Kutxabank, Cajasur, BMN y Liberbank sellaron ajustes en las dos últimas semanas de 2013

Las cajas aceleraron los pactos laborales al cierre del año

Imagen de una sucursal de Cajasur.
Imagen de una sucursal de Cajasur.

Las últimas semanas de 2013 han estado marcadas por la afluencia de prolíficas negociaciones entre los responsables de antiguas cajas de ahorros y los representantes sindicales de sus trabajadores. BMN, Kutxabank, Cajasur o Liberbank aceleraron los procesos pendientes para cerrar el ejercicio con los acuerdos de modificación de condiciones laborales pendientes.

El 17 de diciembre, Banco Mare Nostrum selló un acuerdo centrado en una armonización de las condiciones laborales entre los empleados de las cajas de origen: Caja Granada, Caja Murcia y Sa Nostra. Fundamentalmente, el pacto supone que los trabajadores con mayor salario –aquellos que cobren por encima de la media de su nivel– verán congelados sus emolumentos hasta el 1 de enero de 2018 mientras se va igualando la base salarial del resto.

Algo parecido ocurrió con Kutxabank, que pese a alcanzar un preacuerdo en noviembre no lo vio firmado hasta el 23 de diciembre. En tal fecha quedó fijado el nuevo convenio laboral, con validez de 2013 a 2016 incluido, que avanza en igualar las condiciones salariales entre BBK, Vital y Kutxa.

Dejando fuera a los empleados de las escalas salariales más bajas, el convenio impone una congelación salarial por dos años e incrementos del 1,50% y del IPC, respectivamente, para 2015 y 2016. La idea es que durante el proceso se mejoren las condiciones de los empleados originarios de Kutxa y Vital a la par que se homogeneizan el resto de condiciones laborales de la entidad, como la posibilidad de abrir las oficinas cuatro tardes a la semana y la mañana del sábado en el 10%_de las sucursales de cada provincia.

Cajasur, integrada en Kutxabank, alcanzó por sup arte un acuerdo el 27 de diciembre para iniciar un expediente de regulación de empleo temporal (ERTE) de dos años –en que la entidad complementará el paro con el 30% del salario– y un plan de bajas incentivadas con 60 días de salario por año trabajado.

A su vez, el último fin de semana del año, Liberbank pactó un nuevo ajuste laboral –el anterior fue tumbado por los tribunales– con rebajas de jornada y sueldo del 30% para 1.250 empleados, y del 18% para el resto, desde el pasado 1 de enero a mediados de 2017.

Normas