La entidad se aboca a un nuevo ajuste salarial superior al 12% en manos de Banesco
Oficina de Novagalicia.
Oficina de Novagalicia.

NCG tenía los costes laborales más altos de la banca hasta su rescate

Los dueños del venezolano Banesco acaban de adquirir Novagalicia por 1.003 millones de euros bajo la premisa de que mantendrán “el máximo empleo posible” en la entidad. Su compromiso no supondrá dar marcha atrás al ajuste pactado en marzo, porque, en palabras del presidente de Banesco, Juan Carlos Escotet, “hay que continuar con lo que estableció Bruselas”, pero sí parece una garantía de que no se acometerá un nuevo expediente de regulación de empleo (ERE) automáticamente. Una nueva reducción de plantilla que probablemente sí se hubiera llevado a cabo si el adjudicatario hubiera resultado ser un gran banco español, cuya red se habría solapado en mayor o menor medida con la de la firma gallega. Los propios sindicatos asumen, sin embargo, que Banesco sí acometerá un nuevo ajuste salarial. Después de todo, Novagalicia era la entidad más ineficiente en costes de personal hasta su intervención.

Así lo indican, al menos, los datos recogidos por el sindicato Comfia-CC OO en un reciente informe sobre las retribuciones en el sector financiero español. Este indica que el coste medio por empleado en Novagalicia se situaba en los 98.593 euros anuales a cierre de 2012, un año en el que perdió 7.391 millones. La cifra, anterior a la aplicación del plan de reestructuración impuesto por Bruselas tras el rescate, supera con mucho a la de las otras entidades intervenidas. En Bankia el coste rondaba los 65.180 euros por trabajador y en Catalunya Banc, los 65.894 euros.

Pero, más allá, el coste que se derivaba de cada uno de los 6.000 empleados de la fusión de cajas gallegas superaba al que abonaba la gran banca española que, pese a pagar mejores sueldos generalmente, se limitaba a desembolsar 84.816 en el caso de BBVA, 92.680 euros en Santander o 75.028 en CaixaBank. La media del sector financiero se situaba a cierre de 2012 en los 70.617 euros por empleado. Novagalicia también destacaba en ofrecer los sueldos mínimos más elevados del sector, situados en 26.781 euros, frente a los 22.930 euros de media que gastaban las entidades a sus trabajadores más humildes.

Desde entonces, sin embargo, las cosas han cambiado. El plan de reestructuración, supervisado por la troika, que acompañó al rescate de la banca española, impuso la salida de unos 1.850 trabajadores en la entidad gallega y también un ajuste salarial para los que han permanecido en la firma. En concreto, el acuerdo incluía una rebaja de jornada y sueldo de entre el 20% y el 34% para la plantilla, así como la suspensión de aportaciones a planes de pensiones y de trienios hasta 2015 y 2016, respectivamente.

Pero pese al trabajo adelantado con este programa, el coste por empleado del que partía la entidad resultaba tan elevado que es de esperar, tal y como reconocen los propios sindicatos del sector, que los dueños de Banesco den una nueva vuelta de tuerca a la factura laboral de Novagalicia como ya hicieran, por otra parte, cuando adquirieron Banco Etcheverría.

De hecho, la gestión venezolana de esta última firma da una orientación clara de cuáles son los cálculos de Banesco. Estando ya en sus manos, Etcheverría se hizo con seis decenas de oficinas de Novagalicia a mediados de este año. Los 150 empleados asociados a las sucursales de la nacionalizada sufrieron una rebaja salarial media del 12,55% en la integración. Una línea parecida a la aplicada por el fondo de inversión Apollo cuando se hizo con EVO Banco, la marca bajo la que Novagalicia operaba fuera del área natural de influencia que suponen Galicia, Asturias y León, y que fue adquirida en septiembre.

Los propios sindicatos asumen por tanto que la plantilla de Novagalicia se verá sujeta a un nuevo ajuste salarial en los próximos meses, si bien consideran este sacrificio un mal menor si logran mantener a Banesco en su compromiso de no realizar despidos. Una promesa que quieren ver por escrito lo antes posible.

La oposición pide detalles sobre la subasta

Los nacionalistas gallegos y los socialistas han reclamado estos días explicaciones que arrojen “transparencia” sobre el proceso de adjudicación de Novagalicia. El secretario general de los socialistas gallegos, José Ramón Gómez Besteiro, exigió concretamente que se detalle “qué va a pasar con la diferencia de dinero que pusieron todos los contribuyentes”, en torno a 9.000 millones de euros, y los 1.003 millones que han ofrecido los dueños de Banesco por la entidad nacionalizada. Gómez Besteiro también reclamó más detalles sobre el procedimiento de pujas en el que participaron también Santander, CaixaBank, BBVA y algunos fondos internacionales. Más allá, el BNG ha registrado un escrito dirigido a la Fiscalía Anticorrupción en el que solicita que se abra una investigación sobre si hubo una “malversación de fondos públicos” en la venta “anticipada” de Novagalicia Banco y le solicita que “interrumpa” el proceso hasta que quede esclarecido, recoge Europa Press. “Hay muchos motivos para pensar que es un proceso que va contra los intereses de la ciudadanía y los contribuyentes”, asumen desde el partido nacionalista, que recuerda que Bruselas dio hasta 2017 para privatizar la entidad, periodo que, aseveran, “podía permitir la plena recuperación de la entidad y que continuase como independiente”.

Normas