Los mercados emergentes son un reto mayor, dice KPMG

Los fabricantes de vehículos descartan alianzas para crecer

Un operario en la cadena de montaje de la planta de PSA.
Un operario en la cadena de montaje de la planta de PSA. EFE

Los fabricantes de automóviles ya no están convencidos de que la unión haga la fuerza. Tal y como demuestra el XV Estudio anual sobre la automoción en el mundo Strategies for a Fast-Evolving Market 2014, realizado por la consultora KPMG, la industria del automóvil está protagonizando un cambio de tendencia que supone mirar a sus pares con desconfianza.

El 84% de los directivos de la industria de la automoción a nivel global considera que la estrategia de negocio preferente para 2014 es el crecimiento orgánico, desplazando a las joint ventures o a las alianzas estratégicas. Esta respuesta mayoritaria valorando el crecimiento orgánico independiente puede deberse, estiman desde la consultora, “al reto que está suponiendo para las alianzas existentes lograr una integración eficaz y conseguir verdaderas sinergias”.

Para conseguir y garantizar esta independencia, la clave está, según los directivos entrevistados para este estudio, en “el liderazgo en la innovación”. De hecho, la medida concreta más citada por estos ejecutivos para conseguir crecimiento de aquí a 2019 es “el desarrollo de nuevos productos y tecnologías”, por encima de “la entrada en nuevos mercados” o “la diversificación del portfolio de productos”. La mayor flexibilidad en los centros de producción y la individualización de las preferencias de los clientes permiten a los fabricantes atender más nichos de mercado, afirma el estudio.

Los responsables de la encuesta se “sorprenden al constatar que para los directivos encuestados, solo seis compañías de las 32 mayores del mundo tiene expectativas de mantenerse independiente” en los términos esperados “por su capacidad de innovación”. En concreto, mencionan a BMW, Volkswagen, Tesla, Hyundai/Kia, Toyota y Tata. Por el contrario, Mazda, Fiat, Isuzu y Fuji Heavy/Subaru son vistas por los directivos como “firmes candidatas a participar en operaciones corporativas o alianzas”.

Por otro lado, la batalla por el dominio global es un reto cada vez mayor si se tiene en cuenta que “siete de los diez fabricantes más proclives a incrementar cuota en el próximo lustro pertenecen a países emergentes BRIC (Brasil, Rusia, India, China)” en detrimento de productores europeos o japoneses. La surcoreana Hyundai/Kia lidera la clasificación como la que más perspectivas tiene de incrementar su cuota de mercado a futuro.

El área de mayor crecimiento para estos fabricantes de países emergentes es el sureste asiático, según el 39% de los ejecutivos que han participado en la encuesta. Le siguen África y Oriente Medio y el Este de Europa en percepción de crecimiento. “A medida que los países BRIC ganan cuota de mercado mayor a nivel global, los directivos del sector se enfrentan a la difícil decisión de cómo expandirse y con quién asociarse para crecer, además de cómo responder al aumento de competencia en un mercado cada vez más disputado pero que se convertirá en un amplio potencial a largo plazo”, explica Francisco Roger, responsable de automoción en KPMG España.

Los jóvenes quieren moverse sin poseer un coche

El perfil de los compradores de coche cambia y la necesidad de tener la propiedad de un coche se desvanece. Ahora, los menores de 25 años “no tienen necesidad de ser propietarios de un vehículo”, según opinan el 54% de los directivos encuestados por KPMG.

A medida que la población aumenta y las ciudades se vuelven más congestionadas, los patrones de uso de los vehículos están cambiando de manera sustancial, “todo un reto para los fabricantes de vehículos a la hora de cubrir las necesidades de estos nichos”, aseguran desde la consultora. De hecho, un 77% de los directivos encuestados estima que los fabricantes de vehículos verán evolucionar su perfil de negocio hasta convertirse en “proveedores puros de servicios de movilidad”.

En el mismo estudio, se pone de manifiesto que la primera prioridad de los compradores de vehículos en la actualidad es la eficiencia en el consumo de combustible, según el 92% de los directivos del sector de la automoción. Las preferencias de los consumidores en cuanto a tecnologías de combustibles alternativos se han vuelto menos prioritarias ante el afán de economizar. Menos de la mitad de los ejecutivos que han participado en la muestra tiene la impresión de que este factor sea decisivo para los compradores, frente a un 70% en 2009. Las siguientes prioridades de los conductores son la innovación en seguridad, el confort o el aspecto exterior y el estilo del vehículo.

En relación con el futuro de la electromovilidad, los vehículos híbridos enchufables son los que van a atraer la mayor demanda en los próximos cinco años, según el 35% de los participantes. “La persistente preocupación por el menor consumo de combustible y la contaminación provoca que los fabricantes busquen nuevas tecnologías”, dice Roger.

Normas
Entra en El País para participar