No obstante, aclara López Rodríguez, la condición social no es determinante y “el hecho de tener un mayor poder adquisitivo no implica que en personas con menos posibilidades no se reproduzca este tipo de trastorno”.

Para evitar caer en estas tentaciones, este experto recomienda “no justificar la compra por las rebajas, sino por la necesidad que realmente exista”.

Normas
Entra en El País para participar